h1

Tipo naa… empieza el mundial, man

6 September, 2007

El rugby es un deporte que genera en mi un sentimiento muy ambiguo. Al igual que muchos otros deportes (futbol, tenis, basquet, hockey, etc) es un deporte que me encanta ver. Digamos que me gusta mucho ver deportes por TV. El rugby no es la excepción y un mundial, menos que menos. Desde mañana estaremos expectantes para ver que pasa con Los Pumas en Francia.

Pero por otro lado el rugby es un deporte muy especial, cuyo ambiente me genera contradicciones. Cuando hablo de ambiente no hablo de la gente en sí. De hecho amigos mios han jugado al rugby y no han entrado en eso que yo denomino el “ambiente del rugby”. Casos tengo por por acá y por acá.

Pero ese “ambiente del rugby”, que hace que muchos rugbiers parezcan cortados con la misma tijera, que genera pedantes que creen que es el unico deporte en serio, que se muestra como lo top de lo top, en resumen la estupidez hecha deporte, eso me repugna.

De ahí la contradicción. Vamos Los Pumas carajo!!

6 comments

  1. Muy bueno Rome… y si a vos te genera contradicciones no sabés a mí.
    Primero aporto datos: jugué 4 años al rugby, entre los 22 y 26, con una gira a Sudáfrica en el medio. Y lo hice en Regatas, que no deja de ser especial (para los que no conocen Bella Vista, venimos a ser algo así como los primos pobres de la oligarquía… tipo San Isidro, pero con menos plata y sin catedral, aunque con dos o más apellidos). En ese club también jugué al fútbol pero desde los 7 años, y fui parte de su revista (primero como simple cronista, hasta el año 2000, cuando la dirigí). Allí también conocí a mi primera novia en serio, y coseché algunos valores aplicables a la vida como el sacrificio y el respeto. Además, claro, un amor profundísimo por el deporte, capaz de hacerme volver en bici a las 12 de la noche un martes (cuando me levantaba a las 6 al otro día) con una sonrisa de oreja a oreja porque había aprendido una jugada nueva. Esa pasión que sólo se entiende en la superación de uno mismo, y en querer dar al máximo en una cancha por vos y por tus compañeros. Si entrás a la cancha sin tener claro eso te cagás a golpes, no te divertís y te vas sin nada, que es mucho más que un partido perdido. En fin, el rugby como deporte me parece maravilloso, y conocerlo y entenderlo generaría lo mismo en cualquiera que lo haga, de hecho es el único deporte que una vez fuera de un club jamás volvés a practicar (de ahí que sea tan difícil dejarlo). Pero lo dejé.
    Princilmente porque dejó de ser algo que me generaba placer… el juego me seguía encantando (volví a correr al club después de un año y no se me cayeron las lágrimas de casualidad), pero ya no quería estar en un ambiente que como diría Raymond Chandler con la tele: te chupa. Empecé a sentirme que era eso que criticaba. Creo que jugar de grande, ya formado en aspectos afectivos y valorativos tuvo mucho que ver. De chico la historia debe ser otra. La cuestión es que empezó a importarme más lo que encierra el ambiente (en forma negativa) que el deporte en sí, y eso colisionó con mis ganas de ver la vida. Está claro que al ser un deporte que nació de una elite y se circunscribió a un puñado –y que implica además estar asociado a un club, o sea pagar (alguien vio un rugbyto en el potrero…)- fue apropiado como elemento de distinción, algo similar a lo que pasa con el polo, el golf, el squash. Y si bien conocí a gente macanudísima, que es mucho más que una persona que eligió el rugby por sobre otros deportes, traté con pelotudos inimputables, que porque jugaban al rugby no sólo eran hipócritas (mucho respeto dentro de la cancha al lado de las tribunas, pero en la estación del tren ni te saludo) sino ilusos que creían que jugar los hacía superiores a otros.
    Ojo, reconozco que es muy peligroso ponerse en el lugar: “lo que yo pienso es la posta”, pero en esto no cabe otra que tratar de ser leal a uno mismo.
    Bueno (la hice larga, perdón), de cara al mundial que arranca mañana sólo me queda decir que hay un tipo al que respeto mucho en el seleccionado que es Manu Contepomi, a quien entrevisté y desde allí nos apreciamos mucho. Para él y para todos sus compañeros: vamos los Pumas carajo!!!!


  2. Va estar complicado el debut contra la Francia local… Saludos!


  3. Vamnos nene!!!!!!! 17 a 6 y me estoy escapando de la editorial para ir a ver el segundo tiempo. Vamos nene!!!!!!!!!!!!! (qué linda sos Guadis!)


  4. Pablo: y a quien carajo le importa?

    No hay que omitir el rol de formadores de los que educan y enseñan los valores a traves del rugby. Algunos los asimilan bien, otros se transforman en lo que vos denostas.

    En las canchas de futbol muchas veces se ve claramente quienes asimilaron e hicieron propia la regla de oro: “El referi siempre tiene razòn. Y cuando se equivoca, tambien tiene razon”. Y como esa muchas otras.

    Lástima que hay otros que tienen una version tan distinta del “espiritu del rugby”.


  5. […] que erró al final, aunque metió un tacle al que parecía luchador de catch que mamita). Que este sentimiento siga […]


  6. Chapa feo, no sé a qué viene tu comentario. Y creo que los valores del rugby no se trasladan sólo al fútbol, sino a otros aspectos generales. Ahora… reclamar un fallo, o agarrarte una calentura en un partido no te hace romper esas enseñanzas… eso es fanatismo me parece. Todos somos, me parece, portadores de un lado oscuro, que a veces sale -en un partido o en una relación x- pero si en general te comportás como decía, creo que estás en camino… a mejorar, pero en camino.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: