h1

Pequeñas Entrevistas (V) – Cruz y Fierro

2 August, 2006

Cuando empecé con esto de los blogs, de la mano de Xavier, uno de los primeros blogs que visité y que me visitaron fue el de Cruz y Fierro. En las grandes discusiones que se han armado acá debo reconocer que es uno de los que ha mantenido mayor tranquilidad al debatir. En muchas cosas estamos en veredas opuestas dentro de la misma búsqueda (cosa que queda evidenciada en esta entrevista), pero eso no impide que podamos encontrarnos en la mesa del diálogo y del debate, como en este caso…

1) La pregunta del millón, ¿Quién es Cruz y Fierro?. No puedo negar que desconcertás. Conoces a todo el mundo, manejás mucha información…

Ja, ja, ja. Digamos que soy uno de los misterios de la vida… como el número de congregaciones de monjas que existen. 😉

2) ¿Por qué el nombre “Cruz y Fierro”?

En realidad fue una casualidad. Hace unos años, navegando en Internet fui a parar a un foro español de “jóvenes católicos con vocación política”, el Santo Tomás Moro. Como siempre hago en estos casos, lo leí por unas semanas, me gustó mucho el enfoque, y decidí intervenir. Habiendo tenido malas experiencias al usar mi nombre real en foros (incluso con amenazas telefónicas y problemas laborales), quise usar un seudónimo. Tiempo atrás había conversado con un amigo cuyo padre fue uno de los fundadores de la editorial “Cruz y Fierro” de los ’70. Cruz y Fierro hace referencia obvia al Martín Fierro y a su amigo, el bravo Sargento Cruz; pero sabiéndolo o no Hernández, Cruz y Fierro son de alguna manera representaciones del poder espiritual y el poder temporal, la cruz y la espada de que hablan los doctores medievales. Para alguien interesado en una visión cristiana de la Política, el seudónimo venía como anillo al dedo. Así, entonces, comencé a participar del foro Santo Tomás Moro con ese nombre y con el paso del tiempo quedó. De hecho, fueron miembros de ese foro los que me impulsaron a crear “el blog de Cruz y Fierro”.

3) ¿Cuáles blogs te atraen más y por qué?

Hoy por hoy, el mejor blog a mi entender es “Ens”. Su autor “baja línea” sin imponer, con humor y amor, respetando y exigiendo a su lector ocasional o habitual. A veces puede parecer demasiado elevado, pero prefiero a quien me obliga a esforzar, que el autor que me “da un palmadita en la espalda” y me trata como estúpido (abundan en la blogósfera).

Me gustaba muchísimo “Fotos del Apocalipsis”, pero creo que el autor en su nuevo blog, “Esperando Nacer”, ha ido derivando hacia cuestiones que ya no son de mi interés; además de cierto “bias” bastante infantil respecto a todo lo que huela a catolicismo militante.

Leo con frecuencia y con sumo gusto: La cigüeña de la torre, Embajador en el infierno, XavMP, Así estamos y algunos en inglés. También, de vez en cuando, me doy una vuelta por ROME –tratando de no hacerme mala sangre 😉

4) Luego de los últimos debates en mi blog hace un par de semanas atrás (con choques fuertes por cierto), me quedé pensando si cuando se piensa tan distinto es posible el debate. ¿Cuál es tu pensamiento al respecto?

Es muy difícil. Mi experiencia (y cuando pensás como yo acumulás muchísima experiencia en debates y discusiones con amigos y conocidos) es que el 90% de los malentendidos se deben a discrepancias semánticas. Por ejemplo, tomemos la democracia: si no nos ponemos de acuerdo primero en qué entendemos por democracia, es imposible discutir con provecho (discutir por discutir sí es posible, pero lo bueno es poder sacar algo en limpio).

El blog no creo que sea un buen lugar para la discusión provechosa pero sí lo son, por ejemplo, los foros. En el FSTM, que nombraba más arriba, hemos visto varios casos de “conversión” o de nuevas amistades surgidas en discusiones a veces durísimas.

5) ¿Cómo ves la Iglesia Argentina hoy?

Creo que la Iglesia argentina, tomándola en sentido restrictivo (es decir, clero y laicos “dirigentes”), ha sido en toda su historia “tibia” y acomodaticia. No por casualidad, el único santo argentino (canonizado) vivió casi toda su vida en España, donde murió mártir. (Respecto a esto último, me decía hace mucho alguien muy leído en estas cuestiones, que cuando el Papa canoniza un santo lo hace con intención de dar ejemplo, de dar un mensaje al país al que le hace ese regalo. Pienso que por algo Juan Pablo II eligió a un mártir como primer santo argentino canonizado.)

Y la Iglesia argentina de hoy no es una excepción. Ayer fue procesista, luego lo fue alfonsinista, posteriormente menemista y, pasando por un breve delaruísmo, llegó hasta el presente kirchnerismo. Si hoy el viento sopla desde la izquierda, la Iglesia argentina es de izquierda, como en el futuro será macrista o lo que mande la partidocracia en ese momento.

Pero si hubo muchas excepciones muy dignas en el pasado, lamentablemente hoy están extremadamente marginadas. Un caso paradigmático es el del arzobispado de Buenos Aires. El mismo señor cardenal que tolera todo tipo de irregularidades litúrgicas y heterodoxias dogmáticas hasta el día de hoy, manda rápidamente a retiro al único sacerdote que se planta cuando la cuestión del ex obispo sodomita de Santiago del Estero.

6) Hablando de la Iglesia, he visto en algunos blogs y páginas últimamente un recurrente anuncio sobre posibles reformas litúrgicas, ¿cómo ves ese tema?

El tema litúrgico da para largo y no pretendo ni puedo agotarlo en este sitio.

Cualquiera que lea los textos conciliares o papales sobre estas cuestiones sabe que lo que hoy padecemos como liturgia en la mayoría de las Misas no surgió de ellos sino de la invención de ciertos iluminados, tan engreídos y petulantes como para tirar a la basura la tradición acumulada lentamente a lo largo de 2000 años por el pueblo cristiano y tan poderosos como para lograr imponer sus pareceres particulares a los pobres fieles de a pie.

Los hombres, los humanos, somos compuesto de cuerpo y alma. Ni alma solamente, ni cuerpo material únicamente. Por lo tanto, necesitamos signos sensibles, símbolos, metáforas, analogías, para referirnos al misterio de Dios y a todo lo que a Él se refiere. De ahí que necesitemos gozar del silencio, del incienso, de las campanitas, de los sirios y velones, de los ornamentos, de todo aquello que nos ayude a ingresar a ese “mundo” que nos es infinitamente lejano. Obviamente, sin la gracia no podemos hacerlo; pero para que la gracia actúe es necesario que la materia, la naturaleza, esté lo suficientemente bien predispuesta.

Además, la liturgia tiene fines didácticos, pedagógicos, importantísimos que se abandonan muchas veces en pro de un supuesto “aggiornamento”. La liturgia fue desde sus inicios el Catecismo de los pobres, hoy muchos lo olvidan y pretenden suplantarlo con larguísimos monólogos homiléticos. Y que inútil, cuanto más hoydía, cuando la palabra hablada ha pasado a un segundo o tercer lugar detrás de la imagen o la música.

El centro de la Misa es Cristo, no sólo en la Eucaristía también en la comunidad (eclesia), es verdad; pero, también y, en ese lugar (la Misa), primordialmente, en la Eucaristía. Muchos sacerdotes reemplazan la primacía de Cristo por el protagonismo de ellos mismos –ya sea bajo la forma de largas homilías, ya como experimentos litúrgicos.

En la forma antigua del rito romano (la mal llamada liturgia tridentina o de San Pío V) el sacerdote, al mirar “al Oriente” (al sagrario) junto al pueblo, era un “primus inter pares” (primero entre iguales); hoy al mirar al pueblo, se ha transformado en el protagonista (incluso, dejando a veces a Cristo a su espalda), en un “showman”. Al celebrarse en latín y según un canon bastante riguroso, la Misa de Cristo era la misma en la Argentina que en Rusia o en Angola, transmitiendo el sentido de la verdadera catolicidad de la Iglesia; hoy incluso a veces se nos hace difícil cambiar de parroquia y adaptarnos a la Misa de cada lugar. Esa misma Misa “vieja” apelaba a todos los sentidos externos e internos, al olfato, el oído, la vista, la imaginación… una Misa para hombres de carne y hueso, no para ángeles que deben hacer un esfuerzo terrible para creer realmente que lo que se está haciendo en una “misa rock” es una liturgia eucarística. Y así por el estilo.

La reforma postconciliar quiso agregar elementos bíblicos (en la himnodia, por ej.), simplificar algunos aditamentos barrocos (en los ornamentos litúrgicos, por ej.), volver a dar sentido de comunidad a la celebración (en algunas reformas arquitectónicas, por ej.)… todo válido (aunque entre los entendidos puedan haberse dado lugar a cierta sana polémica). El problema fue que muchos se aprovecharon de esto para imponer sus propias ideas a los demás rompiendo con la tradición “a piacere”.

En este punto es bueno recordar una anécdota que escuché una vez a un sacerdote. Contaba que una vez una señora, muy pobre ella, había gastado todos sus ahorros para comprar un cáliz de oro y piedras preciosas que vio en una vidriera de una casa de antigüedades de San Telmo. Cuando se la lleva al párroco, éste le dice (con esa petulancia y subestimación tan típica del cura progre) que no hubiese hecho eso, que cómo gastaba su dinero en eso, que aunque sea lo hubiese dado a los pobres. La señora se enojó y le dice que el cáliz no era para él, sino para Cristo. Poco a poco, ese sacerdote aprendió de su pobre feligresa la lección, abandonó el “activismo social” y se dedicó con mayor ahínco a su ministerio. No era difícil encontrarlo a cualquier hora en el templo, confesando, rezando, diciendo Misa, bendiciendo, bautizando… literalmente, a cualquier hora. Su comunidad, su feligresía, creció y las bendiciones (como dicen los
carismáticos) afloraron. El activismo social lo hicieron los laicos, como corresponde; cada uno en su lugar, por muy pequeño que sea, contribuyendo al bien común, “el bien de todos y de cada uno” como definió con genialidad Juan XXIII.

Conozco muchas historias semejantes en seminaristas que pasaron tiempo en santuarios como Luján, San Cayetano, la Virgen Desatanudos, etc. Los pobres e ignorantes les dieron una verdadera lección sobre la importancia de su ministerio que no habían podido transmitirles en el seminario cuando sus profesores preferían discutir si el Sermón de la Montaña fue dicho o no en una montaña o si San Juan fue o no quien escribió el Apocalipsis.

Cuando un sacerdote es realmente fiel a su ministerio, fiel a su vocación, a su esencia sacerdotal, a aquello por lo cual es sacerdote y no otra cosa, esa comunidad se multiplica y se santifica. Y la reverencia en el culto es un forma primordial de ser fiel al sacerdocio. Cuando un sacerdote usa del púlpito como de un lugar para hacer política, a veces bajo pretensión de solidaridad o sensibilidad social, esa parroquia se vacía y la comunidad se pierde. Fui a un colegio regido por sacerdotes abiertamente tercermundistas (conocí a muchos “curas villeros” y sus capillas en la 31 y la 32 de Barracas), y conozco esta evolución de primera mano.

Por lo tanto, cualquier renovación litúrgica con ánimo de poner orden, es por mí bienvenida. Porque el orden protege al débil, al pobre, al ignorante a los ojos del mundo, a esa mayoría silenciosa que vota con sus pies.

7) Tiro nombres, y definímelos en no más de 3 palabras.

Juan Pablo II: “mi” Papa.
Benedicto XVI: la Esperanza.
Fidel: tirano funcional a Bush.
Kirchner: payaso al servicio del Nuevo Orden Mundial.
Bush: ídem.
Aguer: un príncipe de la Iglesia (con todo lo bueno y todo lo –supuestamente—malo que eso connota).
Bergoglio: una veleta.

8) Para el final… como ves el Blog Rome (con total sinceridad)

Cuando recién lo conocí, creí que ROME sería similar a XavMP en cuanto a ser una especie de diario personal donde cada tanto el autor dejaría sus impresiones, pareceres, pensamientos con total libertad intelectual… Pero, luego, me di cuenta que (seguramente sin culpa suya) se había ideologizado; es decir, había perdido su capacidad crítica, criterio, para saber discriminar, distinguir, todo lo que viene del mundo “progre”. Había puesto sus fichas en determinada gente, en determinados curas, en determinados autores, y que veía con buenos ojos todo lo que de allí viniera, aún cuando su historia, su formación estuviesen en desacuerdo.

Conozco mucho el mundillo católico progresista… desde los más moderados “teólogos” hasta los más “revolucionarios” tercermundistas. Sé como puede impresionar en un principio su supuesto contacto con los pobres, con las miserias humanas, con los más necesitados. Tomé mate con curas villeros, jugué al fútbol con “sus pibes”, hice cursos de teología de la liberación, leí a Boff, Gutiérrez, al ex monseñor Podestá y a un cura guerrillero franco argentino cuyo nombre olvidé (¿Fabre?), escuché las clases del ex tercermundista Gera y las supuestas desmitologizaciones de Rivas, así como la “cristología” de la Hna. Felicitas… Y también conozco los efectos de estas prédicas en numerosos curas jóvenes, seminaristas, numerarios, postulantes, júniores, novicios y dirigentes laicos –muchos de ellos amigos y amigas muy queridos.

Conozco mucho la psicología católica berreta y los terribles efectos que puede tener, la espiritualidad emocional y afectiva de autoayuda que sólo ayuda (económicamente) al que da los cursos, el activismo que lleva al nihilismo y al derrotismo (cuando no a las ideologías utópicas o revolucionarias), la “nueva teología” que termina olvidando a Dios para cosechar honores académicos y mediáticos, el supuesto amor por los pobres que los subestima, conmisera y usa políticamente, los retiros y cursos vocacionales formulados para “hacer llorar”…

En fin, si ROME quiere explorar el mar de las opiniones teológicas novedosas, por mí bien, pero sólo le recomendaría que se quede cerca de la costa de la ortodoxia y la tradición y, de vez en cuando, suba a alguna roca firme (un Santo Tomás, un San Agustín, un San Francisco –si querés) a contemplar el horizonte. El horizonte de una historia bimilenaria, mucho más lineal de lo que nos lo quieren hacer creer, mucho más preocupada por transmitir rigurosamente “lo que hemos escuchado de los apóstoles” (como dice San Ignacio de Antioquía en el siglo II) que en innovar o adaptarse a los nuevos tiempos. Novedades que no son tales, sino los mismos errores de siempre, en cuanto nos ponemos a escarbar un poquito en ellas.

La Comunión Tradicionalista Carlista tiene un lema que me ha encantado, “la tradición es la esperanza”. Aprendamos de nuestros mayores, para poder enseñar a nuestros hijos.

Advertisements

23 comments

  1. Ahora que releo mis respuestas, me parece que pueden ser interpretadas como excesivamente duras. En realidad mi “dureza” no es con ROME, no podria serlo; sino con muchas de las “fuentes” que ROME publica. Espero se entienda mejor asi.

    Un abrazo,

    CyF


  2. Excelente lo de Cruz y Fierro


  3. Excelente idea la de la entrevista, magnifícamente realizada y extraordinariamente respondida. De verdad que hacía tiempo no veía tantas cosas, tan bien dichas en tan poco espacio. Enhorabuena a los dos, y por supuesto gracias por la mención. La entrevista me la guardo.


  4. Muy bueno esto, rompiendo barreras…
    ROME, lo de tus entrevistas es una masa.
    Y en el caso de CyF repito… Muy Bueno


  5. Muy buena entrevista, preguntas y rtas. por igual, a veces estoy con Rome a veces con CyF y otras conmigo…jej
    Coincido especialmente con salir desde SFrancisco, SAgustin, STeresita, ST de Avila…, desde hace un tiempo que vengo pensando que hay que leer primero a los grandes Santos, ahi esta la “posta”, los que saben…. a los únicos que no me animo a criticarles nada, quisiera tener todos sus defectos y mas a cambio de su santidad.
    lo cual no impide que hoy me vaya a dar una vuelta por donde pasan un documental de Angelelli…

    abrazos
    Ignacio


  6. Por fin halagos en el Blog jeje !! Gracias Cruz y Fierro !!!
    Xavo, lo de las entrevistas lo aprendi de vos y tu comision en “Comentarios” te acordas?


  7. Rome:
    Intento seguir el lema que dice “No atiendas a quien lo dice sino a lo que dice”. Así como alguna vez te lancé duras críticas, hoy tengo que felicitarte.
    EX TRA OR DI NA RIO !!! Lo tuyo. Excelentes preguntas muy bien enfocadas. Lo de Cruz y Fierro: Un ejemplo de lucidez, coraje y mesura. Todos deberíamos imitarlo. ¿Me dejás linkear esto en mi blog? Slds.


  8. Gracias beltran!
    Por supuesto, todo lo que esta en Rome lo pueden linkear…


  9. paren de chuparse las medias graciosos………………………….
    jajjajajajaja


  10. Mira vos…

    Que groso lo de “Comentarios” (siempre odié ese nombre que le puso Juan Martín), testimonio de que yo quería tener un blog allá por 1992 y que lo que pasaba era que la tecnología no acompañaba.


  11. Rome, en el código html de la immagen img src=”,nbmnbn” etc.
    Agregá align=”right”. Probalo


  12. ¿Alguien me puede explicar cómo es posible que encuentre tan alto grado de coincidencia y sintonía con Cruz y Fierro, siendo que no lo conozco y que, los que pensamos de cierta forma, somos cada vez menos? Pregunta retórica, la anterior. Excelente lo de Cruz y Fierro.

    Pablo (Rosario)


  13. Se ha formado una pareja!!!!!!


  14. jajajaj que malo sos Mysterio


  15. Pablo (Rosario) dixit: “…los que pensamos de cierta forma, somos cada vez menos…”.

    Rome dixit: “Menos mal”….jejejeje

    Un chascarrillo…


  16. Ya que estamos en tren de entrevistas, me gustaría conocer las opiniones de Cruz y Fierro, o de cualquiera que sepa de quienes estoy hablando (y haya leido), sobre las siguientes 2 personas:

    1. Erasmo de Rotterdam
    2. Alejandro VI.

    Sobre el primero, estuve leyendo y me parecio un sujeto interesante. Sobre el segundo, la pregunta va un poco más allá…


  17. Erasmo: es la iglesia que quisieramos, racional y con fe, no fideista.
    Alejandro VI: más allá de que fue usado por los enemigos de la Iglesia, es la comprobación de que “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.
    Lamento esta simplificación.


  18. DOS REVOLUCIONES FRENTE A FRENTE: Condicionar las ideas sería así, en última instancia, predeterminar el futuro humano. /Será una revolución en silencio, sin violencia, sin lágrimas. Y consistirá, en último término, en confiar la criba de las ideas a métodos empíricos, no a la fuerza ni al número. En ese instante tendremos un planeta en paz, donde el poder de la razón habrá vencido, por fin, a esa ominosa razón del poder, en que se parapeta el que manda. José Lois Estévez.
    El progreso de las ideas. D. José Lois Estévez en El Correo Gallego de 24-I-2005: “…, a máximos de error jurídico, mínimos de libertad y viceversa, sin que importe el sistema político en que esté sucediendo, o (lo que es lo mismo), el nombre que se le dé. La eficiencia del Derecho tiende a disminuir siempre. Porque, si no todas las normas jurídicas son justas, en aquello en que se propasen, la constricción es opresión. Y el poder injusto, ¿en qué difiere de la dictadura? Lo importante en un Estado no es la legalidad aparente, sino el respeto auténtico del Derecho, la verdad jurídica, que, vistas las cosas con rigor, difícilmente existe en ningún país. /El sector de población que se resigna a la injusticia, es, en la práctica, como si se solidarizara con ella. Está perdiendo libertad, con su asenso tácito a los actos arbitrarios, merece lo que le pasa. Pues todos debemos ser conscientes de que no hay injusticia consentida en un caso que no contamine a muchos otros, con daño grave a todos los demás. El mal es siempre contagioso. Y se propaga. Pero si no fomentamos el bien, ¿Podemos lamentarnos si desaparece?
    O, en CIENCIA CONTRA POLÍTICA EN LA PUGNA POR UN DERECHO JUSTO Homenaje al Prof. Legaz Lacambra.(INICIO)… El Derecho se ha como detenido en su expansión y todas las relaciones humanas se están resintiendo de su deficiencia. Sólo están firmes los cimientos iusnaturalistas que puso Dios. Lo que El ha confiado a los hombres está por todas partes resquebrajado y amenazando ruina… /Uno de los mayores males que padece el hombre de nuestros días es el auge de los poderes despóticos. La realidad política del mundo actual muestra claramente cómo la Sociedad está presenciando un incremento exorbitado del Poder. Al mismo tiempo que las libertades individuales son menoscabadas y mermadas en todas partes, crece desmesuradamente la intromisión administrativa y la ingerencia del Estado en lo individual y en lo social. El círculo de lo que constituye la vida privada del individuo se muestra en franca tendencia a reducirse más cada día. La casa, ese pequeño reducto en que se asentaba el «Estado en miniatura» de la familia, a cuyos umbrales se detenía respetuoso el Derecho, ha venido, desde hace tiempo, perdiendo cada vez su importancia y su autonomía. Y a medida que la persona ve empobrecida su libertad y sus fueros, la Autoridad se hace más poderosa, más avasalladora, más irresistible. El sentido cristiano de la individualidad y de la dignidad humana está, con esto, en jaque y en entredicho. Y la causa del mal es muy simple; pero tan inaparente que a todos nos gana la propensión de poner el énfasis en otro sitio, y no atajamos el mal en su raíz misma. Y, sin embargo, ya hemos sido de antemano advertidos./Una corriente doctrinal de gran abolengo entre los filósofos cristianos ha insistido siempre en la consideración de la Ley como «una ordenación racional para el bien común» (4). En este acertadísimo concepto de la actividad legislativa, una cosa aparecía puntualizada sobre todas:/la Ley debería ser, antes de nada, una obra ordenadora de la razón. De la bien informada razón, no de la voluntad arbitraria o el capricho./No puede dudarse que la definición de Ley formulada por los doctores católicos contiene la más viva repulsa que cabe dar al voluntarismo jurídico; es decir, a esta tendencia de los legisladores modernos a regular jurídicamente las relaciones humanas sin sujeción a otra norma que su arbitrio. Resulta, pues, patente que el ciego voluntarismo legalista ha tenido en todo tiempo que enfrentarse con le recia posición católica propulsora del más enérgico intelectualismo/. La Ciencia pagará así la deuda que tenía con el Derecho y los legisladores despóticos quedarán cogidos en su propia trampa! La Ciencia pagará su duda con el Derecho, porque el Derecho, al organizar la Sociedad y la cooperación humana, puso los cimientos para qua aquélla fuera posible. Los legisladores serán cogidos en su propia trampa, porque bien pronto vamos a vivir, una vez más, una repetición del viejo mito de Pireneo…/Es cierto que los recursos naturales tienen un límite de utilización absoluto, que es la cantidad de materia existente en el mundo. Pero no está de más recordar cómo el crecimiento de la población tropieza con idéntica barrera. Entre ambos términos hay, pues, una ecuación preestablecida que pregona, como todas las otras, cómo una Inteligencia Suma ha ordenado todo lo que existe. Si un día se quiso negar el providencialismo con pretensiosos y sedicentes razonamientos científicos, Dios se ha tomado su desquite valiéndose de la misma Ciencia que se le quiso oponer. No se puede negar que Dios es también de un humorismo infinito. Ni dudar tampoco que si El es el principio de la Sabiduría, es, con igual razón, la culminación de la Sabiduría, porque toda Ciencia de El viene y en El para. Y esto lo digo porque la Sociología y el Derecho parecen a punto de reencontrar a Dios. El Derecho, porque se vuelve a ver ahora qué imposible es una seguridad jurídica si las normas positivas no se enclavan en una teología iusnaturalista… Por mi parte, he llegado hace tiempo a la conclusión de que Dios se ha reservado un argumento supremo para convencer a los hombres de Su existencia. Que será permitirles durante un cierto, brevísimo período, vivir como si El no existiera. Lo que haríamos en tal suposición nos dará una idea clara de lo que acontecería no ya con que El, sino sólo Su idea, se retirara de nosotros. Frente a los que ponen en duda la realidad de un Derecho Natural, ésta es la respuesta: ¿Qué es lo que sostiene el bien en la Sociedad, y con el bien la vida? Sin la fe en Dios, el Derecho no podría imponerse, porque no existe el modo de constreñir a todos por la fuerza. La idea de Dios nos es necesaria para convivir. ¿Y no lo será, acaso, por constituir la atadura con que el Señor nos ha ligado a El para que no podamos ignorarlo?/ Rastreando en la actualidad los gérmenes del futuro, hemos entrevisto la posibilidad de un mundo mejor, fraternal y pacífico, bajo un nuevo Derecho. Podrá discutirse si nuestras premisas y consecuencias son o no exactas. Pero el futuro humano tiene una propiedad singular. Y es que se deja hacer por los hombres. Ya sabemos a dónde vamos, al revés que Alicia; ya sabemos cuáles son los medios que nos garantizan la seguridad del camino. ..Y ¡a obrar! Es hora de actuaciones, no de palabras.(FIN)
    CORREO 28 III 05 El sentido político. Por José Lois Estévez Hace siglos que Aristóteles calificó al hombre de animal político; quería decir que el hombre se acomodaba a vivir en una polis. Había, en efecto, dejado atrás la primera estructura social, en la familia, y después había evolucionado institucionalmente dando a todas sus formaciones rudimentarias un avance que las transformaba, no siempre para mejor; pero sí siempre preconizando para ellas una mayor intervención social. Políticamente, el hombre desarrollaba más cada vez sus tendencias hacia una mayor preponderancia de intervenciones, cada vez menos individualistas.

    El hombre se hacía más sociable porque era mayor el control que la sociedad iba ejerciendo sobre los individuos. El fenómeno puede observarse, con cierta preferencia, en el teatro. Si pensamos en el teatro de un Esquilo, genial en su aparente simplicidad, veremos sin esfuerzo, como sus personajes dramáticos son una exigencia que imponen las realidades sociales a la menguante libertad de los hombres. Apenas queda subsistente una protesta. Después de Esquilo, Sófocles, venciéndole en la competencia trágica.

    Sófocles logró lo que parecía imposible, indudablemente, lo superó porque como poeta alcanzó las cumbres de la actividad artística; ni nuestros trágicos, ni el propio Shakespeare han logrado sobrepasar sus cimas.

    Muestran al hombre luchando por ser más y más libre, pero lo muestran sometido a una auténtica dictadura social de la que no se le deja evadirse. Por fin el desquite se lo toma el cómico Aristófenes. Reaccionando desde sus comedias, patentemente antipolíticas, contra la opresión que significaban los treinta tiranos atenienses. Era la época en que desde Atenas se preparaba la expedición contra Sicilia, muestra de un imperialismo ramplón, que hacía de la política una degenerada filosofía. Fue, como lo muestra Tucídides, un gran proyecto, una pura lucubración, sin más fundamento que una vacua retórica optimista.

    En Las Nubes, Aristófenes hace una perfecta sátira de las pretensiones atenienses, poniendo al descubierto la fatuidad de las ensoñaciones políticas, tan de antaño, como perseverantes actualmente.


  19. JUAN DONOSO CORTÉS. Discursos políticos. Madrid, 2002. DISCURSO SOBRE LA SITUACIÓN DE ESPAÑA (1849)2
    (18-19) Pero, señores, ni las circunstancias exteriores, que eran tan graves, ni las circunstancias exteriores, que eran tan complicadas y peligrosas, son bastantes para disminuir la opinión en los señores que se sientan en aquellos bancos. ¿Y la libertad?, nos dicen. ¡Pues qué! La libertad, ¿no es sobre todo? Y la libertad, a lo menos la individual, ¿no ha sido sacrificada? ¡la libertad, señores! ¿Saben el principio que proclaman y el nombre que pronuncian los que pronuncian esa palabra sagrada? ¿Saben los tiempos en que viven? ¿No ha llegado hasta vosotros, señores, el ruido de las últimas catástrofes? ¡Qué! ¿No sabéis a esta hora que la libertad acabó? ¡Pues qué! ¿No habéis asistido, como he asistido yo, con los ojos de mi espíritu, a su dolorosa pasión? ¡Pues qué, señores! ¿No la habéis visto vejada, escarnecida, herida alevosamente por todos los demagogos del mundo? ¿No la habéis visto llevar su angustia por las montañas de la Suiza, por las orillas del Sena, por las riberas del Rin y del Danubio, por las márgenes del Tíber? ¿No la habéis visto subir al quirinal, que ha sido su Calvario? (Estrepitosos aplausos.)
    Señores, tremenda es la palabra, pero no debemos retraernos de pronunciar palabras tremendas si dicen la verdad, y yo estoy resuelto a decirla. ¡La libertad acabó! (Sensación profunda.) No resucitará, señores, ni al tercer día, ni al tercer año, ni al tercer siglo quizá. ¿Os asusta, señores, la tiranía que sufrimos? De poco os asustáis, veréis cosas mayores. Y aquí os ruego, señores, que guardéis en vuestra memoria mis palabras, porque lo que voy a decir, los sucesos que voy a anunciar en un porvenir más próximo o más lejano, pero muy lejano nunca, se han de cumplir a la letra. (Grande atención.)
    El fundamento, señores, de todos vuestros errores (Dirigiéndose a los bancos de la izquierda.) consiste en no saber cuál es la dirección de la civilización y del mundo. Vosotros creéis que la civilización y el mundo van, cuando la civilización y el mundo vuelven. El mundo, señores, camina con pasos rapidísimos a la constitución de un despotismo, el más gigantesco y asolador de que hay memoria en los hombres. A esto camina la civilización y a esto camina el mundo. Para anunciar estas cosas no necesito ser profeta. Me basta considerar el conjunto pavoroso de los acontecimientos humanos desde su único punto de vista verdadero: desde las alturas católicas (6. Las analogías entre religión y política trazadas aquí por Donoso Cortés lo convertirían en una celebridad en el pensamiento europeo.)/Señores, no hay más que dos represiones posibles una interior y otra exterior, la religiosa y la política. Éstas son de tal naturaleza, que cuando el termómetro religioso está subido, el termómetro de la represión está bajo, y cuando el termómetro religioso está bajo, el termómetro político, la represión política, la tiranía está alta. Ésta es una ley de la humanidad, una ley de la Historia. Y si no, señores, ved lo que era el mundo, ved lo que era la sociedad que cae al otro lado de la Cruz; decid lo que era cuando no había represión interior, cuando no había represión religiosa. Entonces aquélla era una sociedad de tiranías y de esclavos. Citadme un solo pueblo de aquella época donde no hubiera esclavos y donde no hubiera tiranía. Éste es un hecho incontrovertible, éste es un hecho incontrovertido, éste es un hecho evidente. La libertad, la libertad verdadera, la libertad de todos y para todos, no vino al mundo sino con el Salvador del mundo. (¡Muy bien, muy bien!) . Éste también es un hecho incontrovertido, es un hecho reconocido hasta por los mismos socialistas, que lo confiesan. Los socialistas llaman a Jesús un hombre divino, y los socialistas hacen más, se llaman sus continuadores. ¡Sus continuadores, santo Dios! ¡Ellos hombres de sangre y venganza, continuadores del que no vivió sino para hacer el bien, del que no abrió la boca sino para bendecir, del que no hizo prodigios sino para librar a los pecadores del pecado, a los muertos de la muerte; del que en el espacio de tres años hizo la revolución más grande que han presenciado los siglos y la llevó a cabo sin haber derramado más sangre que la suya! (Vivas y generales aplausos.) … Una sola cosa puede evitar la catástrofe; una y nada más; eso no se evita con dar más libertad, más garantías, nuevas constituciones, eso se evita procurando todos, hasta donde nuestras fuerzas alcancen, provocar una reacción saludable, religiosa. Ahora bien, señores: ¿es posible esta reacción? Posible lo es; pero ¡es probable? Señores, aquí hablo con la más profunda tristeza, no la creo probable…ese equilibrio entre la salud del alma y la del cuerpo es lo que constituye la plenitud de la salud en la sociedad como en el hombre”.
    LOIS ESTÉVEZ (AMBOS ON-LINE) “Ningún gobernante puede ignorar largo tiempo la resistencia que las convicciones colectivas pueden oponer a cualquier acción de gobierno; una resistencia que crece exponencialmente con las restricciones impuestas a la libertad.
    El hombre quiere tener una órbita efectiva de autodeterminación sóbrela que volcar en concreto su personalidad y proyectar expansivamente su vida. Mermada por alguna limitación, hay que compensar la pérdida con concesiones correlativas para evitar que la sensación de privación sea experimentada como un enfeudamiento tan opresivo como intolerable. CUANDO, POR EJEMPLO, SE DESALOJA AL PUEBLO DEL ESCENARIO POLÍTICO, SEA POR UNA DICTADURA, SEA —MÁS SOLAPADAMENTE; PERO NO CON MENOR EFECTIVIDAD— POR LAS FÓRMULAS PARTITOCRÁTICAS, HAY QUE ABRIRLE OTROS ESCENARIOS QUE LO ENTRETENGAN SIN TEDIO; DE AHÍ, EL «PANEM ET CIRCENSES» DE LA ÉPOCA IMPERIAL ROMANA, Y EL FÚTBOL, LOS TOROS, EL JUEGO, LAS «LEGALIZACIONES» Y LA PERMISIVIDAD SEXUAL EN LA NUESTRA. Es que los gobernantes saben muy bien que una constricción general se hace muy pronto insoportable, pues no por otra razón ha tendido siempre el hombre a distanciar el poder de sus cercanías, donde cohibía y se mostraba sofocante, aun a trueque de sufrirlo después frío e inhumano, por la proclividad al despotismo que deriva del alejamiento y sus secuelas, como la falta de trato -10- interpersonal, el anonimato generalizado y la ausencia total de afectos hacia el desconocido. Se prefiere a la continuidad de una sumisión benévola, el rigor de una dependencia brutal, pero esporádica, pues quizás nada sea más duro de aguantar para el individuo que una ininterrumpida vigilancia”.


  20. Repaso las notas de esta página, tanto como lo hago por Revista Cabildo, Catapulta, Argentinidad y otras. Pero, a propósito de esta página “CRUZ y FIERRO”, viendo los conceptos vertidos en las preguntas formuladas (“oportuna – mente”), me siento gratuitamente gratificado. Con que claridad se ha preguntado y se ha respondido. Gracias.
    Respecto a la ocupación que nos cabe a los laicos en esta Argentina, entiendo que si no tomamos el proyecto del Cardenal Cisneros no se arará el campo y la semilla no se desarrollará para dar los frutos esperados. Para esto primero deberá existir UNIDAD ESPIRITUAL, si es que se quiere que la Unidad Intelectual y la Unidad de Defensa sirvan de hoja de arado. ¿ Cuánto más debe esperarse para que esa Unidad primera sea…? o, de lo contrario si esperamos los laicos una definición jerárquica al respecto, ¿ no será que andamos, como los pequeños, de las polleras de mamá mientras mamá se debate en problemas (de verás) familiares (internos)…?
    Repito, gracias por los contenidos vertidos a comienzo de página por el editor.


  21. quiero saber porque cruz y fierro eran amigos?


  22. Hola!
    Para todos los interesados en el blog Cruz y Fierro, estoy recuperando posts en Cruz y Fierro recargado.
    http://cruz-y-fierro-recargado.blogspot.com


  23. […] 2006 fueron 8. A Carlos Vallés, Mysterio, Tito Lagrimón, Tina, Cruz y Fierro, Xavier y Jack (esta última con más de 200 comentarios!). Ya era hora de que volvieran las […]



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: