h1

Sin desperdicio

19 November, 2008

Lei detenidamente el texto de veto que me pasaron por mail y que también Josefina posteó. Para mí es impecable. Tal vez, poniéndome exquisito, habría hecho más hincapié en qué cosas hacer para ayudar a que no se produzcan más abortos (el papel del estado en esto es crucial…pero veo el post de abajo y me agarro la cabeza…). De nuevo, no fue un veto irracional y fanático, sino pensado y fundamentado claramente.

6 comments

  1. Lástima Rome que vos votaste en Argentina por un gobierno que apoya con todos los medios -incluidas cuantiosas sumas de dinero- a los grupos abortistas, que ha facilitado con sumas de dinero ya el asesinato de dos niños no nacidos en Mendoza y Buenos Aires, que lleva adelante políticas antinalistas y que fomentan la promiscuidad sexual y la degeneración de los niños desde la más tierna edad mediante aberrantes planes de “educación sexual” en todas las provincias y que, si todavía no aprobó una ley al respecto, es porque teme perder en el Congreso como con las retenciones con el costo político que ello tiene además de levantar a toda la Iglesia en su contra en una lucha en la que tiene miedo todavía.


  2. EL BOFETÓN DEL DEMONIO

    Acaso como señal trágica de un mal mayor que se avecina, dos niños inocentes acaban de ser asesinados por la democracia. Tenían vida propia y derecho a poseerla, pero las madres que los portaban en sus senos fueron capturadas por el aparato estatal, conducidas a algún centro de exterminio, sometidos los pequeños a torturas crueles por verdugos anónimos, desaparecidos después sus cadáveres, y eliminados todos los rastros que hubieran hecho posible su identificación. Llamaremos a esta acción vesánica: Terrorismo de Estado.

    Una espantosa campaña multimediática preparó el terreno para legitimar el fusilamiento de los embriones e intimidar e injuriar a sus defensores acusándolos, incluso, de hechos violentos que jamás existieron. Jueces sodomitas, legisladores torvos, funcionarios ruines, lúgubres asociaciones oficiosas, concentraron sus fuerzas y sus dineros para consumar el triunfal aborto, signo y emblema de la hegemonía kirchnerista sobre la vida y la muerte. Rostro visible y descompuesto del genocidio gubernamental, fue ese lúbrico ministro de enfermedades, que supo posar ufano entre condones, cual primus inter pares. Llamaremos a él, a sus mandantes y mandados, sencillamente: asesinos.

    Se argumentó la subnormalidad de las madres y la violación a la que habrían sido sometidas. ¡La violación percibida súbitamente como un mal, en una sociedad hedonista que no debería sino mirarla como una opción sexual más! La violación curiosamente condenada, cuando ella no es sino la praxis de la permitida y fomentada pornografía, al sensato decir de Simone de Beauvoir. La violación reprobada, cuando una de las expresiones de la música degenerada que el mismísimo presidente dice consumir, es ejecutada por un conjunto que se autotitula legalmente Los violadores. Llamaremos a esta gravísima incoherencia: hipocresía farisaica.

    Con demagogia disfrazada de caridad se predica, por un lado, que ya no hay discapacitados sino “personas con capacidades diferentes” e igualdad de derechos, y por otro, cuando se quiere auxiliar con genuina caridad cristiana —como concretamente se quiso y se ofreció— a esas “personas con capacidades diferentes”, para salvaguardar sus vidas y la de los inocentes que gestaban, se acabó la indiscriminación y la igualdad de derechos. Oscuras fuerzas del poder político discriminaron, decidieron por ellas, violándolas por segunda vez al convertirlas en sepulcros de sus propios hijos. Sin que el trípode familiar subversivo que gobierna, esto es, las Madres, las Abuelas y los HIJOS, hicieran sentir el menor reclamo por esas víctimas; antes bien, se sumaran al feroz crimen. Sin que los garantistas y abolicionistas de la pena de muerte alzaran un dedo en favor de los ultimados. Sin que los que se oponen a bajar la edad de imputación de los delitos tuvieran empacho en bajarla hasta la vida intrauterina para castigar a quienes delito alguno cometieron. Llamaremos cervantinamente al episodio: hideputez extrema.

    Muchos de los involucrados en este infanticidio se dicen o son católicos, siquiera por bautismo formal o inserción social. Empezando por el binomio presidencial, que su catolicismo menta cada vez que se dispone a canonizar monjas, frailes y obispos terroristas. La Iglesia tiene prevista y reglada en el canon 1398 la excomunión latæ sententiæ para los públicos y ostensibles aborteros. Sanción dura, que marca a fuego a los nuevos Herodes, príncipes impuros y plebeyos de la ciudad filicida. Pero en vez de anunciar solemne y gravemente la excomunión de los sicarios, los Obispos prefieren escribir sentimentales epístolas, vacías de metafísica, de sentencias teológicas y morales, de condenas irrevocables. Llamaremos cobardía a esta calculada actitud.

    Criminales ayer, cuando desataron la guerra revolucionaria contra la Argentina, las bandas erpianas y montoneras hoy gobernantes siguen siendo criminales. Y sus horrendas acciones —como lo dijera en su momento el Padre Leonardo Castellani— constituyen “el bofetón del demonio a toda inocencia y toda paternidad, que continúa enrojeciendo de sangre y fuego cárdeno el crepúsculo de la patria”. Llámese pues a lo sucedido, sin efugios y como cuadra: bofetón del demonio.

    Los nombres que no sabemos son los de las criaturas asesinadas. Dios los sabe, pues como dice el Salmista: “Tú formaste mis entrañas, me tejiste en el seno de mi madre; mi embrión tus ojos lo veían” (Salmo 139). Y es sobrenatural consuelo considerar que serán nombrados sólo por Dios, sin que rocen humanos labios el llamado. Hay una celebración celeste y terrena para los Santos Inocentes. Pero todo será y es tinieblas para los matadores inmisericordiosos. A nosotros nos toca juramentarnos en la lucha, para cerrarles el avance sobre esta tierra nuestra, que siembran de luto, de sepsia, de podredura y espanto.

    Antonio Caponnetto

    Nota: Las palabras de este editorial —correspondiente al nº 58 de nuestra Revista— sirven para condenar los hechos que son del dominio público, repetidos en todo el país y que ahora gravitan fuertemente sobre Mendoza. La nota fue escrita en septiembre de 2006. Dos años después, los asesinatos de inocentes se siguen cometiendo. Las voces mudas de los inocentes prosiguen clamando al cielo.


  3. Coincido plenamente con este señor Caponetto. Igualmente (hubiera sido un lujo) que se acordara que los grupos guerrilleros se caracterizaron por su cobardía y falta de valor personal, que es lo que repiten hoy estos criminales disfrazados de políticos.Estos gringos sucios no van a llegar muy lejos, tienen partida de nacimiento acá, pero son extraños, pero claro, hijos de una democracia podrida, que es por otra parte el cenit de toda democracia. Esto del aborto me confirma en mi indiferencia respecto de si fueron o no torturados los guerrilleros, porque cuesta conmoverse de los asesinos y se hace casi imposible si son cobardes.Esta es la continuidad de los que en mi adolescencia (vivía en la calle Clay, al lado del Regimiento 1)disparaban a mansalva contra los transeuntes en nombre del soldado cubano che gueavara. En el gesto del Dr. Tabaré Vazquez, en el Uruguay, todos vemos que es el valor, ante el que hay que sacarse el sombrero, en contra de todos y hasta de su partido, pero de acuerdo a su conciencia y a Dios.Un ejemplo para todos ( y es masón).


  4. Coincido plenamente con este señor Caponetto. Igualmente (hubiera sido un lujo) que se acordara que los grupos guerrilleros se caracterizaron por su cobardía y falta de valor personal, que es lo que repiten hoy estos criminales disfrazados de políticos.Estos gringos sucios no van a llegar muy lejos, tienen partida de nacimiento acá, pero son extraños, pero claro, hijos de una democracia podrida, que es por otra parte el cenit de toda democracia. Esto del aborto me confirma en mi indiferencia respecto de si fueron o no torturados los guerrilleros, porque cuesta conmoverse de los asesinos y se hace casi imposible si son cobardes.Esta es la continuidad de los que en mi adolescencia (vivía en la calle Clay, al lado del Regimiento 1)disparaban a mansalva contra los transeuntes en nombre del soldado cubano che gueavara. En el gesto del Dr. Tabaré Vazquez, en el Uruguay, todos vemos que es el valor, ante el que hay que sacarse el sombrero, en contra de todos y hasta de su partido, pero de acuerdo a su conciencia y a Dios.Un ejemplo para todos ( y es masón).


  5. “Jueces sodomitas, legisladores torvos, funcionarios ruines, lúgubres asociaciones oficiosas, concentraron sus fuerzas y sus dineros para consumar el triunfal aborto, signo y emblema de la hegemonía kirchnerista sobre la vida y la muerte. Rostro visible y descompuesto del genocidio gubernamental, fue ese lúbrico ministro de enfermedades, que supo posar ufano entre condones, cual primus inter pares. Llamaremos a él, a sus mandantes y mandados, sencillamente: asesinos.”

    Desde algun articulo de La Nacion que no me reia tanto…


  6. http://trastos.wordpress.com/2008/11/18/un-ano-fugaz/

    Hola compañero de wordpress. Si eres tan amable, te invito a que leas esa entrada y pulses en “VOTAR”, es gratis y no necesitas registrarte. Participa y gana.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: