h1

Dudas, dudas

15 January, 2010

Si el primer gobierno democrático decretó leyes de obediencia debida y punto final y pudimos reveerlas…

Si el segundo gobierno democrático promulgó indultos y pudimos reveerlos…

Si aquél gobierno de Alfonsín no modificó la ley de medios de la dictadura (es decir, implícitamente aceptó la que venía) y pudimos reveerlo…

¿Podría seguir no?

¿Por qué, entonces, tenemos que aceptar que la deuda sea legítima porque lo hizo aquel primer gobierno democrático?

Flojo argumento de la presidenta…

Advertisements

20 comments

  1. La cuestión de la deuda de nuestro país y de muchos otros países es una cuestión que ya JP II venía pidiendo. Ahora quizás sea un motivo más para que el pie pueda seguir estando presionando la nuca y de esa manera no deja que levante cabeza, se pare erguido y sobre sus propios pies…


  2. Insisto en que mientras la mayoría de los argentinos desconozcan la investigación que sobre la Deuda Externa realizó Alejandro Olmos, la sentencia del Juez Ballesteros acerca de la misma (año 2000) y los procesos judiciales en curso, este problema lo vamos a seguir “pateando”, lo que significa que va a ser cada vez más difícil salir del mismo. Recomiendo leer al respecto los trabajos de Héctor Giuliano.

    Tiene razón Etcheverry acerca de la insistencia del Papa Juan Pablo II sobre la deuda externa de estos países. Lamentablemente no todos los católicos tomaron en cuenta esta enseñanza, que tienen una connotación moral clarísima…Algunos razonan de este modo pueril: “es una bandera zurda, nosotros no somos zurdos, ergo hay que pagar la deuda”… La cuestión de la dueda no es un asunto de izquierda o de derecha: es un asunto que exige una solución justa y patriota, más allá de banderías partidistas

    Fernando Romero Moreno


  3. Che, Rome, ganó Piñera, por si no te enteraste. No hay post??? Ayy, me acuerdo de esa frase del Diego, tan aplicable en estos días…


  4. No, no hay post. Por??


  5. Te felicito Rome! En esta coincidimos.


  6. je je je… caaaaleentitos los panchos…


  7. Rome:

    El argumento de la presidente tiene algún valor. Una cosa es el derecho nacional y otra el derecho internacional.Los ejemplos que vos ponés de revisiones posteriores, son de leyes nacionales. En el tema de la deuda externa, muchas veces está implicado el derecho internacional,porque las partes son el Estado argentino y el acreedor externo. Para colmo de males, nuestros gobiernos emiten bonos que se rigen por la legislación extranjera.

    Lo que podría revisarse de la deuda es la parte contraída durante el gobierno militar. Aunque dudo mucho de que sea viable hacer tal revisión, habida cuenta de todos los cambios ocurridos desde esa fecha.

    Cordiales saludos.


  8. PS: Yo le preguntaría a CP, porque sabe del tema, pero mi impresión es la siguiente: Lavagna hizo una reestructuración de la deuda que, en el contexto de su modelo económico superavitario y con baja inflación era sustentable. Luego Kirchner fue destruyendo progresivamente el modelo Lavagna: la inflación (falsificada por el Indec) se comió el tipo de cambio competitivo; el creciente gasto público devoró el superavit fiscal, etc. Ahora tienen un problema serio de caja para el año que viene y tienen que manotear reservas para pagar.

    Con un dólar a $ 6, habría muchas más reservas para “desendeudarse”… ¿Y por qué no…?


  9. A ver Niquito:

    ¿Vos crees que despues de tener giobiernos neo liberales en casi todos los paises de america latina durante los 90 me voy a preocupar porque Chile pase de Bachelet a Piñera mientras tenemos Evo, Pepe, Correa, etc? Jejejeje. ¿No sera que vos estas calentito y esto es como una gota de agua en tanta calentura?


  10. Pablo: Raro vos defendiendo algo de la presi y yo no, jeje. Pero puede ser que algo de razón tengas, lo que pasa es que la deuda es ilegítima. Ayer escuchaba a Pino do que Bush eliminó la duda de Irak argumetando que se generó en una dictadura. ¿Entonces? ¿Que hay que hacer con toda la deuda privada que paso al estado en el 82? ¿Y todos los intereses acumulados desde ahi?

    Es verdad que esto se rige por normas internacionales y por eso mismo yo a veces pienso que es mejor generar plata, pagar, y chau. Pero no que le reconozcamos la deuda como legitima…

    Sds,


  11. Rome:

    No está en mi ánimo defender porque sí a uno de los peores elementos de la sociedad argentina (CFK)…

    Más allá de las declaraciones, y declamaciones, sobre el tema de la deuda, hay que ver qué es viable y qué no. Y sobre todo, si se va a tomar una decisión drástica y unilateral, informar antes a la población de las posibles consecuencias económicas. Como hacen los (buenos) médicos antes de aplicarte un tratamiento: pros y contras. Y te lo digo porque si un repudio de la deuda implicara, por ejemplo, una maxidevaluación, hay que ver si la gente quiere pagar ese costo.

    Existe una doctrina jurídica de “deudas odiosas”, que es la que aplicaron en Irak. Habría que ver si es aplicable al caso argentino. Lo dudo. ¿Por qué? Porque los acreedores te dirán que los gobiernos constitucionales posteriores al Procese ratificaron lo actuado anteriormente, como lo hicieron con la mayoría de sus decretos-leyes; porque cambiaron la deuda vieja por deuda nueva, con otros acreedores; porque contrajeron más deuda, con organismos internacionales y con acreedores privados. Y porque casi la mitad de la deuda pública argentina (habría que revisar los números) está en poder de la Anses, o en el activo de los bancos, de modo que dejar de pagarla perjudicaría a los jubilados y a los ahorristas.

    Tema muy complejo.

    Cordiales saludos.


  12. Pablo y Rome:

    El tema económico, financiero y jurídico de la deuda “kirchnerista” lo tiene estudiado Héctor Giuliano en un libro específico. Sobre posibles soluciones a nivel internacional hay una propuesta de Espeche Gil y algo creo que más global propuso Mario Cafiero. Ninguno de los tres, entiendo, habla de “no pagar” de modo unilateral. Pero cuestionan el modo en que se renegociaron los créditos desde 1983 hasta la fecha y proponen medidas alternativas.
    Una solución que no me gusta pero podría ser la única posible: si se logra ir acumulando reservas que permitan pagar el total de la deuda, hacerlo…PERO CON TRATAMIENTO EN EL CONGRESO, PARTICIPACIÓN CONSULTIVA DE ENTIDADES INTERMEDIAS Y CONSULTA POPULAR. DE MODO QUE TODO EL PAÍS SE ENTERE DE LA SENTENCIA DE BALLESTEROS, LA DISCUTA Y SI SE DECIDE PAGAR…APRENDER PARA NO REPETIR LA HISTORIA…De modo que quede claro que se paga una deuda parcialmente ilegítima…porque no queda otra opción y para sacarnos de encima ciertas presiones internacionales que se originan en la misma…

    Fernando Romero Moreno


  13. Fernando:

    Por más que Espeche Gil, Giuliano y Cafiero, no propongan explícitamente el repudio total de la deuda, hay que preguntarse si lo hacen implícitamente, en todo o en parte, y cuáles serían las consecuencias concretas de aplicar sus propuestas.

    Si se trata de crear una Comisión, que haga declaraciones tan altisonantes como ineficaces, coincido con Perón en que suele ser el mejor método para que algo no se resuelva…

    Espeche proponía ir a un tribunal internacional, por una parte de la deuda. Bien, me gustaría preguntarle:
    a. ¿Qué parte de la deuda pública total es la que pretende discutir HOY? Me da la impresión (porque no estamos en la década de 1980..) de que no podría superar, en el mejor de los casos, el 20%.
    b. ¿Qué se hace mientras el tribunal decide? Porque puede demorar años… Supongamos que se suspenden parcialmente los pagos. Si es el caso, ¿ha calculado si habría consecuencias económicas desfavorables para el país (devaluación, fuga de capitales, elevación de la tasa de interés, caída en la inversión, etc.) por la suspensión de pagos? ¿Tiene algún plan para afrontar esas consecuencias negativas?
    c. ¿Qué viabilidad jurídica tiene discutir una deuda sobre las que hubo novaciones, declaraciones de voluntad unilateral del Estado, bajo diversos gobiernos, etc.? Me da la impresión que (casi) ninguna, y que estamos ante “wishfull thinking” jurídico-político.

    Quede claro que no me opongo a que se haga el intento, previo análisis -interdisciplinario- de viabilidad jurídica, y de costos y beneficios.

    Sobre Giuliano, leí los artículos que publicó en la web, y que son el núcleo de lo que luego reitera en sus libros. Los números y ejercicios de sustentabilidad que hizo y hace son un tema técnico, en el que no me meto. Me pregunto si ha confrontado sus hipótesis con otras experiencias exitosas de solución a problemas de deuda pública (caso chileno, por ejemplo). Sobre su teoría sistémica, de conspiracionismo paranoide… risum teneatis…

    Un abrazo.


  14. PS: Sobre Chile: en 1990 su deuda era el 44,8 % del PBI; en 2007 el 4,1%… La redujo a menos de la décima parte.


  15. Efectivamente: lo que yo sostengo es que hay que hacer una análisis a fondo de los costos y beneficios de no pagar…COMO TAMBIÉN DE SEGUIR PAGANDO Y REFINANCIANDO COMO HASTA AHORA. Sobre todo porque esto último no sólo afecta a los tenedores de bonos sino a todos los argentinos…

    También hay que revisar la habitual práctica de endeudarnos que nos viene desde Rivadavia…

    Los ejemplos de Chile y de Costa Rica hay que tenerlos en cuenta…

    Las teorías conspiracionistas de Giuliano pueden ser discutibles. Pero hay que partir de la sentencia Ballesteros, que es más técnica. Y ver si hay posibilidades de lograr reducciones, revisando la doctrina de que “hay que pagar todo” porque los gobiernos “democráticos” convalidaron la deuda del gobierno militar…

    Como vos desconfiás del “conspiracionismo” de Giuliano, yo desconfío de los formadores de opinión que viven alertando sobre nuestro peligro de quedar fuera del mercado de capitales y que son los mismos que apoyaron los modelos de Martínez de Hoz, Cavallo y cía…Me refiero al diario La Nación, Ámbito Financiero, economistas y políticos de la derecha liberal, etc.

    Los únicos liberales que me merecen confianza son Alberto Benegas Lynch y algunos de su ambiente (aunque no concida con sus ideas). Porque entre otras cosas siempre se opusieron a la política de endeudarse y criticaron a organismos como el FMI y el Banco Mundial. Aunque probablemente consideren que hay que pagar, hay que reconocerles que no fueron cómplices del capitalismo prebendario de los modelos neoliberales de los años 80 y 90. Pero esa es otra historia

    Fernando


  16. Fernando:

    El Juez Ballesteros ordenó remitir copia de su sentencia -sobre el período 1976/83- al Congreso de la Nación. Por lo que:

    1.- Debería seguirse el trámite parlamentario.
    2.- Al tratarse del período 1976/83 la sentencia da elementos para cuestionar la legitimidad de UNA PARTE DE LA DEUDA PÚBLICA que, reitero, no debe superar -con mucha suerte- el 20% del total adeudado.

    Me parece que se olvidan varias cosas:

    1.- Los principales acreedores del Estado no son ya, como era en la década del 80, un pequeño grupo de bancos comerciales extranjeros. Son, en una parte muy importante, ciudadanos argentinos, que tienen un crédito contra el Estado por sus futuras jubilaciones (ahorro previsional expropiado), y los argentinos que tienen depositados sus ahorros en bancos nacionales, en cuyos activos hay deuda pública. Dejar de pagar la parte más importante de la deuda es afectar a jubilados y ahorristas argentinos. De modo que la contraposición dialéctica argentinos vs. extranjeros acreedores, no se aplica al caso.

    2.- El hecho de que la nueva deuda haya sido contraída por gobiernos constitucionales, si se hizo legalmente, aunque de manera contraria a los intereses del país -cosa lamentable- resta viabilidad jurídica al planteo de ilegitimidad. No aplica la teoría de las deudas odiosas. Es un juicio de hecho, no de valor.

    3.- Dejando de lado los rótulos ideológicos, y las explicaciones conspiracionistas, el análisis de las consencuencias de la suspensión de pagos debe ser integral: de una parte, consecuencias de pagar; de otra consecuencias de seguir haciéndolo, con eventuales renegociaciones sustentables, como en el caso chileno.

    4.- Lo que no se le puede ocultar a la población, y me parece que es de un alarmante grado de demagogia, es la EXPERIENCIA NACIONAL E INTERNACIONAL sobre las consecuencias de la cesación de pagos. Un dato: la Rusia posterior a la desaparición de la URSS ha pagado los títulos públicos en oro que emitió el último Zar, y que fueron repudiados por Lenin.

    Un abrazo.


  17. PS: sobre Alejandro Olmos Gaona, hijo del periodista que inició la causa ante Ballesteros, y que asesora al Presidente Correa de Ecuador:


    El hijo del prestigioso periodista que denunció penalmente el origen ilegítimo de la deuda externa argentina fue clave en la decisión que el viernes tomó el gobierno de Rafael Correa. Olmos Gaona fue denunciado por usurpación de título, falsificación de documentos públicos y malversación de caudales. En septiembre, había viajado a Ecuador para encabezar la misión de expertos que investigó el nivel de endeudamiento del país.

    http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0313/articulo.php?art=11079&ed=0313

    Menos mal que Norberto Ceresole se murió… que si no, cartón lleno.


  18. De acuerdo con los puntos 3 y 4, el resto es para seguir estudiándolo y para que el Congreso lo trate como le corresponde y pidió el Juez Ballesteros.

    Lo que haya hecho el hijo de Alejandro Olmos no viene al caso. Es como los ataques de los kirchneristas a Federico Pinedo por la acción de su antepasado en la década del 30…

    Fernando


  19. Fernando:

    – Olmos (h.) es el continuador de la “causa” de su padre, no sólo en los tribunales argentinos, sino con una actividad de conferecista, publicista, y ahora asesor del gobierno de Ecuador respecto del no pago de la deuda ecuatoriana “ilegítima”.

    – Respecto de los puntos 1) y 2) es un HECHO notoriamente demostrado que el universo de acreedores actuales es totalmente distinto al de la época de fines del proceso, así como son totalmente distintos los títulos emitidos, las condiciones de emisión, los plazos, las tasas, las amortizaciones, la prórroga o no de la jurisdicción, la moneda en la que está denominada la deuda. No digo que sea tu caso, pero hay nacionalistas que con este tema tienen una “fijación temporal”: la deuda de HOY es la misma que la del Proceso + intereses capitalizados. Y decir eso es de hecho y jurídicamente insostenible.

    Un abrazo.


  20. No es mi caso, me remito a lo escrito

    Fernando



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: