h1

1976 – 16 de Septiembre – 2008

16 September, 2008

46 comments

  1. Linda peli de ficcion…


  2. Que peli pedorra… tanto lío por un boleto!! Ah, ¿había mas?


  3. Si, ficcion. Así está Argentina. Por creer ver ficciones allí donde hubo realidad…


  4. Sr. Cachafaz,
    Si usted cree que esto no paso entonces supongo que tendrá una idea de donde podrán estar los seis chicos que aún hoy permanecen desaparecidos.

    A veces no me queda claro si negar los crímenes del Proceso es un ejercicio para evitar a la conciencia la culpa que supondría descubrir que se ha apoyado ideológicamente un genocidio o si es el simple, terrenal y humanisimo miedo al accionar de la Justicia por, como mínimo, apología del delito.

    Saludos a todos.
    Javier Blanco


  5. Sr. Blanco: Lo que es de ficción es que esos chicos “desaparecieron” por pedir un boleto estudiantil. Eran miembros del Grupo de Estudiantes Socialistas Antiimperialistas y de UES, es decir ERP y Tendencia/JP (Montoneros). Toda la fabulación está construida sobre el testimonio de Pablo Díaz (miembro “combatiente” del ERP y uno de los “desaparecidos” aperecido), sin ningún tipo de pruebas. Casualmente, otra “desaparecida” -Emilce Moler- (miembro “combatiente” de Montoneros) apareció a fines de los ’90, vivía en Mar del Plata, y a cambio de guita dio su testimonio a Página 12 (15/9/98). Pero, oh casualidad, nos cuenta Emilce que ella se sigue carteando con Gustavo Calotti, otro “desaparecido” aparecido (también de UES/Montoneros) y que vive en Francia. Pero, oh casualidad, según Clarín (18/9/99), en un acto en el Colegio Carlos Pellegrini habló José Luis Calvo, otro “desaparecido” aparecido (UES/Montoneros).

    Respecto a la que “rasguña las piedras, en el libro de Gorbato, “Montoneros: Los soldados de Menem”, nos dice el hermano de María Claudia Falcone: “Mi hermana no era una chica ingenua que peleaba por el boleto estudiantil. –¿Tu hermana y vos eran montoneros convencidos? –Sí. Nadie nos usó ni nadie nos pagó. No fuimos perejiles como dice la película de Héctor Olivera. En el departamento donde cayó mi hermana se guardaba el arsenal de la UES de La Plata.”

    Repito. Bonita película de ficción.-


  6. Estimado Cachafaz, coincido con vos en que estos chicos no eran ningunos nenes de pecho. Sin embargo, condeno enfáticamente lo que se hizo con ellos. ¿Juicio? ¿Derecho a defenderse? No, ¿Para qué?

    Si, ya se, para que venga un Cámpora o un Menem, abra las cárceles y los deje salir a todos. ¿Y por eso no lo hicieron? Bueno, gracias a ellos hoy seguimos ocupándonos de los criminales que se “ocuparon” de los criminales hace 30 años. En lugar de mirar 30 años hacia adelante, como en cualquier país más o menos serio, acá seguimos mirando 30 años para atrás como Neanderthales que somos.

    Como digo siempre, gracias a estos jóvenes idealistas y gracias a sus criminales tenemos este país dividido a perpetuidad. Gracias, montón de soretes.


  7. Sr. Cachafaz: la verdad que vi la peli (bastante mal actuada, por cierto), y me la creí a esa de que era por un boleto. Me pareció bastante extraño, pero bueno …

    La información que usted acaba de brindar me sorprende sobremanera.


  8. Sr. Cachafaz,
    Claudio De Acha, Maria Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel A. Racero y Horacio Ungaro son los nombres de los seis chicos que continúan desaparecidos. No tengo la certeza pero si la fuerte sospecha de que no viven en Francia, ni viven en Mar Del Plata, ni viven en Buenos Aires y casi seguro que no viven en ningún lado, al igual que el resto de los desaparecidos durante el Proceso.
    Es probable que la desaparición de estos chicos no haya tenido que ver con el reclamo por el boleto estudiantil, eso la justifica ?. ¿ La militancia de estos chicos la justifica ?.
    Es extraño que tantos miembros combatientes de ERP y Montoneros se hayan dejado arrastrar a los campos de concentración sin disparar un solo tiro. Sin duda sabían lo que les esperaba sin embargo no atinaban a echar mano de las armas que según usted tenían.
    Por ultimo, supongamos que fuera cierto que todos eran combatientes y esto era una guerra y la mar en coche. ¿ Que clase de ejercito tortura a los prisioneros enemigos ?.
    Y después los roba. Les roba sus bienes Les roba sus hijos si los tienen. Y después los mata. Arrojándolos vivos desde aviones al Río de la Plata. Enterrándolos en fosas comunes. Negándoles ya no solo la posibilidad de un juicio justo (si es que algún crimen habían cometido) sino aunque mas no sea la mínima posibilidad de una muerte honorable.
    Perdóneme, Sr. Cachafaz, pero usted se humilla al intervenir con una opinión que puede interpretarse como una defensa a responsables de un genocidio.

    Saludos a todos.
    Javier Blanco


  9. Guau…

    Javier, como simepre, soberbia exposicion…


  10. Coincido con varias cosas que voy a aprovechas de Mr. White porque las dijo mejor que yo:

    a) La compulsión obsesiva de los defensores de los militares para con el tema es idéntica a la de los grupos de familiares de desaparecidos. A unos los impulsa la necesidad de justicia (tal vez venganza, es cierto), a los primeros en cambio la vieja y conocida “cola de paja”. Un problemita relacionado con la culpa y el miedo, diría un psicólogo.

    b)Los argumentos siempre son infantiles. Suponen la igualación del estado a la conducta de los grupos de izquierda de los 70, exagerando la violencia de éstos para luego maquillar la propia, siempre más cruda y más violenta. Ignorando sobre todo que en el supuesto caso de que fueran iguales, la gravedad es mucho mayor cuando la realiza el estado, por su brutalidad pero sobre todo por el grado de indefensión que supone la agresión por parte de quien debería proteger.

    c) No comparto para nada la posición de Mysterio tampoco. Me parece que no conduce a nada, que se apoya en algunos pensamientos automáticos como “en los paises desarrollados no miran para atrás” como si ser desarrollado implicara ser ciego ante la injusticia, o si estar avanzado signifacara haber dejado un reguero de injusticias detrás. Además del error de ese pensamiento, encierra otro más pior: la idea de que se puede hacer oídos sordos a las heridas, se puede obligar a olvidar y guardar secretos, y eso no va a tener repercusiones en el presente y en el futuro. Tal suposición implica un país con pies de barro. No existe nada más dañino para el ser humano como desatender las heridas y obligar al secreto. Millones de neuróticos en terapia y ejerciendo la misma profesionalmente podemos dar cuenta de eso. Los países no funcionan distintos a las personas. Le temen al cambio y al crecimiento, caen en la repeteción de lo malo como bien dijo SigF.
    Por otro lado, culpa a los idealistas de lo mismo que a sus asesinos es bastante peligroso para la historia.

    c, o d, me perdí) Estamos olvidando cosas como que eran menores de edad, detalles…


  11. Javier, su visión coincide con la mía: si había algún crimen que imputarles lo correcto hubiera sido llevarlos a juicio, permitirles defenderse y, llegado el caso, de demostrarse su culpabilidad, que se pudran en la carcel como ahora está comenzando a ocurrir con algunos de sus criminales.

    Sin embargo no dejo de percibir en sus palabras un dejo de simpatía hacia esas organizaciones que menciona… Yo no sé si me enorgullecería (o consideraría un “pecadillo de juventud” como Patricia Bullrich) de mi pertenencia a dichas organizaciones que sin dudas tildo de criminales por estar sus manos tintas en caudales de sangre inocente…

    No creo que una excusa tipo “ah, no, fulanito pertenecia al ERP pero nunca hizo un disparo”, puesto que sería comparable a “si, yo pertenezco al cartel de Juarez, pero nunca le entregué un raviol de cocaína a un adolescente”… ¿Me explico?

    Por favor, don Blanco, dígame que condena (o al menos reprueba) el accionar (y el pertenecer) a estas organizaciones, y en ese caso adheriré por completo a su comentario… Lo cual obviamente no le quita el sueño.

    En fin.


  12. Pero… ¿estos chicos no tenían abuelas? ¿No podría la Universidad Católica de Córdoba entregarles a ellas un doctorado honoris causa, siquiera post mortem y en simbólico homenaje, ya que es probable que ninguna de ellas viva aún? ¿No hay ninguna Universidad Católica en el país que se atreva a realizar este gesto de mínima reparación, ante la hijodeputez extrema cometida por el Rector de la Universidad Católica de Córdoba al galardonar a la Carlotto, militante convicta y confesa del terrorismo marxista?

    — María Cristina VIOLA, salvajemente ametrallada en la ciudad de San Miguel de Tucumán, a los 3 años, junto a su padre, el capitán Humberto A. Viola, el 4 de diciembre de 1974.

    — David KRAISELBURD, secuestrado a los 9 meses en 1978.

    — Froilán VÁZQUEZ, de 6 años, asesinado por la guerrilla el 14 de abril de 1974.

    — Andrea LEDESMA, de 15 años, asesinada por la guerrilla mediante una bomba el 12 de septiembre de 1976 en Rosario, Santa Fe.

    — Guillermo A. CAPOGROSSI, de 6 años, asesinado por la guerrilla el 25 de octubre de 1976, en Córdoba.

    — María Leonor BARALDI, de 15 años, asesinada el 25 de enero de 1977 por una bomba colocada por subversivos en Rosario.

    — Juan Eduardo BARRIOS, de sólo 3 años, asesinado por una guerrillera el 7 de diciembre de 1977, en Lanús.

    — Paula LAMBRUSCHINI, de 15 años, asesinada por la guerrilla mediante una bomba el 1° de agosto de 1978.


  13. VENGANZA VICIOSA

    A Santo Tomás de Aquino le debemos las sutiles distinciones entre venganza virtuosa y viciosa, así como el enunciado de las muchas causas por las que esta última tuerce la justicia, imposibilita la equidad y degrada tanto el honor de los hombres como el de las sociedades. Si lo que principalmente intenta el vengador —explica el Aquinate— es el mal de aquel de quien se venga y en él se complace, eso es totalmente ilícito, porque gozarse del mal de otro es odio, opuesto a la caridad. Ni vale el que alguien se excuse diciendo que intenta causar un daño a quien injustamente se lo causó a él, como tampoco queda uno excusado por odiar a quien lo odia. Pues no hay razón que justifique el que peque yo contra otro porque este primero pecó contra mí (“Suma Teológica”, IIa, IIae, q. 108, art. 1).

    Analizadas a la luz de estos rectos principios las múltiples acciones vengativas que ejecuta el Gobierno contra quienes combatieron al marxismo, no queda ni rastro de duda de la extrema ilegitimidad que tales acciones sistemáticamente configuran. Todo está planificado y ejecutado para que triunfe el rencor, el desquite y el revanchismo más atroz; como todo está sádica y morbosamente dispuesto para que quienes padecen el escarnio tribunalicio sean ultrajados a mansalva, antes, durante y después del pseudojuicio a que se los somete.

    No hacemos referencia aquí a los inmensos desaguisados legales, que los más decentes hombres de derecho llevan registrados, sino a algo más grave que constituye la atmósfera intencional de esos estrados repelentes. Algo que es propiamente un espíritu demoníaco por el que se halla solaz en mostrar a los acusados en las situaciones más impúdicas y frágiles posibles. Es que una consigna implícita mueve a los actores de la terrible farsa, y es ella la degradacion inmisericorde de quienes han capturado y exhiben como rehenes. Así, en donde debiera señorearse la ecuanimidad, se sientan los terroristas triunfantes, subsidiando con descaro desde sus cargos oficiales a la turba que festeja la impunidad de sus crímenes. Acrece la indignación cuando se los escucha decir que en ésto aventajan los tiempos actuales a los pasados: en que ahora disfrutamos de los beneficios de tamaños juicios públicos. La ventaja, claro, es que facinerosos como Duhalde, Verbitsky o Bonasso, puedan encarcelar a los combatientes que se enfrentaron con la invasión cubana y soviética a la que ellos sirvieron. La ventaja, claro, es la falsificación de la historia y la glorificación de los victimarios; y la posibilidad de que degradados y presos los héroes de Tucumán y de Malvinas, el matrimonio usurero y vil de los Kirchner siga hablando de la memoria y de la identidad.

    Diremos una vez más, y ya son cientas, que no todos los militares sometidos a condenas se nos hacen defendibles o justificables. Sustantivas diferencias nos separan de ellos, de sus ideologías y de sus procedimientos, y públicamente lo sostuvimos cuando estaban en la plenitud del poder y no sometidos al vilipendio, como ocurre en el presente. Pero estas diferencias, que muchísimo importan y que la historia veraz debería recoger, ceden ahora ante la contumacia de los vengadores. Porque no buscan ellos restituir algún bien alterado, el castigo del pecador en orden a su enmienda, o la tranquilidad social y la conservación de la justicia, como puntualiza Santo Tomás para calificar a la venganza legítima. Nada de eso. Lo que se busca y se logra, lamentablemente, es la apoteosis de la guerra revolucionaria, la continuación impune de su contracultura y su antinaturaleza, la promoción incondicional de la enemistad con el Orden Natural y Sobrenatural. Mientras, bajo tamañas ruinas del espíritu, florecen para estos delincuentes exculpados y ahora gobernantes los negocios más sucios de la plutocracia vernácula e internacional. Pocas veces la alianza liberal-marxista que configura al Régimen alcanzó la obscenidad y la indecencia que el kirchnerismo sabe imprimir a todo cuanto roza. Pocas veces las finanzas salvajes y el progresismo, el capital hebreo y la subversión, la alta banca y la putrefacción posmoderna, alcanzaron tanta coyunda de beneficios como en las actuales circunstancias.

    No está el arreglo en llevar a los facciosos de ayer ante los tribunales. ¿Cuáles, los de los sodomitas, aborteras y ateos? Ni en mendigar una amnistía. ¿A quién, al despotismo criminal de los que gritan ni olvido ni perdón? Ni en seguir alimentando la mitología de los dos demonios, la Plaza de Mayo para todos, la reconciliación de los opuestos y fruslerías semejantes.

    El antídoto de la venganza es la Justicia. Que incluye la declaración y la ejecución de la justísima batalla contra la tiranía. En todos los órdenes. Como lo hicieran, por ejemplo, para su gloria, Alexander Solzhenitsyn o el Barón de Wrangel, o Jordán Bruno Genta y Horacio Fernández Cutiellos, si se nos piden ejemplos más cercanos. La pelea pendiente y necesaria ha de abarcar la totalidad de los ámbitos contaminados, y ha de contar con varones y mujeres que empiecen por tener claridad completa en las cabezas.

    Nuestro modesto aporte a tan inevitable como necesario combate, sea —por lo menos— llamar a las cosas por su nombre.


  14. Castrenses

    EL LEÓN MORDIDO

    Queridos compañeros
    y camaradas:

    El ultraje es permanente. Si consideramos que los apresamientos son como consecuencia de haber honrado la palabra dada cuando juramos defender la Bandera hasta la muerte, evitando por todos los medios que flameara el trapo rojo en los mástiles de la Patria, fácil nos resultará concluir en que ya pasó el tiempo del abogado. ¡Éramos tan chicos, y ya éramos soldados! Nunca dejemos de serlo. Hace poco me consultó un joven General, echado a los pocos meses de haber ascendido. Estaba preocupado por el giro que están tomando los juicios y lo pertinaz de la persecución. Pienso que, a veces, en momentos dolorosos vale la pena una sonrisa.

    Entonces, al camarada que me consultaba le contesté con un viejo cuento. Dice así: En el África del apartheid, un negro que andaba en su auto por los barrios de los blancos cometió una infracción de tránsito. Fue apresado, llevado ante un tribunal de “Justicia” y condenado. La pena consistía en luchar de igual a igual con un león. Ambos contendientes deberían ayunar durante dos días, antes del combate. Cuando llegó la hora, el negro fue llevado al estadio de los blancos, colmado de público.

    Fue atado (se le dijo que era una precaución para que no resultara lastimado el león, ya que había que preservar el ecosistema, y se trataba de una especie en vías de extinción). Luego se lo introdujo al negro en un pozo, sobresaliendo únicamente su cabeza. El león, hambriento y feroz, fue soltado.

    Arremetió contra el infractor y en la primera pasada le arrancó una oreja; volvió a la carga, hecha agua la boca, y en la segunda arremetida le arrancó al negro la nariz y un trozo de cara; cuando encaró la tercera embestida, el mortificado negro lo vio venir, lo midió e hizo un movimiento evasivo con la cabeza, logrando morderle fuertemente los huevos al león. De las tribunas surgió un alarido histérico: “¡Peleá limpio, negro hijo de puta!”

    La historia del negro y el león viene a cuento. Resulta que, luego de treinta años, el enemigo con ropaje cívico nos apresa y nos dice:

    — Nosotros no somos como ustedes: les reconoceremos sus derechos, los someteremos a los jueces de la Constitución, no como lo que ustedes hicieron con sus pobres víctimas, indefensas e inocentes. Les daremos, en fin, un juicio justo en el que contarán con todas las garantías. A ver qué tienen que decir, ¡defiéndanse!

    — Bueno, en primer lugar, las leyes de Punto Final y Obediencia Debida…

    — ¡No! Esas leyes no sirven más, fueron declaradas inexistentes por la nueva Corte Suprema…

    — Ah, bué…, entonces invocamos en nuestro favor la prescripción de la acción penal, ya que se trata de hechos que pasaron hace más de un cuarto de siglo y…

    — ¡No! Esos hechos nunca prescriben, porque se trata de delitos imprescriptibles, de lesa humanidad…

    — Ah, entonces, nos amparamos en el principio de la cosa juzgada (non bis in ídem), nadie puede ser juzgado dos veces por la misma causa, y nosotros ya fuimos sobreseídos…

    — Sí, pero no… Tampoco pueden ampararse en la llamada “cosa juzgada” porque esos juicios fueron nulos, resueltos en mérito a leyes que no existen más y se oponen a los Tratados de Derechos Humanos que se incorporaron a la Constitución Nacional a partir de 1994.

    — Está bien, entonces invocamos la amnistía y el indulto, lo que impide que se nos vuelva a juzgar…

    — Claro. Pero las amnistías y los indultos están prohibidos para amparar delitos crueles, atroces y aberrantes, como los que ustedes cometieron contra nosotros…

    — Entonces alegamos el cumplimiento de las órdenes del servicio, impartidas por autoridades constitucionales, para combatir al terrorismo y a la subversión apátrida, en tiempo de guerra; está claro que según la ley vigente en el momento, los delincuentes eran los terroristas y no las Fuerzas legales…

    — Sí. Pero ahora, según los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, el único delito de terrorismo que existe, es el “terrorismo de Estado”, que se asimila al crimen de “lesa humanidad”, por lo que no se puede alegar el cumplimiento de órdenes ilícitas.

    — Planteamos, entonces, la nulidad de todo lo actuado por jueces designados después de 1983, pues no son nuestros jueces naturales, los cuales nos fueron quitados (lo que pone en riesgo la validez de las órdenes de detención que están librando los actuales magistrados carentes de competencia para juzgar estos hechos)…

    — ¡Error! Después de 1983, cuando se reformó el Código de Justicia Militar, ustedes eran juzgados por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, integrado por militares y no por jueces de derecho. La nueva ley no les sacó jueces, sino que les dio más jueces, y por añadidura, más aptos, letrados, capacitados e independientes. La nueva ley, en fin, les dio mayores garantías… Aparte, la Corte Suprema de la democracia dijo que esa reforma era constitucional.

    — Ah, no lo habíamos visto así. Entonces, si la reforma de Alfonsín fue constitucional, ¿por qué se declararon inexistentes o inconstitucionales las leyes de Punto Final y Obediencia debida, que también son de aquella época y que fueron aplicadas muchas veces por la Corte Suprema de la democracia?

    — Es que, como ya se les explicó hasta el cansancio, se trataba de leyes que servían para la impunidad de delitos que lesionan garantías contenidas en los Tratados Internacionales que fueron incorporados a la Constitución en 1994.

    — Bien, entonces invocamos el principio de irretroactividad de la ley penal más grave, o de retroactividad de la ley penal más benigna, que es un principio fundamental del derecho penal liberal, y que impide que se nos juzgue en base a leyes dictadas con posterioridad al hecho.

    — Ese principio no rige en casos de delitos de lesa humanidad, como los que ustedes cometieron… ya que, al ser imprescriptibles, los van atrapando todas las leyes que se vayan dictando a lo largo de la historia de la humanidad…

    — Entendido, entonces, permítasenos ampararnos en el principio de legalidad, contenido en el sistema del “tipo penal” (todo lo que no está prohibido, está permitido), pues el delito de “lesa humanidad” no está tipificado en nuestro Código Penal, ni en nuestra Constitución Nacional…

    — Bien, eso es cierto… Pero no se impacienten, ya lo estará algún día. Por ahora, si bien no ha sido descrito con el rigor formal que exige la ley penal en materia de “tipicidad”, hay un par de descripciones en el planeta, una de las cuales obra en la Convención de Roma, creo… Y así, podría seguir hasta el infinito.

    Pregunto: ¿no habrá llegado la hora de morderle los huevos al león?

    Un fuerte abrazo para todos, y especialmente un orgulloso saludo militar a nuestros prisioneros de guerra.

    Juan Gustavo Igounet

    Nota: El autor remitió esta carta a sus compañeros de promoción del Colegio Militar de la Nación, con ocasión de las nuevas detenciones de personal militar.


  15. Mysterio todo esto no empaña en nada el aprecio que le tengo virtual y personalmente.


  16. Javier Blanco:

    Veamos la secuencia…

    1) Rome postea el afiche de la noche de los lápices.
    2) Cachafaz dice que es una “bonita peli de ficción”.
    3) Vos decís le cuestionás eso.
    4) Cachafaz aclara que se refiere a que, en realidad, la desaparición y muerte de esos adolescentes no se debía al reclamo por el boleto estudiantil sino a su militancia más allá de eso (vinculación con la lucha armada incluida).
    5) Vos decís que Cachafaz “se humilla al intervenir con una opinión que puede interpretarse como una defensa a responsables de un genocidio.”
    6) Yo digo:
    Más allá de las “simpatías <>” de Cachafaz (las cuales desconozco), en ningún momento hizo una defensa de “los responsables de un genocidio”. Simplemente llamó la atención acerca de algo que, de manera absolutamente intencionada, se suele pasar por alto.

    Saludos


  17. Duaca, ponele que te dé la razón, que es tan sano mirar 30 años hacia atrás como mirar 30 años hacia adelante…

    En ninguno de mis escritos se desprende que yo equipare a unos criminales con otros. ERP, Montoneros, eran (son?) organizaciones criminales. Aquellos que los exterminaron, ni hablar, tambien fueron criminales. ¿Querés que yo te hable del grado de criminalidad de cada uno? Ni en pedo. Ponele que nos pongamos de acuerdo en que el terrorismo de estado puede calificarse de genocidio y por lo tanto de crimen de lesa humanidad (y por lo tanto imprescriptible) mientras que los crímenes de ERP y Monto son sólo crímenes.

    Ponele todo eso.

    Los de estas organizaciones no dejan de ser crímenes, y crímenes muy atroces. Y si están prescriptos, OK, perfecto, pero no puedo entender que alguien simpatice con estas organizaciones criminales y/o aquellos que las integraron, hayan o no sido autores materiales de alguno de sus numerosos crímenes de inocentes…

    Imagino que compartís el ABC de mi postura: si se les imputaba algún crimen (atroz o no, menores o no) la acción a seguir era llevarlos a juicio con todas las de la ley y no exterminarlos.

    Y por último, decime si hoy por hoy no estaríamos mucho mejor si no hubiera razones para mirar atrás… Que se yo.

    Igual…

    Tanto Rome, como vos, como Blanco… no puedo entender que simpaticen con esa gente, no me entra en la cabeza (y obviamente mucho menos me entran en la cabeza los otros, no?)


  18. Y a los de los mensajes largos, lero lero no leí nada.


  19. Luego de leer todos los comentarios, me quedan más sombras que luces. Se me plantea un dilema respecto a estos juicios a los militares que estamos viviendo actualmente:

    Los crímenes de los militares fueron cometidos. El pecado existió. Haga 1 mes, 1 año, 25 o 60 años los crímenes existieron. Creo que el cuento del negro y el león no tiene mucha validez. Los argumentos esgrimidos por los militares para no ser juzgados no tienen validez moral de ningún tipo. Aunque legalmente la tuvieran, la cagada se la mandaron y punto. Es decir, ellos no tratan de demostrar que no hicieron nada malo, que son inocentes, o que fue legal lo que hicieron. Sus argumentos son que no se los puede juzgar por esto o por aquello…
    Me hacen acordar a los argumentos de Saddam Hussein cuando se lo estaba juzgando: él no trataba de probar que era inocente, solo afirmaba que el juez que lo juzgaba era incompetente, que él no lo reconocía como tal, y que el juicio era ilegal (tal vez porque era consciente que no tenia argumentos para sostener su inocencia).
    En fin, visto desde este punto de vista, se los debe juzgar y castigar.

    Ahora bien, la duda se me plantea cuando analizo el texto VENGANZA VICIOSA de Antonio Caponetto que aparece ahi arriba. Estamos hablando de juicios justos, merecidos o simplemente se trata de venganza? Realmente, como catolico el solo hecho de verlo como lo ven las Madres de Plaza de Mayo, y que se yo que otra organizacion de D.D.H.H. me da repulsion. Parece que esta gente solo busca venganza. Y trata de concientizar a la poblacion con ese mismo pensamiento.

    Mas alla de mi ignorancia, pero ver como festejaban vengativamente, exponiéndolos al ridículo, las condenas a Menendez y Bussi, me dio un poco de lástima por estos tipos y sus familias (por supuesto que también me da mucha lástima sus victimas y familias de éstos). O por ejemplo, cuando leí por ahí una pancarta dirigida al P.Von Wernick que decía: “Que te perdone Dios, nosotros ya te condenamos”. Solo vi odio, rencor y venganza en ese cartel, en el sentido descrito por Santo Tomas.

    Por eso, las dudas amigos. Que es lo mejor en estos casos? Tal vez esperar el Juicio de Dios?
    Que se yo, el que tiene fe tal vez me entienda en esto último.

    Saludos cordiales.


  20. Creo que la mejor manera de terminar con todo esto es que se juzgue a los militares que fueron responsables de la represión ilegal y a los terroristas y que después pase una generación que ya no tenga a quién juzgar. Cuando eso pase, quizás todo el mundo deje de mirar para atrás.


  21. Nacho, lo que decís tiene sentido… Fijate que siempre cuento (uf, otra vez anécdotas familiares) que un antepasado mío era un ferviente federal, otro un salvaje unitario, imaginate el odio irreconciliable que se tenían… Se deben revolver en sus tumbas pensando que un par de generaciones después sus descendientes se casaron y pueden analizar lo ocurrido en esas épocas tomando partido o no, pero seguro despojados de odios (y de ganas de degollar a nadie).

    Cuando algun descendiente de Bonafini se case con un Videla (imaginate, hoy impensable… pero en 100 años?) esto habrá quedado atrás.

    Mientras tanto, como digo siempre: gracias a todos, montón de soretes.


  22. Reitero Sr. Blanco lo que digo arriba. Y usted lea lo que yo escribí y no lo que a usted se le ocurre que yo digo. La película es de ficción desde el momento que nos pretende a hacer creer que esos chicos desaparecieron porque pedían un boleto estudiantil. Lo demás, lo dejo por su cuenta. Si usted cree que esos chicos se dejaron atrapar sin pelear, usted no vivió esos años. Lo que usted debería hacer es leer: a Caparrós y Anguita, Gorbato, Firmenich, Verbistky (antes de ponerse a medrar con el tema), etc. ¿Dígame cuál de todos estos autores es de derecha o reivindica el Proceso? En todo caso, lo que a usted le molesta es que ellos tiren abajo el mito de los “jóvenes idealistas” y aparezcan estos jóvenes como lo que verdaderamente fueron: terroristas.


  23. La palabra “terrorista”, al igual que “genocida” a veces son tomadas a la ligera. A todo el que toma una vida inocente yo prefiero llamarlo por su nombre genérico: Asesino. Despues, según de que lado esté se podra discutir si fue terrorista, genocida, joven idealista, valiente guerrillero, y ahi nos metemos en discusiones eternas.

    Por eso lo mejor es ir a lo “duro”, a lo incuestionable: Mataste un inocente, sos un ASESINO. Listo. Sin discusiones.

    TOOOOODA la parafernalia de discusiones, encasillajes, hubo guerra, no hubo, y cuestionamientos viene después, pero todos tenemos que estar de acuerdo en el ABC. ASESINOS.


  24. Mysterio: Lo dicho por Ud. es la única soberbia exposición.

    Tau: Las defensas jurídicas “formales” de los militares son tan “formales” como las de las terroristas en orden a dejar impunes los crímenes.
    Como los asesinatos de los terroristas no entran -según su interpretación- dentro del tipo penal “crímenes de lesa humanidad” entonces están prescriptos; entonces tampoco hay aplicación retroactiva del Tratado de Roma; entonces tampoco la derogación y/o inconstitucionalidad de los indultos -simil obediencia debida y punto final- aplica a los terroristas, sí a los militares; no pueden ser juzgados por otros jueces que los que eran su jueces naturales, etc.
    Idéntico cúmulo de “formalidades jurídicas” garantistas se aplican rigurosamente a unos -los terroristas- para que queden impunes sus asesinatos, y rigurosamente no se aplica jamás ese cúmulo de “formalidades jurídicas” garantistas a otros -los militares- simplemente para mandarlos presos a toda costa. ¿Igualdad ante la ley? Olvídalo. Todo decidido por jueces -que se dicen independientes- que se pasan hablando de las garantías constitucionales en la persecusión penal. Vamos… no disfrazar a la mona -de la VENGANZA- de seda, mona vengativa queda.


  25. Yo leo el post de los juicios injustos y no entiendo como se compagina esa crítica contra la supuesta informalidad de un proceso, con la vanagloria por la ausencia total de ningún proceso cuando sus defendidos estaban en el poder.
    Es decir, hubiera sido mucho mucho mejor que a los supuestos terroristas, a los subversivos, a los montoneros, al erp, a la fap y a todos los miles de inocentes, que a todos ellos se les realizara un juicio y se los condenara o no a prisión, carcel común y pancarta.
    Pero no, los tiraron al río, los mataron a sangre fría, los robaron, los desaparecieron, impidieron que las madres y familiares tuvieran siquiera un sitio donde llorarlo, en el caso en que no los obligaron al destierro.

    Y se sorprenden de que haya animos de venganza o vicios en los procesos judiciales (cosa ademas discutible), como si no la hubieran generado los ahora acusados con su accionar…


  26. Y por favor alguien que diga que es un DISPARATE todo lo que el tonny caponetto acaba de publicar. No imagino como se debe ver la vida pensando así.


  27. Razonamiento Duaca:

    1.- Si Adolfo Hitler hubiera “desaparecido” al final de la II Guerra, hubiera sido torturado por los rusos o los yanquees, su cádaver hubiera sido tirado al Mar del Norte y no hubiera sido juzgado

    entonces entendemos que,

    2.- Adolfo Hitler debería ser recordado como un mártir de los derechos humanos, y nada debería decirse sobre el hecho de que ADEMÁS de una víctima, TAMBIÉN un genocida y asesino. Debería eregirse un Monumento a la Memoria donde dijera: “Adolfo Hitler, desaparecido, Agosto de 1945”. Sus crímenes deben pasar al completo olvido y sólo recordarse su final trágico de violación a los DDHH.

    Así como Hitler:
    a) asesinos como los hijos de la Bonafini, la Carlotto, otros asesinos de La Plata, estos de la película de ficción “La Noche de los Lápices”, Rodolfo Walsh, y tantos y
    b) Los asesinos vivos que NO SON JUZGADOS con base en “formalidades jurídicas garantistas”, como Horacio Verbitsky o los asesinos de Rucci, y muchos otros ASESINOS QUE OCUPAN CARGOS DE GOBIERNO, COMO EL CANCILLER ARGENTINO TAIANA, para ser claros.


  28. Sr. Mysterio,
    Honor que me hace al pedirme que amplíe mi parecer para así poder coincidir conmigo. Se lo agradezco y lo hago brevemente:
    Condeno el accionar de los grupos guerrilleros de los ’70.
    Ahora las aclaraciones.
    ¿ Porque no hago esta salvedad cada vez que debato sobre el tema ?.
    Porque se trata de crímenes muy distintos tal como el Sr. Duaca lo precisa bien en el inciso b) de su escrito.
    Porque mientras los responsables de acciones guerrilleras están, en su gran mayoría, desaparecidos, los que llevaron a cabo la represión siguen, hasta ahora, impunes.
    Porque, como ya escribí en alguna oportunidad, mientras los deudos de las victimas de la guerrilla obtuvieron como compensación la mas brutal de las venganzas, los otros, los familiares de desaparecidos, no tuvieron ni siquiera la posibilidad de enterrar a sus muertos queridos.
    En ese estado de cosas no puedo permitirme ni aún escribir en el mismo renglón y con la misma letra ambos crímenes. Me daría pudor hacerlo y que alguien pensara que juzgo de la misma manera uno y otro accionar. Que los igualo. Que establezco algún paralelismo.
    Le aseguro que no simpatizo con grupos guerrilleros de ningún tipo. Quizás la confusión se produzca porque sí tengo algunas coincidencias ideológicas con dichas organizaciones. Pero eso no me hace Montonero. La palabra coincidencia describe muy bien la situación. Es solo una coincidencia.
    Por ultimo, yo también quisiera que nada de todo esto hubiera pasado y que no nos dividieran temas tan dolorosos como este. Pero nos paso. Nos paso a todos nosotros.
    Y ahora tenemos que arreglarlo. Para que crezcamos como país, como sociedad y podamos seguir adelante.
    ¿Y como se le ocurre que esta herida, este enfrentamiento, se terminara ?. Ya probamos con el olvido y no resulto. A mi entender, la formula es juicio y castigo. Juzguemos a quienes se deba juzgar de una vez y terminemos ya con esto.
    ¿Coincidimos un poco más ahora, amigo Mysterio?.
    Ojalá que si.
    Un fuerte abrazo.

    Saludos a todos.
    Javier Blanco


  29. Sr. Cachafaz,
    No sabe cuanto celebro que me marque este error que he cometido. Ahora entiendo perfectamente. Usted solo cuestiona de la película la falacia de la hipótesis de la desaparición por el reclamo del boleto estudiantil cosa, por otra parte, que yo admito como posibilidad. Así que entonces, ¿ usted coincide conmigo en condenar la represión de la época del Proceso, las torturas y desapariciones, la apropiación de niños y todas las violaciones a los derechos humanos cometidas por esa Dictadura ?.
    Por un momento pensé y temí realmente que usted estuviera justificando esos crímenes.
    Imperdonable error de mi parte.
    Le pido encarecidamente disculpas y que se explaye convenientemente en la condena de esos brutales accionares tal cual es su pensamiento.

    Saludos a todos.
    Javier Blanco


  30. Don Blanco, con que se refiera a ellos como “crímenes” ya hace más que muchos. Ya que es imposible ponernos de acuerdo en todo, por lo menos es bueno acordar el ABC.

    Si bien es cierto que muchos de ellos están desaparecidos, muchos otros (y en algunos casos los mas violentos, como Nilda Garré y Taiana) hoy están en el gobierno.

    Y si sus crímenes prescribieron y ya no pueden (ni deben) ser juzgados, por lo menos me gustaría que reciban alguna clase de “condena social”, que se yo… Que no vayan presos si no fueron juzgados oportunamente, pero tampoco los premiemos con ministerios y jubilaciones de privilegio. Eso me parece triste.

    Por último, coincido en su visión de que se trata de crímenes de distinta magnitud, pero siguen siendo crímenes. Un rinoceronte es distinto que una cebra. Ambos son animales, y ninguno es humano. Del mismo modo, ambos son criminales, ninguno de ellos un ciudadano con la colita limpia.

    Y en eso, tanto Nilda Garré como el Chicho Camps se parecen más entre ellos que ambos a Ud, a Rome, a Duaca o a mí. Porque si bien los crímenes cometidos por ambos no son equiparables, AMBOS eligieron cruzar esa línea, llamada “yo maté a un inocente”, que ni ud ni yo hemos cruzado ni cruzaremos nunca.


  31. Sobre el tema de la peli, obvio que es una posibilidad que los desaparecieran por reclamar un boleto. ¡Si a un montón de gente la desaparecieron por no hacer nada! Es una posibilidad, pero no creo que sea el caso. ¿Eso justifica todo? De ningún modo. Solo cambian las causas de la aberración. En definitiva, no es más que una sutileza.


  32. Estos tipos eran asesinos terroristas, y bien muertos están. Punto. No coincido en la forma sucia en que se los combatió, y el sistema de la desaparición me parece hasta cobarde. Debían haberles hecho juicios sumarios, en tribunales de guerra (porque estábamos en guerra) y -previo ofrecimiento final de los sacramentos- haberlos fusilado. Punto. Y los cuerpos a la Morgue con publicación de edictos para que sus deudos los retiren en 48 hs bajo apercibimiento de darles sepultura en una fosa común. Lástima que taparon todo, y con eso le dieron pasto a los progres, ex-terroristas e idiotas útiles de hoy, que tomándose de un error táctico imperdonable impugnan la guerra en sí misma, que fue justa. Y venció la Patria.


  33. Por si hiciera falta, aclaro (y Rome es testigo) de que el “Tito” que comenté hoy a las 8:55pm no soy yo (el que escribió a la 1:05am y que suele escribir por acá muy cada tanto).

    Saludos


  34. O sea, Etchecolatz por ejemplo no era un asesino sino un patriota? Matar inocentes (y culpables de paso pero sin juicio) no fue más que un error táctico? UN ERROR TACTICO???

    Bien. Está todo claro no?

    Hay un bando que dice que ERP y Monto (simplificacion, solo por nombrar un par) eran asesinos terroristas y están bien muertos, y su liquidación sistemática (y de paso varios inocentes) no fue más que un error táctico en el contexto de una guerra.

    Hay otro bando que dice que ERP y Monto eran los patriotas que buscaban un mundo mejor, y sus exterminadores un grupo de criminales, genocidas y sus crímenes los más atroces, y por lo tanto imprescriptibles y merecedor de la condena más severa.

    Ahí está nuestra foto. Y he ahí por qué nunca encontraremos la paz. Y por qué cada vez que Rome tire un tema de estos tendremos inevitablemente la clásica “pelea de bar”.

    No se olviden que hay un tercer bando, que integro, que cree que ERP y Monto eran asesinos y terroristas, y aquéllos que los exterminaron un grupo de criminales de lo peor que deberían pudrirse en la carcel.

    El nombre científico que aplicamos a ambos en conjunto es: MONTON DE SORETES. Algún día prevaleceremos. Por ahora somos 3 o 4.


  35. Disculpen que salga de tan alto, profundo y álgido debate. Mysterio te dejé un mensaje en el post de Rome sobre los parentescos. Abrazo,


  36. Mysterio, coincido en casi todo, salvo que no creo es que los crímenes de los terroristas hayan prescripto, sino que actualmente la postura de la Corte es esa, que no es lo mismo. Quizás otra corte en el futuro opine distinto, ya que el tratado de Roma dice que son crímenes de lesa humanidad aquellos hechos con conformidad del Estado o de una organización, y bajo este último caso entran los terroristas. Como escribí antes, hasta que no juzguen a unos y otros y pase una generación, se va a seguir mirando atrás.


  37. Sr. Blanco: Por supuesto que condeno eso.

    Ahora bien. ?Condena usted el terrorismo como forma de hacer política y cambiar la realidad?


  38. Sr. Cachafaz,
    Enfaticamente, si.

    Saludos a todos.
    Javier Blanco


  39. No importa lo que ellos hayan echo, no pudo ser tan grave como para recibir el trato que se dice. Se está hablando de adolescentes de entre 14 y 18 años ¡Por favor! Por último, nada justifica el oprobio de la tortura y menos el asesinato. Los chicos desaparecidos está más que claro que fueron asesinados.

    Patricia


  40. hola, soy una estudiante primaria de 7° año ,es decir que ya termino, tal vez ustedes podrian decirme que no puedo hablar de esto porque no lo vivi ,pero soy una persona que se interesa por la historia,basicamente ,24 de marzo y la noche de los lapices,Ahora,creo que en ningun momento se justifica la desaparicion y tortura de 260 chicos que luchaban por un boleto estudiantil,porque me parece que el que habla de que esto no fue verdad,no creo que pueda hablar sobre eso,porque seguro debe ser otro hijo de mil puta que tambien torturo y asesino a esos 260 chicos. No quiero decir mas, pero espero que pronto se den cuenta de como son las cosas y no decir que fue mentira esto, porque estan cometiendo una injusticia.gracias,espero sus respuestas en jli09@hotmail.com yjli09@yahoo.com


  41. perdon la casilla es jli09@yahoo.com


  42. Julieta, dejá tus comentarios acá.

    Conste que la maoría de los que comentamos acá tampoco estuvimos in situ y que muchos de los que se razgan las vestiduras como vos tampoco ¿No?.

    Te pediría también que evites los insultos.


  43. hola soy angie!! tengo 13
    y voy a 8vo bueno la verdad q me
    intereso mucho por este tema
    xq no es cualquier cosa es
    algo triste y real es una
    pena q chicos de mi edad
    y mas grandes no tengan
    la mas palida idea de q
    ocurrio el 16 de septiembre
    GRACIAS a todos esos
    estudiantes nosotros
    tenemos nuestro voleto
    estudiantil y despues
    de todo lo q sufrieron
    y lucharon para conceguirlo
    es desepcionante q muchos ni idea
    tengan y q tambien muchos
    quieren q vuelvan los
    militares!! es increible
    y lo peor q hoy en
    pleno año 2009
    sigan desapareciendo gente,
    matando gente y nadie
    hace absolutamente nada
    se q yo tampoco mucho
    puedo ayudar pero
    creo q ayudo un poco
    haciendo q los demas
    chicos de mi edad
    y mas grandes se
    interesen por estos adolecentes
    q no pararon hasta q consiguieron
    sus derechos!!


  44. Que peli pedorra… tanto lío por un boleto!! Ah, ¿había mas? querido para vos el que puso eso al principio deja de decir boludeces, pq no es una paada no tenes nada de cultura.. sos un ignorante


  45. Que peli pedorra… tanto lío por un boleto!! Ah, ¿había mas? querido para vos el que puso eso al principio deja de decir boludeces, pq no es una pavada no tenes nada de cultura.. sos un ignorante


  46. Que peli pedorra… tanto lío por un boleto!! Ah, ¿había mas? deja de decir pavadas queriido.. no te das cuenta de lo que paso.. sos un ignorante sin culturaa



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: