h1

Chau 2008…

29 December, 2008

Sabé que no te olvidaré tan fácil. Sabé que me enseñaste mucho. Que me regalaste muchas alegrías y muchas tristezas. Pero que me llevo el alma llena de esperanza.

Y hola 2009…caminando me encontrarás…

5 comments

  1. 2009 va a ser un muy buen año, vas a ver….
    Tenés que seguir siendo fuerte.
    Que empieces bien el año y disfrutes mucho de la gira.
    Un beso grandote


  2. Por un 2009 lleno de certezas y dudas.
    Salud


  3. Feliz Año Nuevo a todo el mundo. Por un 2009 lleno de esperanza y fe en un mundo nuevo.


  4. El año que está a punto de concluir nos deja a los argentinos un sabor amargo, incluso a pesar del hito que significó haber cumplido 25 años de democracia ininterrumpida.

    No se debe esta amarga impresión a las para nada menores dificultades económicas que han comenzado a evidenciarse en el país, de la mano de los propios errores del gobierno nacional y de las derivaciones de la inédita crisis financiera internacional.

    El principal motivo para terminar 2008 con preocupación es el retroceso que la Argentina siguió experimentando tanto en el terreno institucional como en cuanto a su inserción en el mundo.

    Al momento de asumir la presidencia de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, hace algo más de un año, no pocos analistas apostaban a que su gestión procuraría un perfil mucho más internacionalista que el de su antecesor. Sin embargo, hoy somos testigos de una Argentina mucho más aislada del mundo que hace un año. Con el agravante de que el escenario internacional luce mucho más complejo y de que hemos perdido cualquier posibilidad inmediata de acceso al financiamiento externo.

    Habrá que trabajar mucho por devolverle a la Argentina el prestigio internacional que alguna vez el país insinuó que podría recuperar. Los sonados escándalos de corrupción y la inseguridad jurídica poco ayudan a ese objetivo. Aunque, sin duda, uno de los más graves hechos que lo complicarán es la reciente ley para el blanqueo de capitales.

    Llama poderosamente la atención la liviandad con que una norma que coloca al país en la línea de un virtual paraíso fiscal pudo haber sido tratada y defendida por la mayoría de los legisladores nacionales.

    Un país puede sufrir contingencias financieras de diferente grado, pero abrir las puertas a capitales de origen oscuro y resignarse a ser visto por el mundo civilizado como un sitio amigable para los lavadores de dinero es algo difícil de entender.

    La primera mandataria inició su gestión con reiteradas promesas de una mayor calidad institucional, a la que consideró una asignatura pendiente. No obstante, tras su primer año de mandato, la Presidenta ha merecido un aplazo en esta materia.

    Si se tiene en cuenta que la primera ley que le concedió el Congreso de la Nación fue la prórroga de la emergencia económica; que el Consejo de la Magistratura, de la mano de sus representantes del oficialismo, ha seguido presionando a los jueces abocados a causas que involucran cuestiones ríspidas para el Gobierno; que ninguno de los graves episodios de corrupción que afectaron al kirchnerismo ha sido esclarecido; que las estadísticas oficiales del Indec son un chiste; que el maltrato a la prensa ha sido una constante y que, de un plumazo, se adoptó el fin del sistema de jubilación privada, en abierta violación del derecho de propiedad, cabe dudar seriamente de la vocación de la Presidenta por la calidad institucional.

    Así como hubo una continuidad entre el actual gobierno y el anterior en materia internacional y en términos de la escasa preocupación oficial por dotar a las instituciones de la calidad de la cual carecen, también hubo un mismo estilo de gestión, hiperpresidencialista, enemigo de los consensos amplios, del diálogo con la oposición y siempre guiado por la lógica del enfrentamiento y del conflicto.

    Fruto de ese estilo fue uno de los peores acontecimientos del año: el conflicto entre el Gobierno y el campo. No tan sólo por la absurda resolución gubernamental que aumentaba las retenciones a las exportaciones del sector más dinámico de la economía argentina, sino también por el daño que le produjo al país en términos de divisiones internas y de costos económicos, y por el desgaste que sufrió el propio gobierno.

    Es evidente que en el contexto que las propias autoridades han creado, la recuperación de la confianza, ese elemento tan necesario para el crecimiento económico sustentable, será una empresa demasiado complicada.

    Es menester desandar, por consiguiente, un camino alejado de la búsqueda de la concordia para comenzar a recorrer un sendero de entendimientos duraderos, donde el respeto a la división de poderes y a derechos esenciales consagrados en nuestra Constitución sea la norma directriz. La Presidenta debería demostrar en 2009 que está en condiciones de hacerlo por el bien de la República.


  5. Miren el lado bueno che, hubo nada más que 8% de inflación.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: