h1

¿La responsabilidad no existe?

8 October, 2009

Trato de ser muy cauto cuando hablo del tema del aborto. Porque me parece un tema muy complejo como para analizarlo simplemente desde el “son aseisnos” o desde el “yo con mi cuerpo hago lo que quiero”.

Mas que nada porque tanto por a favor o por en contra, me he encontrado con gente muy sensata y con argumentos. Aunque yo mantenga mi posición de seguir considerando que el embrión es ya una persona y que nada justifica interrumpir esa vida.

Alguna veces sin embargo, he criticado a los que de un lado y medio desaforadamente, piensan que el que está a favor es un asesino, asi sin mas. Y tal vez nunca se hayan acercado a alguien que piense de esa manera. Esas formas son las que me alejan de compartir algunas cosas con los que, de fondo, piensan igual que yo en este tema.

Pero también me encuentro con notas como ésta que también me dejan perplejo y mirando al norte diciendo “¿se puede pensar así?”.

La vida de una persona no puede ser tomada a la ligera de tal manera que un descuido, una irresponsabilidad o simplemente un “no todavia” corten posibilidades de vida a personas ya existentes. No estamos hablando de cuestiones mas dificiles de analizar (una violación por ejemplo) que a uno lo dejan como sin palabras. No, no es el caso. Y me parece que tanto desde la medicina como desde la psicología deberíamos ser capaces de dar respuestas mas contundentes, serias, justas y sensatas.

13 comments

  1. Buena pregunta Rome, muy buena pregunta.
    Y otra vez (por enèsima vez) en el texto que linkeaste, sigue habiendo un gran ausente: la persona por nacer. De la que (misteriosamente) casi nunca se habla.


  2. Yo creo que si se habla de la persona por nacer, Rome, lo que sucede en esta nota es que se mencionan las configuraciones subjetivas que desde la psicología necesita un embrión para convertirse en persona.
    Es complicado el planteo, hace falta bastante de freud-lacan-winicott para ver por donde está cortando la naranja la autora. No desde la ética, no desde lo social, no desde la antropología, sino desde un planteo metapsicológico.
    Si uno no conoce estos autores suena extraño, asi como suena violento cuando Lacan dice que “la mujer no existe” o cuando Melanie Klein dice que el niño ataca a la madre con “heces explosivas” o que en la panza de la madre hay “penes, hijos, heces”… son planteos desde otro lado. Suenan raros si no se conoce el paño.
    Con respecto a su posición frente al aborto, no la comparto, tal vez, pero si entiendo lo que quiere decir, que es mucho menos grave de como suena a tus oídos.
    En la psicología del deseo (que no es “deseo” en el mismo sentido que uno pide cuando sopla las velitas en su cumpleaños) hace falta un deseo materno para subjetivizar a ese niño por nacer y recien nacido, de manera tal que se convierta en persona (desde lo que se considera persona para la psicología, no desde los derechos o la ética). Son cosas distintas. Las notas de psicología de los jueves de página 12, en general son “para” que lean los psicólogos. Por que? Porque viste como son los psicólogos. les gusta hablar en dificil sabiendo que no los entienden, es un vicio profesional, como los médicos escriben con esa letra horrible, ponele.
    Yo creo que existe la responsabilidad, pero tambien existe la falta de responsabilidad del estado y de los no-abortistas que impiden cosas básicas para no llegar a ese punto como la educación sexual (que por ley debería darse a todos los alumnos) y el acceso a los medios de salud y de protección para las mujeres, asi como el abandono de la responsabilidad del estado para proteger a jóvenes de situaciones de vulnerabilidad, donde (ahi tiene razon la autora) no existe todavía el deseo (psicologico) desde lo símbolico de tener un hijo, sino, a lo sumo, una construcción imaginaria de lo que podría suceder (imaginaria en el sentido de “la imagen”) lo cual no permite libidinazar el cuerpo de ese embrión y asumir el rol que la responsabilidad de una madre (y un padre, obvio) necesitan.


  3. Justo estoy estudiando Freud, y entiendo hacia donde va tu explicacion. Pero me cuesta asimilar esa vision, donde la persona es persona recien cuando es sujeto y es sujeto recien cuando un “otro” lo hace tal.
    Entiendo que hay que conocer un poco mas el planteo, pero no me cierra.


  4. Es que desde la psicología es así. No es lo mismo un bebe que una persona. El bebe se hace persona porque el deseo de los padres ya lo ve asi antes de nacer, le eligen un nombre, se imaginan como será, cuando nace la mama dice “tiene sueño” “tiene hambre” “esta contento”…se lo “personaliza” en el sentido de que se le da sentido a las expresiones del bebe que obviamente no tiene la capacidad simbolica para manifestarse de esa manera. Eso es personalización (no hacerlo propio-personal) en psicología.
    Lo que la autora plantea es que pasa cuando el embarazo llega sin ese deseo que es vital para la construcción subjetiva de una persona. Ahi se abre la discusión, durísima creo yo, sobre el aborto: No se dice que el bebe sin el deseo de la madre no es un ser humano, es otro planteo.
    Me acaba de retar mi jefa. Saludos.


  5. Creo que el planteo de Duaca ilustra de alguna manera la dificultad epistemológica que existe al abordar un tema como este. Pero creo yo que ahí hay una confusión, casi una trampa.
    Y es que por más profunda, compleja, o banal que se torne la discusión; o por más interesante que parezcan algunos planteos a favor o en contra del “hecho” llamado aborto, sigue habiendo en el medio ALGUIEN que tiene entidad ontológica, que existe, viviente, palpable, y concreto. Y ese es un hecho que supera cualquier “planteo” ético, religioso, sanitario, o psicológico; ya sea en el plano de aceptación o de rechazo.

    Después hay otros temas que cruza Duaca que sí, están buenos para discutir un rato. Por ejemplo el tema del objeto y método de la ciencia. De cómo hacen algunos científicos para salirse de su campo, de su objeto; y con los límites del lenguaje de su método, pegar un salto por sobre la ética, exigir que su juicio sea tomado en cuenta como definición ontológica de un ser que supera su objeto y su método de estudio.

    Después está el tema más específico del psicoanálisis, peleando desde su nacimiento frente a los que ni lo consideran un saber científico (ni hablar de método), y el límite de sus alcances, tanto actuales como históricos (si Freud hubiese hecho sus planteos en Japón, lo hubiesen tomado por un humorista vienés).

    Y por último(aunque no menos importante) el tema que menciona Duaca de las responsabilidades objetivas, tanto del estado, como de losmiembros (singularmente hablando) de la sociedad.
    Y sí Duaca, entre os no-abortistas hay tanta fauna rara como entre los abortistas, y algno que otro no quiere saber nada de “educación sexual”. Pero yo no voy a comprar el modelo de demonización general de los no-abortistas porque un par de energúmenos salgan a decir energumeneces. La Iglesia hace años que da educación sexual de manera informal en sus colegios, y cuando pelea frente a los nuevos planteos no es (como a veces se quiere hacer creer) porque esta educación no exista, sino porque sea integral, seria, responsable, y no se quede en cómo ponerse un forro o que pastillita tomar.

    Pero bueno, sí, da para mucho. A mí no me retan, pero ya me están mirando con cara rara.


  6. Rome: con los planteos abortistas feministas me pasa como con la oposición al kirchnerismo: sobreactúan tanto que me terminan poniendo del lado del que no quiero estar.

    Milkus: ¿que es exactamente un “ALGUIEN”?… ¡Ajá! ¿vio que no es fácil?…..

    En realidad lo que se discute no es si “matar o no matar” (ni mucho menos si “gestar o no gestar”). Lo que se discute es “qué es exactamente decimos cuando decimos ‘persona'”. Todo el meollo de la discusión esta allí, y es un punto crucial: si los interlocuttores no se ponen de acuerdo sobre el significado de los términos que usan, pues bueno, no queda otro destino que el diálogo de sordos…


  7. Ok Severian, le sigo el ritmo un rato.

    Supongamos que mientras ocurren abortos tenemos tiempo de sentarnos Ud., yo, y toda una mesa de opinadores a ver quièn es y quièn no es “alguien”; quièn es y quièn no es “persona”.

    Estamos tratando de decidir el status ontològico de un ser vivo (es ser vivo o nos ponemos a dudar tambièn de eso?). ¿En manos de quièn dejamos la respuesta? ¿En manos de un mèdico genetista, en manos de un pediatra, en manos de un bioquìmico, en manos de quièn? ¿O nos juntamos entre todos, hacemos un rejunta a ver què sale?

    ¿Y por què tienen que ser cientìficos quienes sean llamados a asesorar a la hora de definir paràmetros de este tipo? ¿La definiciòn de “SER”, el status ontològico de una persona pasa acaso por las ciencias mèdicas, biològicas, o fìsicas? ¿No estàn excediendo estos señores el objeto y el mètodo de su propia ciencia? ¿O es que ya vale que cualquiera defina cualquiera?

    ¿Y por què no le puedo dejar la tarea a un cocinero, a un tècnico electrònico, a un ebanista, a un filòlogo, o a un profesor de música? ¿Porque no estàn especializados, porque no son “cientìficos”?

    Claro, Ud. dirá: “Ahora me va a salir con que la Iglesia sì tiene ‘autoridad divina’ para decidir”
    No, mire, no se trata de autoridad, se trata de anunciar tal cual un legado. ¿O por ser Iglesia, o por ser catòlico, o por ser “una visiòn religiosa no-cientìfica” queda desautorizada per-se?

    Fíjese los muchachos de los llamados “partidos verdes” europeos, con sus campañas de defensa y preservaciòn de especies. Los planteos son directos: una tortuga y un tortugo se juntan, y ya en el huevo que pone la hembra tenemos una tortuguita para cuidar.
    La ponemos en la arena, espantamos gaviotas, protegemos del viento para que la arena no se enfrìe tanto, ponemos carteles para que nadie pase por el lugar, etc, etc, etc.

    ¿Y de un hombre y de una mujer què sale? A, no sè, eso no se sabe bien. Hay que debatirlo, hay que discutirlo, hay que hacer pruebas, hay que proteger a las mujeres de esa cosa que tienen adentro y no se sabe muy bien ni què es ni a partir de cuàndo es … lo que sea.

    A ver. Es cierto lo que Ud. dice. Si nos poenmos a debatir quièn es ALGUIEN, y no ALGO, el debate no es fàcil -como Ud. dice-, no es simple, y yo agregarìa que no tiene fecha de definiciòn.

    A mì principalmente me preocupa otra instancia: y mientras tanto …?


  8. Hay un tema que surge. Si no hubiera acuerdo sobre si un feto es o no una persona, esa misma duda debería ser suficiente como para actuar con precaución y no ocasionarle un daño al menos hasta tanto no se resuelva la duda.
    Si yo tengo una duda sobre si un acto mío dañará gravemente a otra persona o no… entonces, que hago? Sigo adelante con mi acto, total no estoy totalmente seguro de que la voy a dañar? O lo dentengo hasta no tener la certeza de que no lo voy a dañar?
    saludos


  9. Tiene razón Milkus, todo tipo de discusión es alargar las cosas y evitar el verdadero problema, el gran ausente: “lo que va a ser eliminado”. Nadie piensa en eso (o en él) y todos buscan razones de otro tipo.


  10. Rome: te enteraste de lo que pasó en Tucuman este año con el “Encuentro Nacional de Mujeres autoconvocadas”?. Y de lo que pasó el año pasado en Neuquén?


  11. Mira Milko, verti mis opiniones en su momento en el blog de Xavier: http://xavmp.blogspot.com/2008/09/de-la-defensa-de-la-catedral-de-neuquen.html

    Seguramente no las compartas y esta bien. Pero ese debate me confirmo muchas cosas que pienso…


  12. Evidentemente en su afan de defender la causa, Milkus olvida y simplifica algunas cuestiones del asunto.

    Y es una defensa muy grave. Una defensa que simplifica, que niega la posibilidad de debate, que lo ridiculiza “vamos a preguntarle a un cocinero o a un ebanista”… deja de ser una defensa cierta, y tiende a desestimarse. Y logra lo contrario hasta en los que creemos que tiene que haber una manera sensata y cierta de evitar el aborto.


  13. Estimado Duaca: lamento que un ejemplo dado para un planteo epistemológico y metodológico del tema sea tomado como “… Una defensa que simplifica, que niega la posibilidad de debate, que lo ridiculiza”.
    Evidentemente hablamos de distintos temas.

    Ud. prefiere directamente acusarme de olvidar y simplificar sin siquiera conocerme.

    Mire, si quiere hablar de olvidar, le recuerdo que la mía es una insignificante opinión en un insignificante espacio en la web. No me da para escribir un libro y explicarle. Nisiquiera considero que mi blog sea tan importante como para eso.

    Ahora, si quiere, le propongo esto: yo salgo de la virtualidad, y doy la cara (aunque ya la doy bastante más que Ud., y me hago cargo); Ud. da la cara también. Arreglamos un día y una hora conveniente a ambos, y mate o café de por medio, vemos qué tan serios somos en persona.
    Así, la próxima vez que quiera criticarme, lo hace con fundamento.



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: