h1

Crece la CTA

12 November, 2008

Hay buenas noticias en el mundo sindical (y si la CGT se queja, podemos estar seguros de ello)

Advertisements

4 comments

  1. Ya comenté en otro mensaje que tuve “estrecho” contacto con un secretario general, durante años y a través de su hijo. Con la más absoluta y total confianza. Me constan situaciones y hechos que muchas personas considerarían “de película”. Las personas del común no tienen idea del poder enorme que tiene un secretario general y su gremio. Lo he probado y hasta abusado de el.Es un poder que es tal, que da asco.Mucho más que un juez, o un comisario, los que se agachan a poner la alfombra cuando llega un secretario general. Podría escribir 1000 folios de anécdotas.Solamente digo que en este caso pasa como con el liberalismo, es decir, muchos estan en contra de un liberalismo que no es tal, pues el liberalismo no existe en ningún pais, todo lo que hay son controles estatales, adonde justamente el liberalismo se pudre, a la vez que sin ningún control desembocamos en la ley de la selva.
    O sea, perdon por la expresión, siempre la terminamos cagando. No hay salida. Dicho de otra forma, los obreros no se van a beneficiar con la libre asociación, al contrario. O sea, tenemos que admitir que estos delincuentes sigan matoneando y robando.Podría explicar en detalle porque, pero no vale la pena. Solamente digo que tampoco nuestra industria y demás tienen tanto peso. En EE.UU las estadísticas de los últimos 80 años demuestran que un sindicalismo en retirada significa peores condiciones para el asalariado.Es algo para estudiar.
    Esto es como la policía, sin ellos sería peor, aunque el 50% de los peores delitos los cometan ellos mismos “La única maffia que hay en la Argentina es la policía” (Gordo Valor dixit)


  2. Menos poder para unos delincuentes, más poder para otros delincuentes.


  3. Jorge estoy confundido, que tan “estrecho”?


  4. Como están las cosas hoy, debo aclarar: “estrecho” no quiere decir que franeleabamos. Pero, un solo ejemplo dará la pauta : durante tres años o un poco más, recibí correspondencia de la zona del Caribe, unas 13/14 cartas al año, en mi oficina (en ese momento laburaba afuera pero tenía también un “bolichito” con un socio). Eran sobres con membrete, de bancos ignotos. Por supuesto, nunca abrí uno. Y no venían a mi nombre, claro está. Así también tuve a mi nombre una Harley Davidson que nunca usé. Me di algunos gustos, por ejemplo ir a algunos clásicos, entrando con el auto más o menos hasta el arco y claro, sin pagar. Y llegando cuando el referí daba la primer pitada (de pendex para ver un clásico me tenía abstener de beber y comer varias horas antes y llegar a la popu más o menos cuando la estaban barriendo del partido anterior). O ir a un recital de un personaje y entrar al camarín luego del canto. Son cosas que uno valora justo hasta el momento en que se da cuenta que no valen una escupida.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: