h1

Otra vez sopa

1 October, 2008

¿Dejaste de visitar aquel blog que hablaba sobre el campo, los pequeños productores y las retenciones? ¿No entraste más en ese grupo de Facebook que decía “Yo estoy con el campo”? ¿Hace rato que no ves cadenas de mails a favor o en contra del campo y el gobierno? ¿Se habían calmado las discusiones familiares, o en el trabajo, o con amigos?

Todo vuelve amigos, el campo de paro otra vez. Y claro, si con U$S 600 la soja en Julio no se hubieran dejado ganar por la amibición y hubieran aceptado la 125, hoy no estarían sufriendo los U$S 380 a los que se vende el grano de la discordia.

Igual me da fiaca… otra vez las mentiras de La Nacion, otra vez la gente hablando de “el campo” en referencia a una mesa de enlace que representa a los mas poderosos. En fin, todo lo que ya debatimos acá mas que mucho.

Fiaca total…

28 comments

  1. De acuerdo.

    Pero ojo, que La Nación miente pero no tiene el monopolio eh!


  2. No, claro, Clarin tambien miente.


  3. Con la mano en el corazon: ¿alguien sabe realmente por que estan parando?


  4. Alguno de Utds. sabe lo que gana un peón del campo, a cambio del trabajo de “mierda” que hace?

    Cuando digo peón, hablo del paisano que vive tirado todos los días en una pocilga, levantándose de lunes a lunes antes del alba (haga frio, calor, llueva o truene), para para hacer las pesadisimas tareas rurales. El mismo que describe Jose Hernandez.

    Uno ya no sabe de que lado estar. Si del lado de los “chorros” (los dueños de las estancias, es decir, los de las 4×4 que tienen por monedas a sus empleados) o del lado de los “chorros” (la boluda de Cristina Kichner y cia., que quieren construir un tren que solo van a poder viajar los elevado ingreso salarial, por supuesto que no entran los peones de campo aqui).

    Que se yo. Pensamientos que se le escapan a uno …


  5. Sr. Lacrimosa,
    Tomando su reflexión como inspiración se me hace fácil definirme de que lado estar. Mientras que a unos acierta en criticarles los bajos sueldos que paga, del otro solo se le ocurre descalificarlo con un agravio, lo que denuncia que o el gobierno ofrece poco flanco para ser atacado o que usted no alcanza a descubrir una critica eficaz.
    Su aporte al debate ha clarificado mi visión sobre el tema. Muchas gracias.

    Saludos a todos.
    Javier Blanco


  6. Luego de analizar la reunión de hace una semana con el Secretario de Agricultura y el Presidente de la ONCCA, en la cual esta Comisión reiteró propuestas y demandas concretas para resolver la grave crisis por la que atraviesan las distintas producciones, y no habiendo recibido respuestas a ninguno de los planteos realizados en materia de lechería, ganadería, trigo, segmentación, retenciones, producciones regionales, emergencia agropecuaria, normativa regulatoria distorsiva, etc.; y teniendo en cuenta que el malestar en el interior del país crece y que la situación de nuestros productores se agrava, la Comisión de Enlace ha resuelto:

    Llevar adelante un Plan de Lucha cuya primera etapa consta de las siguientes acciones:

    – Cese de comercialización de granos con destino a industria y exportación, y de ganado vacuno en pie, exceptuando la hacienda proveniente de zonas afectadas por la sequía, desde las 0 hs. del día Viernes 3 de Octubre hasta las 24 hs. del día Miércoles 8 de Octubre. Quedan exceptuados de esta medida los productos perecederos.

    – Jornadas de protestas y movilizaciones en todos los pueblos y ciudades del interior.

    – Acto de la Comisión de Enlace el día Miércoles 8 de octubre a las 11 en la localidad de San Pedro, provincia de Buenos Aires.

    Dada la inminencia de estas medidas la Comisión de Enlace sugiere que continúe el normal desarrollo de las actividades programadas con antelación tales como exposiciones, remates de cabañas, etc.

    Finalizada esta primera etapa y durante la vigencia del plan de lucha, la Comisión de Enlace permanecerá en estado de cesión permanente para evaluar y definir los pasos a seguir.


  7. Señor Blanco: Si afirmar que los Kirchner son un par de ladrones constituye un agravio hacia ellos, Ud sería -por lo menos y evitando agraviarlo- un cándido ingenuo por pensar así. Y el problema es que no creo que Ud. lo sea.


  8. Para el Sr. Javier Blanco:

    ” Alguno de Utds. sabe lo que gana un peón del campo, a cambio del trabajo de “duro” que hace?

    Cuando digo peón, hablo del paisano que vive tirado todos los días en una pocilga, levantándose de lunes a lunes antes del alba (haga frio, calor, llueva o truene), para hacer las pesadisimas tareas rurales. El mismo que describe Jose Hernandez.

    Uno ya no sabe a quien darle la razón. Si a los dueños de las estancias, es decir, aquellos que tienen por monedas a sus empleados o a al gobierno actual, que dice que la 125 es para achicar la brecha entre los que mucho reciben, y los que mas necesitan, mientras tanto, y contradiciendo sus supuestas intenciones, quieren construir un tren en el que solo van a poder viajar los de elevado ingreso salarial, y por supuesto que no entran los peones de campo aquí.

    Que se yo. Pensamientos que se le escapan a uno …”

    Tal vez ahora, sin ese inoportuno “agravio” al que hace mención, pueda ser ud. quien brinde, si la tiene y quiere hacerla, su vision al respecto y pueda de este modo clarificar la mia.

    Atte.


  9. Sr. Lector,
    La calificación de “chorros” no les corresponde ni a los Kirchner ni a los dueños de estancias o integrantes de la mesa de enlace. Si no acusar a alguien de ladrón por no poder demostrarlo me hace ingenuo entonces lo soy en buena ley.
    Igualmente el agravio al que me refería es al de “boluda” que antecede al nombre de nuestra Presidenta. Y, permítame la digresión, no se que me mortifica más de una ofensa de tal laya, si la falta de respeto a la investidura o a la mujer.

    Sr. Lacrimosa,
    La modificación de su escrito lo redime. No se si será importante para usted. Lo es para mi.
    En cuanto a su invitación a dar mi parecer respecto al tema en cuestión la agradezco pero en este momento no se me ocurre nada que valga la pena escribir y mucho menos ser leído. En ese sentido su aporte, hecho de esta ultima manera, arroja mas luz sobre el tema que lo que mal podría aportar yo.

    Saludos a todos.
    Javier Blanco


  10. Gracias pues, por su corrección fraterna, sr. Blanco.

    Atte.


  11. Si, Clarin también, pero LN y Clarín no tienen el oligopolio. Página 12, tiene su porción en ese mercado. Todas las revistas políticas. El panfleto oficialista “El Argentino” que ahora reparten gratis por el centro. Los noticieros. Los canales de noticias. El gobierno. Sus funcionarios. La oposición. Todos y cada uno de los integrantes del Poder Legislativo. Los empresarios. Los sindicalistas. Los piqueteros. Los dirigentes estudiantiles. Las organizaciones de derechos humanos. Los propaladores de la “memoria completa”. Los ruralistas. Los peronistas. Los radicales. Todos.

    Creo, siguiendo con la terminología económica, que el mercado de la mentira es un mercado “perfecto”. Todos mienten, pero todos saben que el otro miente.

    Me llama la atención, de todos modos, que me hayas contestado “Clarín también”, habiendo tantos mentirosos para elegir. Habrías elegido el mismo ejemplo si mi comentario hubiera sido formulado hace dos años cuando Cristina y Ernestina eran aliadas?

    Crédulo.


  12. El tema querido Mysterio, es que yo elijo elegir que elijo.

    Me explico: Ni el gobierno es 100% santo, ni la mesa de enlace son 4 hijos de puta asesinoas, ladrones.

    No, no, no. Pero entre los 2, con sus cosas buenas y malas, me quedo largamente con el gobierno y el proyecto que viene llevando adelante desde hace 5 años. Que tiene claras muestras de que se avanza, otras no tan claras pero que las conozco, y otras cosas muy chotas. Pero avanzamos. Y a mi me gusta, con ciertas reservas por cierto, este proceso.

    Entonces si Clarin miente para perjudicar este proceso, lo critico y lo digo en voz alta.

    Si Clarin miente para garantizar este proceso, lo critico, pero para mis adentros y en voz baja. No porque la mentira no me parezca mal, sino porque los buitres que pueden usar mi critica me parecen peor.

    Entonces, vuelvo, yo elijo elegir que elijo.


  13. Que feo y parcial compara Rome.

    De los 4 de la Mesa de Enlace puede predicarse con candidez que no son 100 % santos. Y punto. Como, en general, la mayoría de los argentinos.

    En cambio, si bien NO el 100 % de los que integran el gobierno, entre sus cabezas directrices más conspicuas residentes en la Casa Rosada (que llevan adelante este fenomenal proceso de 5 años) hay ladrones, hay hijos de puta, y hay asesinos: asesinos impunes.


  14. Pagina 12 miente sistemáticamente y omite crímenes gravísimos cometidos por funcionarios estatales, para garantizar este proceso.

    Proceso que, no olvidemos, tiene en su esencia y como objetivo fijo la instauración del genocidio estatal sistemático de niños inocentes llamado aborto legal. Lindo proceso. Gusta “con reservas”, eufemismo para denominar cientos de miles de vidas humanas inocentes que van a truncarse …


  15. Y bue… si hay algo en lo que coincidimos es en que no estamos de acuerdo… Je! Pero bue, en materia de política yo soy un poco más “nihilista”, no?


  16. La protesta “del campo” en el contexto actual me parece inoportuna y desmedida.
    El mundo sufre una crisis financiera descomunal, como no tiene antecedentes desde la famosa del ’30 y perfectamente comparable con esa. Por el momento la crisis esta acotada a la burbuja financiera pero, a no dudar, tendrá fuertes efectos en la economía real. Muy probablemente Estados Unidos comience un periodo de recesión que arrastrara seguramente, entre otros, a nuestro principal socio, Brasil. Y eso nos afectara a nosotros.
    En que medida ?, es difícil de prever. Argentina esta posicionada como nunca, en sentido favorable, para sortear esta debacle pagando un precio aceptable. Es probable que hasta evitemos la recesión, pero será a costa de distraer recursos y esfuerzos para lograrlo.
    Los reclamos “del campo” no tienen como objetivo evitar el hambre, la pobreza o la indigencia de su sector, el leitmotiv de la protesta es el margen de rentabilidad de su “negocio” (tal la esclarecedora calificación que utilizara el Sr. Soria en su oportunidad).
    Su situación no es precaria ni mucho menos.
    En la crisis que se avecina y como en todas las crisis, los que mas sufrirán sus consecuencias serán los mas débiles. Por ellos deberá velar el Estado Nacional.
    No es hora de andar cuidando los intereses de unos cuantos a los que les va mas o menos bien.
    La actitud de los representantes “del campo” es indolente para con los sectores mas desprotegidos. Desborda angurria y falta de solidaridad.
    Solo cabe esperar que no traspasen el limite de la protesta sin cortes de ruta que solo vendrían a agravar las consecuencias de la crisis. Consecuencias que nosotros y nuestro pueblo no nos merecemos pagar.
    También seria deseable que en esta oportunidad la protesta no tenga tantos adeptos como la anterior.

    Saludos a todos
    Javier Blanco


  17. Estimado Sr. Blanco:

    Le contesto ya que me alude, además de tergiversar lo que dije.

    Veo que Ud. no ve el problema del campo en los sectores de éste que protestan.

    No se trata de la anulación del margen de rentabilidad sino de la anulación de toda rentabilidad y la generación de quebrantos, que es lo que sucede con los tambos que cierran, las vacas que se liquidan, quién tiene 100 y hasta 500 has. etc. Es decir la enorme mayoría de los que habitan el campo y salen a protestar. No se trata de ningún negocio, sino de la diferencia entre la subsistencia y la quiebra (aumentando el número de pobres por los que Ud. dice sentir tanta compasión).

    Y ese es el gran disparate técnico de las retenciones. Ojalá fueran un buen instrumento para captar rentabilidades extraordinarias. Son el peor. Sería yo el primero en apoyarlas si fuera distinto. No lo son, sino que se tratan de un impuesto distorsivo que todo manual elemental de política fiscal indica que es mejor, si fuera necesario aplicarlas, no mantenerlas en niveles elevados, tendiendo siempre a que desaparezcan por completo.

    Lo ideal es gravar la rentabilidad -incluso la extraordinaria- con el impuesto que se cobra sobre la rentabilidad, no sobre los ingresos: el impuesto a las ganancias. Bajar retenciones y cobrar impuesto a las ganancias es lo más justo. Se mide rentabilidad y se cobra sobre rentabilidad, extraordinaria o no. Si hay extraordinaria se pueden cobrar sobretasas.

    No puede objetarse a esta propuesta con la dificultad en el control del impuesto a las ganancias. No es difícil el control de los pocos productores ricos -esos que concentran la mayor parte de la rentabilidad extraordinaria que obsesiona al gobierno, a sus defensores y a Ud. que parecen desaprobar que alguien genere mucha riqueza-.

    La AFIP puede hacerlo y cuenta con enormes cuerpos técnicos adecuados para esa función. Pero ello no reviste interés ni es atractivo para este gobierno. ¿Por qué? Porque esa rentabilidad es impuesto a las ganancias, y de ese impuesto de $ 10 que se recaudan $ 4 van directaente a las provincias, sin pasar por la caja Kirchner.

    Y es esa caja de los Kirchner -desde principios de año- la que tiene ingentes necesidades de fondos para solventar el manejo (pésimo) de la administración central de este gobierno. Por ese motivo -no por otro- se dictó la Resolución 125 para que haya más caja, a fin de seguir pagando una fiesta kirchnerista (desde Aerolíneas a las obras de De Vido y el festival de subsidios a empresas con dueños ricos, mucho más ricos que los productores agrícolas) que los pobres -supuestos destinatarios de la supuesta redistribución que ven todo de costado, mientras la inflación consume sus magros ingresos-.

    La Resolución 125 fue para aumentar recursos fiscales, por una pura razón de caja. Como se dijo desde un primer momento desde el sector del campo y donde el gobierno mintió diciendo que eran otros las finalidades del aumento, exteriorizando esa catarata de mentiras en los cincos discursos presidenciales durante el conflicto.

    Quid pro quo, el alegre pago de miles de millones de dólares al Club de París, el pago a los hold-outs -con la recepción de la Presidente la semana pasada al Presidente del Citibank en el despacho presidencial-, dejan claro que el único y verdadero motivo del aumento de retenciones fue hacer caja, que hoy quieren hacer con financiamiento externo (por eso pagan y pagan a ricos del exterior). Esta razón fue admitida con sinceridad tanto por Nestor Kirchner como por el gobernador de Tucumán Alperovich durante lapsus que tuvieron al desarrollarse el conflicto, diciendo la verdad y dejando en completo ridículo a los que hablaban de la “mesa de los argentinos”, la “redistribución”, la construcción de veinte hospitales (que jamás siquiera se iniciaron), detener el avance de la superficie sembrada de soja (que después los planes oficiales mostraron que quieren que se siga sembrando y muchísimo más que ahora) y toda una sarta de falsedades dichas desde el oficialismo.

    PS. Por último es de muy mala educación exigir al campo que apoye las necesidades de este gobierno. Desde la más alta autoridad de la República se pinto a todo ese vital sector de la Argentina -que se puede definir con exactitud como el alma de nuestro país- como oligarcas, evasores, delincuentes, la antipatria. Y se continua esa venganza hoy de diferentes formas. No ha habido un pedido de perdón por los excesos del gobierno (que corresponde) sino una admisión explicíta de la Presidente de que volvería a hacer TODO lo que hizo, y que lo haría igual. Ante tamaña falta de percepción de las propias falencias -que algunos lamebotas caracterizaron como propia de una gran intelectual- es explicable que el campo reaccione como reacciona. El país es otra cosa, y si en el 2001 el país salió adelante -con Duhalde y gracias al campo- con la reinstauración de retenciones sobre la exportación a los productos agrícolas, saldrá nuevamente adelante en las crisis que sobrevengan.

    Pero en una sociedad primero debe haber afectio societatis, y el campo no la va a tener jamás con este gobierno, y están plenamente justificados en eso.


  18. Ok, nadie sabe por que para el campo.

    Yo tampoco, y me parece completamente egoísta, por motivos que son obvios para todos los que puedan apartar por un segundo el odio a los k y analizar la situación seriamente.


  19. Claro Duaca, pero sin ser excusa, me parece que también a los K les cuesta un poco apartar por un segundo el odio a los que no son K y analizar la situación seriamente.

    Como siempre digo, no me caen nada bien los K. Pero veo a los anti-k y que querés que te diga… como que no me hasho, ¿mentendés?


  20. Estimado Sr. Soria,
    Me veo en la necesidad de aclararle que no fue mi intención tergiversar sus dichos sino tomar una definición puntual suya que me pareció, dada su opinión favorable “al campo”, tenia mas valor dicha por usted que por mi.
    Hecha esta, para mi, pertinente aclaración paso al tema en cuestión.
    Primeramente usted sostiene una existencia generalizada de emprendimientos agropecuarios en situación de quiebra. No niego que quizás haya algún caso analizable desde ese punto de vista, de hecho el gobierno ha llegado a acuerdos con dos de los sectores que usted menciona, el tambero y el cárnico, que han promovido estas actividades. Es posible, también, que haya propietarios que hayan decidido cerrar sus tambos o liquidar sus vacas para dedicarse al negocio de la soja. Pero esto no se debe a que el negocio de la leche o de la carne no sea rentable sino que lo es mucho más el otro.
    Los campos de las dimensiones que usted señala, dedicados a la agricultura, de ninguna manera arrojan perdida. Y en general son campos sembrados con soja que es la realidad de más de la mitad de las tierras cultivables de nuestro país.
    La existencia de estos casos no puede justificar una protesta en los términos que proponen los integrantes de la mesa de enlace y en el contexto actual tal como describí en mi escrito anterior.
    El Sr. Duaca nos exige claridad en la identificación de los motivos de esta nueva protesta campestre y usted la insinúa, con buen tino, bastante explícitamente en su escrito y el señor De Angelis lo hace aún mas al pedir el cese de las retenciones. Ese es el meollo del reclamo aunque pretenda maquillárselo de defensa a pequeños productores muchos de los cuales no se sienten representados por los dirigentes de la mesa de enlace.
    Usted critica el sistema de retenciones como método para apropiarse de rentas extraordinarias y no la correspondencia de la dicha apropiación. Debo decirle que comparto su opinión tanto en ese punto como en que hacerlo mediante el impuesto a las ganancias es el ideal. Pero lo ideal no siempre es lo factible.
    Para que el impuesto a la ganancia sea un instrumento eficaz en esta recaudación debe aplicarse sobre una actividad debidamente “blanqueada”. Y usted sabe perfectamente el nivel de informalidad en que operan esos sectores. Esto no dicho por mi sino asumido por los mismos dirigentes agrarios que justifican ese proceder a partir de “la simplicidad de la gente del campo que no entiende de esas cosa”. En ese marco es de dudosa efectividad la solución por usted propuesta. Aunque, cabe aclarar, que, es cierto, habría que tender a esa modalidad.
    Otro argumento por usted esgrimido en contra de las retenciones es el destino de esa recaudación. Creo interpretar que su parecer es que si el impuesto fuera coparticipable usted estaría mas de acuerdo con el mismo. Y este argumento también se lo he escuchado a los dirigentes agrarios. Esto es supeditar el pago del impuesto según nos caiga en gracia aquel que tenga la responsabilidad de administrarlo lo que equivale a pretender señalar el destino que debieran tener los mismos lo cual viola la razón original de la existencia de un impuesto. Es claro que no es esta la tarea del tributario y si de aquel que detenta la organización del Estado, el gobierno nacional, provincial o municipal según corresponda. Por tanto, no es correcto justificar la eliminación de las retenciones por este motivo. Lo que corresponde es, a su oportunidad, votar por otro administrador.

    Por ultimo permítame, con todo respeto, no creerme consignas tales como las por usted vertidas “el campo es el alma de nuestro país” o “gracias al campo el país salió adelante” o asociaciones, no a su cargo en este caso, entre “el campo” y la bandera o el himno o la patria o la escarapela.
    Estas exaltaciones al patriotismo provenientes de gente que tiene intereses económicos detrás de las mismas suenan irreverentes. Estos sectores “del campo” que usan la escarapela como divisa identificatoria, que se jactan cantando el himno a voz en pecho en sus mitines, que se atavían de gauchos para la ocasión, esos que se arrogan ser dignos representantes de La Patria, resulta que esos, lucran con el suelo de nuestra patria. En sus bocas esas aclamaciones son un ultraje para todos los que amamos ese suelo que le ha costado sangre, sudor y lagrimas a millones de argentinos a lo largo de los casi 200 años de nuestra historia y a los que no nos va ni un céntimo en su defensa.
    Esos que al querido suelo de nuestro país denigran poniéndole un precio, mercantilizándolo, apropiándose de su rentabilidad, se dicen patriotas. Ese es un titulo que solo esta reservado a aquellos que están dispuestos a dar lo que sea por ese suelo sin pedirle nada a cambio. Sin exigir nada. Esos son patriotas. Usted y yo lo somos. Muchos de los que en este blog escriben lo son, la mayoría creo yo. Ellos, los que comercian con nuestra tierra, de ninguna manera pueden serlo más que nosotros.
    Las reglas del capitalismo, a las que suscribe la mayoría, nos obligan a aceptar esta situación, que la tierra tenga dueño, que alguien detente el usufructo de la misma. Pero, al menos, debe hacerlo con responsabilidad. Porque se ostente un titulo de propiedad no puede hacerse con esa tierra lo que le venga en gana. Esa tierra debe servir para beneficio de todos los argentinos y con ese objetivo debe utilizarse. Obteniendo ganancias, si, enriqueciéndose, también, pero siendo solidario con el resto. Como hacerlo ? para empezar, aceptando las disposiciones que toma un gobierno elegido por la mayoría de sus compatriotas. Demostrando voluntad de affectio societatis mas allá de quien este en el gobierno.

    A todos,
    Perdón por tan larga perorata.

    Saludos a todos
    Javier Blanco


  21. Sr Javier Blanco,
    Sólo dos comentarios cortos. Por un lado, no veo que ningún acuerdo con sectores cárnico o tamberos hayan impulsado a esas actividades durante el gobierno k. Creo que está a la vista.
    Por otra parte, la tarea de señalar el destino de un impuesto, como bien dice es del gobierno nacional o provincial (se equivoca al bajarlo a nivel municipal?tengo entendido que sólo pueden cobrar tasas y no impuestos). Pero esto hay que entenderlo como el Poder designado en la Constitución, que ineludiblemente es el poder legislativo y no el ejecutivo.
    En cuanto al uso de la escarapela y otro signo patrio, creo que la gente del sector agropecuário tiene el mismo derecho a usarlos como cualquier otro argentino. Y respecto a que lucran con el suelo de nuestra patria, creo que es un benefició del derecho a la propiedad privada que reconoce nuestra propiedad y lo hacen como otros sectores. Por ejemplo, el propietario de un hotel´, desde ese punto de vista, también estaría lucrando con el suelo de la patria.
    saludos


  22. Sr. Javier Blanco:
    La frase: “En sus bocas esas aclamaciones son un ultraje para todos los que amamos ese suelo que le ha costado sangre, sudor y lagrimas a millones de argentinos…”, ¿no es un poco exagerada? ¿Realmente piensa que la gran mayoría de la sociedad (o al menos un sector significativo de ella) se siente “ultrajada” frente a esta situación? Sobre todo teniendo en cuenta el apoyo innegable -y más que importante- que recibió el campo en el momento de la disputa de la 125 de otros ámbitos. Si hablamos de un “ultraje” a la Patria, por la gravedad que ello implica necesariamente al menos gran parte de la sociedad hubiera reaccionado de algún modo contra semejante atropello, pues de lo contrario ahí sí que podríamos hablar de la falta de verdaderos patriotas en nuestro país.
    Quizás sólo se dejó ganar por la pasión en su encendida alegación, o quizás realmente Ud. lo considera así.
    Saludos.


  23. Estimado Sr. Blanco:

    Lamento no tener tiempo para responderle ahora, pero lo haré lo mejor posible.

    Simplemente veo que constituye una lástima que tenga un visión tan deforme de la realidad del campo, y que ignore tan “salvajemente” que nadie deshace un tambo o liquida un campo dedicado a la ganadería para tener más rentabilidad con la soja. En eso revela una profunda ignorancia del campo argentino y de la gente de campo, típica de todos los que han apoyado al gobierno en el conflicto. Por no decir que ignora también lo que implica hacer cualquier negocio de ciclos plurianuales.

    Lamento también que tergiverse nuevamente lo que dije de las políticas del gobierno en materia de coparticipación, dado que no hay una línea mía donde yo pueda decir que un impuesto deba pagarse o no en función de quién lo administre. Dije que el gobierno no va a cambiar su política fiscal porque no le conviene recaudar impuesto a las ganancias, que es otra cosa que lo que Ud. gratuitamente me atribuye haber dicho. Quiere recaudar retenciones porque eso es dinero para él, bajando o anulando los ingresos por ganancias (que no se generan, solamente se generan quebrantos) y dejando sin recursos propios a las provincias (ni hablemos de las provincias opositoras al gobierno). Esa perversidad antidemocrática y totalitaria del gobierno nacional, que anula el federalismo fiscal, parece que Ud. la justifica.

    En relación a eso, repite y suscribe Ud. los mitos en lo que hace al impuesto a las ganancias. La actividad de producción es mucho más blanca y factible de controlar por el gobierno que la mayor parte del resto de los sectores de la economía. Cuando la gente del campo habló de cuestiones “en negro” se refirió al empleo agrario (que tampoco es el desastre que interesadamente prentende el gobierno con base en tales dichos), no a la facturación o los ingresos de los productores, perfectamente conocidos por los innumerables fuentes de cruzamiento de información informática que tienen tanto la AFIP y la Aduana, organismos que conocen los ingresos de los productores mejor que los productores mismos, como en toda la cadena agraria. Ya le dije que no es ese el punto en este tema, sino la política fiscal federal conforme lo expuesto en el párrafo anterior.

    El gobierno necesita caja y solamente puede hacerla con retenciones, no con el impuesto a las ganancias. Recauda retenciones porque quiere, no porque es lo único que puede. No estoy hablando de ninguna situación ideal en el sentido de no ser factible cuando hablo que debe recaudarse impuesto a las ganancias para atrapar con justicia las supuestas rentas extraordinarias que el 100 % de los productores del país parece tener según este gobierno.

    Por último vea, esa gente que va a los actos, que cantan el himno o se visten de gauchos podrán haber hecho o no la patria a costa de sangre, sudor o lágrimas igual, menos o más que Ud o yo (no lo sé), y en tales casos habrá o no el ultraje del que habla (en la inmensa mayoría de la gente del campo le aseguro que no). Su descalificación a esa gente es, en el mejor de los casos, gratuita. Pero nada tiene que ver mi expresión con eso. Digo que el campo es el alma de la patria porque la Argentina fue, es y será un país campesino. Y resulta un crimen que desde el gobierno se castigue a este sector y se ignore sus reclamos que, pese a las anteojeras ideológicas –también revelada en estos dichos suyos que contesto- son justas.

    Y disculpe, por su referencia descalificatoria en cuanto a los “céntimos”, Ud. no creo que viva del aire y aunque lo ignore quizás Ud. indirectamente –como casi todos los argentinos- también debe vivir del campo. Por ejemplo, si fuera empleado estatal (como lo son la inmensa mayoría de los argentinos) una buena porción de sus salario proviene de la renta que el gobierno se apropia al campo, renta que Ud. o el gobierno no generan (porque los empleados estatales no generan renta alguna) pero de la que se apropian, no siendo propiedad suya. Así que es muy posible que a mucha gente que esta en contra del campo si se la vayan muchos céntimos en oponerse a él, los céntimos de esa renta de la que se apropian directa o indirectamente (subsidios, precios controlados, salarios, etc) que, aclaremos ya, no son céntimos sino millones y millones de pesos que se gastan y malgastan -y malversan- de diferentes y criminales formas.

    Y le recuerdo esto, cualquier CUALQUIER productor del campo ha sido mucho más solidario con el resto del pais, con la RENTA que ese productor genera, que el resto del país con él en estos últimos cinco años. Porque ese resto del país, en gran medida, ha vivido de la renta por él generada y no al revés. Y ese productor no tiene que aceptar disposiciones flagrantemente inconstitucionales, como no las tiene que aceptar ningún argentino.

    Saludos,


  24. Alguien me dice porque para el campo? por ahora lo unico que leo es disgusto con los K y eso no me parece como para tener de rehenes a los argentinos.
    Voy a empezar a revisar los baules de los autos de biolcatti y buzzi a ver si les parece como para ponerse a cantar el himno.


  25. Ah muy macanuda la parte de la historia donde (en medio del paro) le dijeron a los productores “no vendan” (soja a 600 dolares) mientras ellos (la mesa de enlace, prohombres argentinos que solo les importa el “hombre de campo”, un ser empobrecido y sin derechos sociales al que representan de la mejor manera) sacaron toda la carga por sus puertos privados (es decir sin pasar por las rutas cortadas que llevaban a los puertos nacionales) eso está documentado (ya pegué el link alguna vez en donde se veia que habian vendido todo durante el mes de paro, está por ahi en algun otro post) y ahora le dicen al mismo hombre que vuelva al paro para seguir extorsionando por sus intereses pesonales y economicos.

    Lo digo ahora: Biolcatti es una persona MUY peligrosa. Van a ver.


  26. El gobierno debería apuntar con sus impuestos (iva, retenciones o en la forma que mas util sea para todos) a los grandes polos sojeros (Grobocopatel, Cargill, Lartirigoyen, etc) y no a los pequeños productores que lamentablemente son los que más sufren las consecuencias de esta nefasta política estatal (mi suegro es uno de estos y en verdad les digo no la esta pasando muy bien que digamos).

    Por otro lado, y disculpen que insista, la situación de los peones de campo debería tener una consideración especial. Es una obligación moral de los empleadores mejorar dicha situación, ya que en muchos casos es hasta infra humana, y esto me consta. Son los últimos orejones del tarro. Muy pocos se fijan en ellos.


  27. Groso eso de que hayan exportado por puertos privados… seguramente de ese modo no pagaron retenciones y el gobierno los tendrá en la mira… y también será por esa traición que en sus respectivas asociaciones fueron reelegidos Biolacatti (va, reelegido, era vicepresidente) y Buzzi.


  28. No me consta que no hayan pagado retenciones. Si que no necesitaron pasar por las rutas cortadas (que llevan a rosario, bs as, etc) para exportar los granos.

    Y por los peones de campo, es obvio que NO les interesa regularizar su situación, a saber:

    – Ultimo escalón de la piramide salarial
    – todos en negro (obviamente)
    – jornada sin horario (es decir “de sol a sol”)
    – sin uniformes, o ropa de trabajo
    – sin art, sin obra social, sin jubilacion

    Para mejorar todos estos puntos, reunidos en comisión, los representantes de la mesa de des-enlace, votaron en contra a achicar la jornada laboral a 9 horas como se habia propuesto, en contra a poner ropa de trabajo para los peones y obviamente no pudieron decir en contra de ponerlos en blanco pero claramente no se hace…

    Asi que cuando escucho que luchan por el hombre de campo y su familia siento que nos tratan como idiotas, sobre todo porque ningun iluminado de los medios es capaz de señalar semejante estupidez.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: