h1

Repugnante

10 April, 2007

Sabemos ya que La Nueva Provincia es un diario cuyas notas algunas veces dan asco.

Pero ésta editorial de hoy del diario en cuestión que nos dejó Roedor en un comentario en el blog de Jack es sencillamente insoportable, nauseabunda.

Es increíble que luego de un nuevo caído por la represión policial tengamos que leer cosas como:

“…no fue, entonces, ilógica la decisión de despejar el paso, impartida por Jorge Sobisch, celoso del turismo que enriquece su distrito…”

“Que la virulencia de la refriega haya culminado con la fatalidad, estaba en la naturaleza de las cosas”

“No hay disuasión sin presión ni desalojo sin violencia”

“Crímenes como el que suprimió a Fuentealba resultan un atentado contra la sacrosanta facultad de interferir con los derechos de otros ciudadanos”

Sinceramente, no hay palabras para poder intentar comprender que puede estar pasando por la cabeza (y el corazón) de alguien que escribe atrocidades como éstas.

13 comments

  1. Estimados:

    Advierto que jamás leí la Nueva Provincia, solo tengo idea de que es un diario de derecha aunque con cierto tinte nacionalista y militarista que, en principio, no lo hace de mi agrado.

    Leí la editorial y me parece que se encuentra lejos de justificar el crimen del docente (incluso habla de martirio), sino que más bien tiende a explicar -descriptivamente- lo que sucede con el fenómeno de las protestas en Argentina y su insuitada violencia, y porqué se llega a tales extremos de muertes (sea a manos de los policías, o de los polícias a manos de los que protestan, pues tenemos los dos casos). Indica que, con el manejo que ha tenido el gobierno nacional de las manifestaciones sociales -aludiendo a los piqueteros que también son usados como fuerza de choque del gobierno (con protección policial pues la policía no interviene para ponerles freno) así tuvimos el también aberrante crimen del oficial de Santa Cruz- lo sorprendente es que no hayamos tenido más crimenes que los que tenemos que lamentar.

    En efecto, la violencia solo genera violencia y muchas protestas en Argentina (pensemos solamente en los constantes infiltrados permanentes afines a Quebraco, marxistas, trokistas y demás grupúsculos que no por nada se denominan revolucionarios) no pueden considerarse pacíficas. Y no sólo entre los docentes o gente de bajos recursos. No justifico el corralito, pero hasta el día de hoy no me ha dejado de sorprender a muchos señores (y señoras) de Barrio Norte (algunos de edad) que como verdaderos inadaptados se creyeron con derecho a destruir, ensuciar, llenar de bosta y orina encapsulada todas los bancos, veredas y monumentos públicos del microcentro porteño. Por más razón que se tenga nadie tiene derecho a destruir la propiedad de otro, ni a limitar mínima las libertades ajenas (incluida la de circulación).

    Hace unos años, lo recuerdo perfectamente, los piqueteros cortaron los accesos a Salta. Una ambulancia traía un accidentado muy grave que, al impedírsele el paso con fundamento en sus “derechos” y “derecho a la protesta” provocó que la persona que necesitaba cuidados urgentes muriera desangrada pues no llegó a tiempo después de varias horas de demora por el piquete. Realmente, si me hubiera pasado a mí con mi madre, padre, hermano, familiar o amigo, no sé si me hubiera podido contener de agarrar a palos al o los piqueteros que provocaron la muerte de mi pariente para, como mínimo, matarlos. Esta bien si lo hubiera hecho, no seguro. La pregunta es ¿no lo hubiera hecho? No sé, a eso voy con que la violencia genera más violencia, en una espiral ascendente que ha sido siempre el ideal de lucha de la izquierda extremista. Al punto de generar violencia en las sociedades aún cuando esta no es necesaria por la situación general de bienestar existente (¿recuerdan mayo del 68?).

    Hay ciertas formas de protesta en Argentina, autorizadas y bendecidas por el gobierno, que son moral y éticamente inadmisibles. Como argentino, por ejemplo, siento vergüenza por la forma de protesta de los asambleístas de Gualeguaychú al cortar rutas y puentes de aceeso a Uruguya y, por eso, me disculpo frente a los uruguayos, tanto por el bandido de Presidente que tenemos como por esos compatriotas y sus incivilizados modos de actuar, aún cuando pienso que puede ser justa su posición sobre las papeleras. Me sorprende que no genere más violencia que la que genera.

    Saludos,


  2. Es injustificable la muerte de Fuentealba… Hasta donde se el tipo no tenia nigun tipo de actitud violenta, solo cortaba la ruta. Está bien despejar el paso, pero me parece que en este caso la acción fue algo desproporcionada, no?

    Pero acepten tambien que las protestas en general en nuestro pais están totalmente desnaturalizadas y ya (o mejor dicho todavía) cualquiera pisa los derechos de cualquiera sin ningún problema.

    Hay reclamos que por su masividad o contenido justifican algún corte, etc… pero reconozcamos que 6 boludos pidiendo Dogui para el perro te cortan la avenida Corrientes y nadie hace nada (y en una de esas se comen un tiro!)

    Capítulo aparte las protestas violentas de Quebracho y demás… Los tipos rompen, golpean, destrozan, agreden, pintan y provocan… Y despues se quejan si los meten presos. Una vergüenza.

    Solo un botón de muestra de nuestra tragedia cotidiana…


  3. Estimados:

    Nada que ver con el tema, pero en este post del blog de Hernán se pusieron links a todas las pelìculas de la RAI sobre los Papas del siglo XX que flotan en Youtube, con la particularidad de que tienen una traducción subtitulada al inglés.

    Como a muchos de los que vienen por aquí les interesan los Papas -salvo Donadío creo- se los dejo porque es muy interesante. Sobre todo las películas referidas al todavía incomprendido -por muchos- papado de Pablo VI.

    http://hjg.com.ar/blog2/n147.html#post20070402202000

    Saludos,


  4. Juan Manuel, vi el post, está muy bueno.

    En cuanto al tema de este post no puedo estar más de acuerdo con Marcos, sin olvidar por cierto que no es casual el desafortunado (y patrocinado por K) anuncio de aumento de Filmus y su relación con esta protesta.

    Nada justifica que después venga un cana sacado y mate a Fuentealba ¿No?

    El artículo de LNP no lo voy a leer, solo leo ese diario cuando aparece alguna noticia de la familia, dejó de ser lectura cuando no incluyeron más las entregas especiales de Nippur de Lagash.


  5. Estimado Rome: La verdad es que no me parecieron asquerosas ni siniestras las citas que pusiste en el post. Incluso califica de crimen a la muerte del maestro.
    Creo que Soria lo expuso muy bien, y le dió el marco justo al Editorial.
    Saludos


  6. A mí tampoco me parece tan execrable la editorial de LNP. Claramente dice que lo de Fuentealba fue un crimen, aunque también aclare que lo que hacía el occiso y sus compañeros también era un delito. ¿Cuál es el problema en decir las cosas como son? No leo LNP, pero diría que repugnantes me parecen, por lo general, las notas de Pagina 12 (casi siempre), las de Clarín (muy frecuentemente), y las de la Tribuna de doctrina (cada vez más).


  7. Incomprendido Pablo VI?
    No era bastante malo ese señor? pregunto eh, por ahí me confundí de libro.


  8. ¿Malo? ¿En qué sentido?


  9. Bueno, cualquiera fuera el sentido que le des a “malo” me parece que el segundo video sobre Pablo VI (“the last years”) explica bien en que sentido fue un Papa incomprendido.

    Saludos,


  10. Rome: Coincido con varios. No me parece repugnante. Tajante, si. Creo que la única frase (justamente una de las citadas por vos) que me resultó dura, incorrecta además, fué “No hay disuasión sin presión ni desalojo sin violencia”. Los desalojos son nesesarios muchas veces en favor del orden público, pero no deben ser violentos (por parte de la policía en primera instancia) bajo ningún punto de vista. Y ha veces se logra que así sea.
    Pero también podríamos decir parafraseando esta Editorial “No hay disuasión sin presión ni piquete sin violencia”. Sería igualmente duro e incorrecto.

    Si querés tengo algunas frases que realmente son repugnantes y nauseabundas

    “El odio como factor de lucha, el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una eficaz, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así: un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal.” Guevara, Ernesto. Mensaje a la “Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, Africa y América Latina”. Abril de 1967.

    “Me doy cuenta entonces, por qué ha madurado en mí algo que hace tiempo crecía dentro del bullicio cotidiano: el odio a la civilización.” Koral, Claudia. “Ernesto Che Guevara. Notas de viaje”

    “La lucha armada constituye hoy la más efectiva y consecuente forma de lucha.” 4ta Conferencia latinoamericana de estudiantes, La habana, Junio y Julio de 1969.

    “… es necesario reorientar la estrategia subersiva realizando la impregnación ideológica y revolucionaria a través de los intelectuales, con el posible fin de orientar el esfuerzo e la subersión al medio urbano ante el fracaso de las guerrillas campesinas.” Congreso Cultural de la Habana (1969). Proclama de la Nueva Estrategia derivada del desastre del Che en Bolivia.

    ¡La imaginación al poder!
    ¡Seamos realistas, exijamos lo imposible!
    ¡No sé lo que quiero, pero lo quiero ya!
    Consignas del “Mayo Francés”. París, 1968.

    “Más allá de la lucha contra la guerra de Vietnam, el movimiento de 1968 cuestionaba el estilo de vida: reclamaba el derecho al goce, atacaba a la sociedad del “subte-trabajo-cama”. No teníamos ningún proyecto concreto porque los acontecimientos y nuestro éxito nos tomaron por sorpresa.”
    “La revolución es un fantasma de las sociedades: éstas sólo necesitan cambiar. La evolución del terrorismo ha mostrado los efectos perversos de esta radicalización revolucionaria. Nos ha obligado a argumentar, a reflexionar sobre algo que nos resultaba muy complejo: por un lado reconocer que la sociedad debía confiar al estado el monopolio de la violencia pues, de lo contrario, se colocaría en una situación incontrolable; por el otro, buscar los medios de democratizar el estado para que ese monopolio de la violencia no se transforme en instrumento de opresión.”
    “Los estudiantes franceses del 68′ ocuparon el lugar de un proletariado europeo adormecido por el bienestar.”
    “Los protagonistas de entonces no han vuelto a levantar la cabeza.”
    Cohn-Bendit, Daniel. Declaraciones del líder de la revuelta estudiantil francesa de mayo de 1968 y diputado (en el momento de la entrevista) por Alemania en el Parlamento Europeo. La Nación, Suplemento cultural, 12 de Abril de 1998.

    Gregorio Levenson, un exiliado en Méjico quien había perdido a su familia en la militancia de ésta en Montoneros, escribió un manuscrito titulado “El país que yo he vivido”, un relato autobiográfico de sesenta años de actividad política en la Argentina. En este relato transcribe una entrevista con Roberto Cirilo Perdía, uno de los principales dirigentes de la organización Montoneros, “para saber la causa de que se hubieran dejado cazar como palomas en una pajarera”. Levenson le pregunto al adjunto de Firmenich porqué no actuaron con los cinco mil hombres caídos en el país del mismo modo que lo hicieron con los jefes Montoneros, puestos a buen recaudo en el exterior. Perdía le respondió que: “… lo impidieron para no tener miles de compañeros que andarían por el mundo rompiendo las pelotas.” Gasparini, Juan. “Montoneros. Final de cuentas”. Bs As. Editorial de la Campana; 1999; Pág. 131.

    “Cometimos algunos errores … en lugar de matar a Rucci tendríamos que haber matado a López Rega.” Bonasso, Miguel Angel. Ex jefe de prensa de Montoneros, durante la presentación del libro “El presidente que no fué”, el 18 de Mayo de 1997, en el complejo “La Plaza”.

    “Hicimos cosas monstruosas que tenemos que discutir.”
    “Las organizaciones guerrilleras eran verticalistas, no se podía desobedecer. Hubo casos en que oponerse a Firmenich o a Santucho era jugarse la vida.” Bonasso, Miguel Angel. Reportaje de revista Gente, 1998.

    Cuanto más violentos seamos, mejor: al terror no se lo vence sino con otro terror superior.” Perón, Juan Domingo. Correspondencia Perón-Cooke.

    …………………… ¿o no?.


  11. Xav: En Página 12 de vez en cuando salen unas lindas colecciones de cómics si te interesa


  12. Muchachos, hay que prestarle un poquito de atención a la semántica. Más allá de calificar al hecho como un crimen, solamente al decir “suprimió a Fuentealba”, La Nueva Provincia está mostrando el REPUGNANTE tinte que la caracteriza. Sobre los derechos y la legitimidad de la violencia política, la discusión podría ser eterna.
    Abrazo a casi todos.


  13. De acuerdo Juan Martín. Prestemos atención a la semantica … a ver … ¿¿¿Sobre los derechos y la legitimidad de la violencia política, la discusión podría ser eterna???. Espero que no sea muy eterna y nos demos cuenta rapidito que no hay ninguna legitimidad en la violencia y nadie tiene derecho de hacer uso de ella buscando mezquinos intereses políticos



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: