h1

Geografía de la pobreza argentina

21 January, 2008

Se clasifica como pobres a las familias cuyos ingresos no alcanzan a satisfacer el costo de la canasta básica, y se considera en extrema pobreza o indigencia a las familias cuyos ingresos no alcanzan para cubrir la canasta básica de alimentos, sin agregar otros gastos como transporte, salud, vestimenta, educación.

La pobreza es una enfermedad esencialmente de “origen” social que tiene lugar en el seno de la sociedad y, como tal, es un producto de esta. De ahí que el ataque a la pobreza tiene dos tipos de justificaciones: una ética y otra económica. Ambos enfoques se entroncan en la naturaleza social de la pobreza. La sociedad no puede desentenderse del fenómeno de la pobreza, ya que se trata de una responsabilidad colectiva. Es incuestionable que tiene costos y que la sociedad debe controlarlos y reducirlos.

Los pobres no pueden garantizarse aspectos esenciales para la vida y dignidad humana: alimentación, salud, vestido, vivienda. La Argentina es uno de los mayores países productores de alimentos del mundo; está entre los cinco paises, a nivel mundial, en producción y exportaciones de alimentos básicos, como el trigo, la soja, el maíz y carnes, entre otros. Exportamos alimentos que podrían abastecer a 330 millones de personas. Tenemos 37 millones de habitantes y la paradoja es que 1 de cada 5 niños -un 20% -tiene problemas de desnutrición en el Gran Buenos Aires.

En nuestro país no faltan alimentos, ni platos, ni maestros ni médicos. Lo que falta es voluntad política, imaginación institucional, comprensión cultural, y, fundamentalmente, ganas de construir una sociedad que asegure a cada niño argentino las oportunidades vitales para que se desarrolle con salud y pueda crecer con dignidad.

En la década del noventa nuestro país crecía a un 50% de su economía real sobre la base de las privatizaciones y el endeudamiento externo, el desempleo creció 123% pasando del 6, 5 al 14, 5% . Estos datos son sin incluir a los desempleados, a las personas incorporadas a los programas de asistencia social, en cuyo caso el desempleo habría crecido un 250% . Por otra parte, las tasas de mortalidad infantil son significativamente mas elevadas. Mientras el promedio nacional se ubica en el 16% , en Formosa trepa al 28% y en Chaco y Corrientes llega al 24% .

En el Conurbano Bonaerense vive la mitad de los pobres del país. En el 2003 fueron identificados como pobres estructurales 1.042.000 hogares (27%) 4.365.000 personas (34%), lo cual configura al área como la de mayor concentración de pobreza estructural.

El grupo de población joven es el más afectado. Más del 70% de los hogares con necesidades básicas insatisfechas (NBI) cuentan con menores de 14 años o menos.

Es preciso tener en cuenta que en este contexto, los jóvenes deben enfrentar un mercado laboral cada vez más exigente en cuanto a los conocimientos y habilidades requeridas. Lo único que les cabe esperar es, en el mejor de los casos, oportunidades de empleo limitadas, inserción precaria y salarios bajos.

Revertir la tendencia es un imperativo social y ético que no puede ser banalizado a través de la aplicación de políticas públicas de carácter asistencialista.

Hablamos del 32% de la población (12,2 millones de menores de 18 años), 3% padecen de desnutrición aguda por hambre, que asciende al 6% si se hace foco en la población del NOA, NEA, y cordones de Rosario y el Gran Buenos Aires.

En la actualidad (2007) el índice de pobreza es del 33% , y bajo el nivel de pobreza para menores de 14 años es del 48% , es decir, que dos de cada cinco menores lo están.

El 49, 5% de la población de menores de 14 años es pobre. El 20, 5% es indigente. La mortalidad infantil alcanza a 16 muertes cada mil nacidos vivos (en Chile es el 8). Entre el 5 y el 9% de los niños que van de los 5 a 13 años trabajan. Asisten a la escuela y repiten grado el 35% (datos del Gran Buenos Aires).

El 12% no completa el sexto grado; el 39% no tiene perspectivas de terminar el polimodal.

En la zona del GBA, 1 de cada 5 adolescentes entre los 14 y 17 años trabaja, y de ellos, 1 de cada 4 lo hace de noche

por Leonardo Iurcovich, secretario de la Comisión de Economía del Centro Argentino de Ingenieros.

Advertisements

One comment

  1. Mañana vuelvo, me siento, lo leo con tiempo y opino.

    Besotes!



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: