h1

Un poco más de luz…

3 June, 2008

En ronda de mails, de pronto un amigo se despachó con estas líneas, que resumen el fondo-fondo de la cuestión gobierno-campo, y que no significa ser K ni nada de eso, sino tener claro el fundamento de quién debe manejar la renta. Se los transcribo. Adherencia total de mi parte.

“…La verdadera cuestion aca es quien va a administrar las rentas extraordinarias que hay y habra por mucho tiempo por la produccion de alimentos.
Si el Estado (con mayuscula para que no se confunda con el gobierno actual) o los grupos de inversion. El gobierno actual tiene mucha razon en querer apropiarse de dicha renta para despues (ojala) redistribuirla. Si el que se la apropia es el mercado solo nos queda esperar transformarnos en un pais simil Arabia Saudita o Kuwait donde en lugar de jeques arabes con petrodolares tengamos latifundistas agrarios con sojaeuros o sojayens.
Donde unos pocos sean dueños de todo y el resto solo seamos mano de obra barata para minimizar costos y maximizar las ganancias de estos inversores internacionales y sus testaferros locales.
Hay que estar alerta con esto y tener claro los intereses que se mueven detras de este conflicto. Creo que desde hace mas de 50 años en que este conflicto no afloraba tan claramente. Esta es la batalla que hay que ganar. Que no nos sorprenda en el bando equivocado o peor, en ningun bando…”

30 comments

  1. Sorry, Rome, no conozco a tu amigo, y no quisiera descalificar así porque sí. Pero esa frase de “quien va a administrar las rentas extraordinarias que hay y habra por mucho tiempo por la produccion de alimentos.” me parece medio nabo. Además, el resto sigue a esta frase, como si fuera una verdad de perogrullo.
    Primero: ¿Que cuernos son rentas extraordinarias? ¿Quien las califica de tales?
    Segundo: ¿Quien las va a administrar sino quien la genera?
    Tercero: ¿Quien las puede administrar mejor que el tipo que las gana?
    Cuarto: Si las generara yo, y viene alguien a decirme que me las administra en nombre de un “bien superior” lo mando a la mierda.
    El resto sobre Kuwait, Arabia, sobra, y ni siquiera es un argumento.
    Pero suporongo que no te dije nada nuevo ¿no?.
    Un abrazo


  2. Muret: No entendi que es lo que te parece nabo de esa frase.

    Luego, leo tus puntos 2, 3 y 4 y me digo: “Pero claro, el fondo-fondo es lo que vemos distinto”. Tu pensamiento es clarisimo. Y tan clarisimo como opuesto al mio.

    Por eso vos estaras del otro bando, jeje. Y esta bien. Pero bueno, adhiero que si dejamos que las ganancias extraordinarias (que lo son) las manejen los privados, nos terminaremos convirtiendo en eso que vos decis que no es argumento. Para mi es mas que obvio. Pero bueno, no puedo obligarte a que lo veas asi…

    Por ultimo, y sin animo de ofenderte, al leer tu comentario, afirmé mas el por qué creo lo que creo. Tus puntos mostraron claramente lo que yo NO quiero para mi pais.

    Sds,
    Rome


  3. Querido Rome: Eso estaba clárísimo antes de escribir, creo. El tema es que tu país también es el mío. ¿no?. Bah, me parece, je. Yo soy Noruego. ¿vos no?.
    No, en serio, lo digo porque si ya vamos a poner a los demás en “el otro bando” seguiremos haciendo politica a lo K.
    ¿Cómo nos entendemos?
    Humildemente, creo que lo mejor es respetar las reglas de juego básicas: democracia representativa y federal, propiedad privada, y demás etcéteras que las repúblicas no bananeras respetan (y sí, quedate tranquilo, incluyo los piquetes como bananeros, de cualquier signo que sean).
    Y no te preocupes, no me ofendiste, pero me sigue pareciendo naba una frase que da por sentado algo tan indefiible como una “renta extraordinaria”, y basa todo su conclusión en algo tan pero tan subjetivo. Yo digo en cambio que la realidad pocas veces es blanco o negro. Y menos en economía.
    Lo que sí es seguro que si no respetas las reglas de juego, de convivencia básica, te va a explotar el puchero, porque si vos, que tenés el comando te las pasas por el arco de triunfo, tenés la seguridad que los demás lo harán también.
    El que siembra vientos…
    En fin, como verás, nada nuevo.
    Salute.


  4. Una pena que el autor de estas líneas sacralice, de facto, al Estado, suponiendo que es fácil escindirlo de los gobiernos; olvide que la ineficiencia y la corrupción son constantes estructurales del Estado argentino; suponga que la recaudación no tiene costos; olvide “detalles” como la curva de Laffer; no tome en cuenta la crisis del modelo maximalista de Estado de bienestar de los ´60 y ´70, crisis de estanflación, que Habermas llamó “malestar en el Estado de bienestar”.

    Hay “redistribucionismos” que por ingenuos y simplistas, siquiera merecen ser calificados de utópicos. Son pensamiento Alicia.

    Saludos.


  5. Perdon Rome pero en mi opinion tu amigo no resume nada, no agrega luz, ni entiende un cuerno del fondo-fondo ni de la superficie-superficie.


  6. Muret: Esta claro.

    Pablo: Yo no lo entiendo como “sacralizar”, sino no hubiera puesto ese “ojala”. Pero creo que debemos confiar en el estado como redistribuidos, mucho mas que en los privados. Es mi forma de verlo. Tal vez por este lado fracase, tal vez no. Por el otro (que distroibuyan los privados) fracasamos seguro.

    Joseph: Muy instructivo lo tuyo.

    Saludos,
    Rome


  7. Coincido con Muret en que me parece demasiado subjetivo el concepto de “rentas extraordinarias”. Sería bueno definirlo, como para al menos saber de qué hablamos.
    Por otra parte, si existieran “rentas extraordinarias”, deberían existir también “quebrantos extraordinarios”, con los cuales el Estado debería compensar a quienes los sufren (algo parecido a lo que pasa con el impuesto a las ganancias, según tengo entendido).
    Por último, una vez definido y en caso de que existieran… no sería lógico aplicar este concepto a todos los sectores en los que se registraran?
    Saludos


  8. Yo creo que es lo mas objetivo que tenemos. Son numeros. Mas concreto y objetivo que eso imposible.


  9. Rome:

    Algunos de los elementos que enumeré, de manera desordenada, dan cuenta de los debates de los últimos años sobre la mejor manera de “distribuir la riqueza”. En los países “serios” hay medidas de redistribución, dotadas de racionalidad económica y de otras muchas condiciones institucionales (Estado de bienestar), que en el modelito populista trucho de los Kirchner no se dan.

    Es todo un tema debatido el de las “fallas de mercado” y la posibilidad de escindir producción/distribución. En mi opinión, que es la de la Escuela Austríaca, las fallas de mercado (dentro de marcos institucionales competitivos, no prebendarios) son menos malas que las fallas del Estado.

    Saludos.


  10. Rome, si el concepto es objetivo y son números, me imagino que será fácil definirlo y decir qué números son renta extraordinaria y qué números son renta ordinaria.


  11. Rome: No existe nada menos objetivo que los números. Son, por definición, una forma de medir que, fuera de un contexto, dicen una cosa u otra según el que los hace. No olvidemos que las matemáticas son una forma de hacer filosofía. Y bastante básica en el esquema de las ciencias.
    En el campo de los números exclusivamente casi cualquier cosa medible puede ser tildada de “extraordinaria”. Hasta los quebrantos, mirá vos.
    Saluti


  12. 1. No, la verdadera cuestión no es saber “quien va a administrar las rentas extraordinarias que hay y habra por mucho tiempo por la produccion de alimentos”. La verdadera cuestión es si queremos que nuestra producción primaria crezca, si queremos que la producción que durante años ha sido motor de la economía argentina y la única actividad argentina competitiva a nivel internacional siga creciendo… o si decidimos ahogarla.

    2. ¿Redistribuir? Las excusas usadas para el aumento de las retenciones por parte de los voceros ad hoc del gobierno en estos tres meses de conflicto han sido de lo más variadas: algunos hablan de redistribuir, otros hablaron de contener la inflación, la misma presidenta dijo que era para desalentar la sojización… lo único cierto es que el 11/03, en forma totalmente inconsulta y unilateral, el ya renunciado Lousteau anunció este nuevo esquema de retenciones y allí empezó el huracán. Mi sospecha es y seguirá siendo, digan lo que digan los que hablan hablando (Mate dixit, para los que han visto la película Cars), que la única finalidad es hacer caja, que como las retenciones se habían aumentado en forma progresiva desde que se instauraron en 2002 y nunca nadie hizo mucho ruido, se pensó que esta vez iba a ser igual, pero no fue así. La solución más lógica (y de menor costo político) hubiese sido volver enseguida atrás, pero este gobierno no está dispuesto a tal cosa…

    3.”Donde unos pocos sean dueños de todo y el resto solo seamos mano de obra barata para minimizar costos y maximizar las ganancias de estos inversores internacionales y sus testaferros locales.” No entiendo la relación entre el aumento de las retenciones y esto… Sobre todo, porque quienes están en las rutas son, en su mayoría, pequeños y medianos productores.


  13. La redistribución seria en los países del Primer Mundo no tiene nada que ver con la demagogia y el populismo que caracterizan a este gobierno y otros de la historia argentina. La alternativa al liberalismo económico no es el estatismo, el socialismo o el dirigismo. Y menos cuando son obra de políticos y sindicalistas corruptos. Este gobierno reedita no lo mejor sino lo peor del peronismo. Por ej. apostar a un modelo de redistribución e industrialización que compromete seriamente al sector primario de la economía, que es una de nuestras ventajas comparativas. Apostar sólo a esto sería otro error, pero lo que este gobierno está haciendo es suicida. Y además no afecta a los grandes grupos, sino a los productores medianos o pequeños. Además, si están en contra de los grandes monopolios, ¿por qué Néstor y Cristina le rindieron pleitesía de vasallos al Council of America, a Rockefeller y a William Rodhes cuando hicieron el primer viaje a New York en el 2004? Tengo guardada la nota de tapa de La Nación sobre aquel acto vergonzoso…Y por lo visto siguen en la misma, al poner por obra todo lo que ellos exigen en materia de imperialismo demográfico…Son gerentes del Gobierno Mundial y su “nacionalismo” es pura cháchara…

    Fernando Romero Moreno


  14. Rome,

    Tomate el tiempo de estudiar lo que ocurrio en Rodesia/Zimbabwe y su agricultura. Modelo clasico de lo que dice tu amigo — el estado se hizo cargo y redistribuyo. Antes? Eran uno de los pocos paises en Afrca sin hambre. Hoy? Son otra Etiopia. Eso de que el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente (Lord Acton) es muy cierto, y e ahi el problema con ser estado y redistribuidor.

    Saludos,


  15. Buenas, perdón, una pregunta para Pablo (Rosario) sobre “En los países “serios” hay medidas de redistribución, dotadas de racionalidad económica y de otras muchas condiciones institucionales”.

    ¿Quiénes son los países serios a los que hacés referencia?

    Un abrazo,


  16. Marcos:


    En todos los países, el intento de mejorar la distribución del ingreso es afrontado por impuestos a los ingresos o a la propiedad. En ese sentido, la Argentina dispone de Ganancias y de Bienes Personales. Pero, la limitación del actual equipo gobernante para usar ese instrumento es que así no crecería la enorme piñata del Estado, sino que se coparticiparía y distribuiría automáticamente a provincias y municipios.

    (…) Quizás la mejor prueba de lo equivocado de estas medidas es que países muy similares a nosotros como Uruguay y Brasil (u otros como Canadá, Australia o Nueva Zelanda) no utilizan estos instrumentos. Y resulta obvio que ellos tienen una mejor distribución del ingreso que la Argentina.

    http://www.clarin.com/diario/2008/05/12/opinion/o-1669947.htm

    Libro recomendado por una amiga que trabaja en el BID sobre políticas sociales:

    http://www.iadb.org/res/pub_desc.cfm?pub_id=b-1996&language=spanish

    Puedo mandarte fotocopias. No está disponible en la web. Pero desde esa fecha a la actualidad hay mucho material publicado sobre los mismos temas.

    Saludos.


  17. PS: en los países serios la redistribución del ingreso se hace principalmente por dos grandes capítulos: 1. impuestos con allícuotas progresivas, tal como se señala en el artículo de Clarín; 2. Estado de bienestar, que es un modo de prestar los servicios sociales que se puede criticar -el libro del BID propone otra forma de organización- pero que es muchísimo más eficiente y honesta que las truchadas del populismo clientelista que se usa en la Argentina.


  18. Nadie habla de estatismo. Sino que sea el estado el que maneje la renta extraordinaria, en contra del pensamiento de que esa renta la deben manejar los privados. ¿que hay corrupcion en el estado? chocolate por la noticia. Pero en los privados tambien. Y estos ultimos no estan obligados a responder con soluciones concretas para redistribuir, o sea que si no lo hacen anda a reclamarle a magolla. Con el estado, al menos podes cambiarlos cada 4 años con el voto.


  19. Rome: suponete que aceptamos que sea el Estado el que “redistribuya” (aunque a mí me gusta más el “más sociedad, menos Estado tradicionalista), por qué debería hacerlo el Estado Nacional? Por qué no el provincial, teniendo en cuenta que las provincias productoras tienen graves problemas a resolver también? No olvidemos que, gracias a superpoderes y otros esperpentos, la guita de las retenciones va a parar al poder ejecutivo, que hace lo que quiere y no rinde cuentas de sus gastos… A mí no me parece prudente poner en sus manos la supuesta renta extraordinaria.


  20. Pablo, ¿vos etsas seguro qeu en paises como Brasil o Nueva Zelanda hay mejor redistribucion del ingreso?
    Y agrego…lo que planteamos es que queremos ir hacia mas y mejor redistribucion, cosa que no pasaria si la renta EXTRAORDINARIA queda en manos de los privados.


  21. Don Diego:

    Ese es un segundo tema de discusion. Primero aceptemos que el estado es el que debe recaudar esa renta.
    Luego veamos el tema de nacional o provincial. Pero tengamos en cuenta que las provincias que mas ganan son Entre Rios, BA y Santa Fe… si queda en manos de las provincias…¿como redistribuis para repartir en Formosa o Chaco?


  22. No Rome. No acepto que vos digas que es extraordinario o no. A mi puede parecerme extraordinario que vos tengas dos autos. O uno.
    En fin, que no, no des por hecho que
    (i) la del campo sea una renta extraordinaria, que todavía te negás a definir; y
    (ii) que el Estado tenga derecho a recaudarla hasta el punto de hacerla confiscatoria;
    (iii) Que el eestado deba “repartirla” o como decís vos : “Redistribuirla” que es el mismo disparate con otro nombre pero menos malo que “repartir”.
    Lo que sí me parece extraordinario es que Racing juege el año que viene en primera!.


  23. EQUIDAD I

    Quizá estos datos contribuyan positivamente a la discusión. Es como un pequeño quién es quién en materia de equidad (con las limitacciones que tiene el coeficiente de GINI)

    GINI de ingresos

    Nueva Zelanda 0.362 (1997)
    Brasil 0.593 (2001)
    Australia 0.352 (1994)
    Argentina 0.483 (2007)
    Chile 0.571 (2000)

    1.-No se preocupen por la antiguedad de algunos datos, hay cierta estabilidad del patrón distributivo.

    2.-El GINI va de 0 a 1 (siendo 0 la igualdad estadística perfecta)

    3.-Otra observación. Si en un país toda la población es indigente el GINI tiende a cero y ergo están en igualdad cuasi perfecta (aunque se mueran todos de hambre). Chile es un caso notable: muy desigual pero es el país que tiene menos pobreza e indigencia en la región.

    4.-Los paises desarrollados andan en un promedio de 0.30 (son más igualitarios que nosotros) y la media para el cono sur es 0.50.


  24. EQUIDAD II

    En economía se distingue:

    1.-Distribución primaria del ingreso. Que resulta de la retribución de los factores. Es decir cuanto se lleva el capital y cuanto el trabajo.

    2.-Redistribución. Es la distribución después de impuestos, gasto público, oferta de bienes públicos, etc. (De esto es de lko que hablan los K)

    En general con (2) se trata de rectificar lo que se pueda de (1). Con distinta suerte por cierto.


  25. Rome: no, no es un segundo tema de discusión. No sé qué tanto conocimiento tenés de cómo son las cosas aquí por las provincias periféricas, pero para nosotros el estado nacional es una entelequia, una cosa etérea situada a miles de kms de distancia. La renta que generan las provincias debería ser coparticipada a las mismas y no ir a la caja del gobierno central que, te recuerdo, gracias a las leyes que sacó el kirchnerismo el año pasado, no tiene la obligación de cumplir con el presupuesto que presentan al congreso a principios de año.
    Por otra parte, se me ocurre que los ejemplos elegidos (Chaco, Formosa) no son los mejores: ambos han tenido un boom económico con la soja, y sería bueno que les quede algo de la guita que allí se genera, y que esto no dependa del olfa de turno (Capitanich).
    Más o menos como se hizo con las regalías petroleras, que pasaron a ser provinciales (y de las que Kirchner consiguió los famosos chiquicientos millones de dólares que siguen exiliados en el exterior).

    Igual, te repito: me quedo con el “más sociedad, menos Estado”

    PD: Muret, no seas malo. Que Racing juegue en primera es casi una obra de caridad…


  26. CP:

    Una aclaración: cuando pegué del artículo de Clarín debió aparecer tres puntos suspensivos entre paréntesis, y por cosas del wordpress salió un paréntesis y un emoticon. Además la redacción del párrafo final da la impresión que cuando se habla de distribución del ingreso Argentina estaría peor que Brasil, lo que no sería ajustado a los índices de GINI.

    Pregunta: sabemos que el “dibujo” de la inflación por parte del Indec “baja” artificialmente la línea de pobreza. ¿Tiene incidencia en el índice de GINI? ¿Poca?

    Cordiales saludos.


  27. Pablo:

    A priori, no.

    El indice de GINI se calcula a partir de los ingresos corrientes declarados por los encuestados en la Encuesta Permanente de hogares (EPH). Este relevamiento reunía, la última vez que vi el archivo de cerca, las respuestas de unas 63.000 familias, representativas de 23 millones de personas. Esta información es pública y gratuita, de modo que cada uno la puede tomar y calcular el GINI. En general, los cálculos caseros dan algo similar al publicado. Las diferencias se deben a ciertas decisiones metodoógicas que se deben tomar sobre la marcha, lo cual es algo normal si se las mantiene de una medición a otra (digamos que se cumpla un cierto postulado de “consistencia”).

    Hubo algunas alteraciones en la periodicidad de publicación de la EPH, pero parecería que se debió a un “boicot” de los empleados del INDEC que se solidarizaron con sus compañeros de la Dirección de Precios.

    Entonces, a priori, el efecto “Moreno”, en su versión precios, no contamina el GINI.


  28. CP:

    Gracias por la aclaración.

    Una amiga economista que trabaja en el BID -recuerdo una conversación por chat- me hizo algunos comentarios sobre el coeficiente de GINI, un tanto críticos que ahora no recuerdo bien, aunque me reconoció que ella lo usa. Groseramente recuerdo que me dijo: yo trato de no hablar ni de igualdad, ni de equidad -son difíciles de definir en concreto- y pienso que lo mejor para los países subdesarrollados es concentrar todas las energías en reducir, y eliminar, indigencia y pobreza. La cuestión de la “equidad”, el GINI y otros coeficientes de progresividad del sistema impositivo, es un debate necesario pero no tan urgente como el primer objetivo. Y mencionó el caso chileno, con la reducción de la pobreza a la mitad en años recientes.

    Cordiales saludos.


  29. Pablo

    En efecto. Son medidas bastante discutibles y no reflejan cabalmente el concepto actual de equidad. Este último, por ejemplo, comprende la igualdad de oportunidades y el GINI no da cuenta de ella.

    Lo que quizá valga retener de esta discusión es el concepto de equidad ESTADÍSTICA como una versión limitada de la equidad.

    El GINI es útil en tanto da una idea de la distribución de los ingresos monetarios de las personas, solo eso. Este concepto limitado, claro está, no deja de ser útil.

    La aversión de los organismos internacionales a estas discusión (excepción para la CEPAL) puede venir de una consideración básica: antes de preocuparse por la distribución de la renta es siempre aconsejable ocuparse de que exista una renta que distribuir.

    Saludos


  30. (…) una consideración básica: antes de preocuparse por la distribución de la renta es siempre aconsejable ocuparse de que exista una renta que distribuir.

    ¡Una reflexión desbordante de sentido común!

    Cuando se debate sobre distribución de la renta yo noto que hay “teorías implícitas” muy discutibles, o la omisión grosera de fenómenos bastante bien estudiados por los economistas. Una enumeración, no exhaustiva, sería:

    – Voluntarismo: se habla de distribuir la riqueza como si se estuviera en posesión de la piedra filosofal. Toca a los economistas hacer de aguafiestas: la piedra filosofal traería inflación en oro…

    – Mercantilismo implícito: la riqueza de una sociedad parece consistir en acumulación de metálico (o de reservas en el Banco Central) que pueden distribuirse de una sola vez sin mayores consecuencias. O bien se cree que un país es rico si exporta mucho e importa casi nada.

    – Noción estática y “absoluta” de la riqueza: se tiende a imaginar la riqueza como una torta, o un conjunto de bolsitas con oro, que puede repartirse en cualquier momento, por un simple acto de voluntad política. Cuando se supera esta ingenuidad, se pasa otra forma de ingenuidad, que consiste en pensar en la riqueza como un conjunto de bienes que puede “rematarse y distribuirse” entre los pobres, en un período breve de tiempo, sin tener en cuenta que buena parte del valor de esos bienes es fiduciario, y se esfumaría en el momento mismo en que decidieran tomarse medidas confiscatorias que dañaran la seguridad jurídica.

    – Ignorancia de la curva de Laffer y de la posible fuga de capitales: pareciera que se piensa que es posible elevar al infinito la presión tributaria global para redistribuir, sin que caiga la recaudación; o de que en el mundo actual, cuando al capital se lo grava demasiado, aparece el fenómeno de la fuga de capitales, con la consiguiente depreciación de los activos locales y la caída de los salarios reales.

    – Creencia en la omnipotencia de las leyes: se supone que en materia laboral o impositiva el único problema consiste en tener buenas leyes y aplicarlas eficazmente. Se suele ignorar los efectos económicos devastadores que puede tener una legislación (bienintencionada, pero inadecuada) sobre el empleo, la formalidad laboral, la sustentabilidad de los sistemas jubilatorios, etc.

    Seguramente me olvido de muchas otras cosas

    Saludos.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: