h1

Elogio de la duda

21 April, 2010

“Hermana duda,
pasarán los años,
cambiarán las modas,
vendrán otras guerras,
perderán los mismos
y ojalá que tú
sigas teniéndome a tiro,
pero esta noche,
hermana duda,
hermana duda,
dame un respiro” (Jorge Drexler)

Cuántos dolores de cabeza me ha traído la duda, es cierto. Pero no sería yo el que soy si ella no hubiera estado al lado mio. Y no habría podido nunca caminar ciertos caminos, abrir perspectivas, cuestionarme constructos, reformular en lo que creo…

Hablaba el otro día con un cura, y me compartía que, en su experiencia, el creer abarca tanto las certezas como las dudas. El creer es un camino, que uno va caminando y transcurriendo, que se va modificando y nos va modificando. Y ese camino es imposible hacerlo si uno es “todo certezas” o es “todo dudas”.

Las certezas, sean cuales fueran, nos dan el piso sobre el cual estar parados, el trampolín para animarnos a saltar. Pero las dudas nos dan la posibilidad del salto, la capacidad del asombro y del recrearnos. Y asi tener luego nuevas certezas. Ambas son necesarias para el camino.

Bendita duda pues…

6 comments

  1. Rome, creo importante que luego la “duda” no se transforme en excusa, como sucede cotidianamente; más allá de las dudas que tengamos, somos responsables de lo elegimos hacer.
    Lo digo desde la propia experiencia, claro está.


  2. También somos responsables de lo que elegimos votar..ejem


  3. Si, pero ahi no tengo dudas justamente, je


  4. Al respecto, el gran maestro:

    http://el.wikipedia.org/wiki/%CE%A0%CF%8D%CF%81%CF%81%CF%89%CE%BD


  5. Las enseñanzas de don Juan, el viejo maestro nos advirtió:

    “Cualquier cosa es un camino entre un millón de caminos.

    Por eso un guerrero debe tener presente que un camino es solo un camino. Si sientes que no deberías seguirlo no debes seguir en él bajo ninguna condición.

    Para tener esa claridad, debes tener una vida disciplinada. Solo entonces sabrás que un camino es nada más un camino, y no hay afrenta ni para ti ni para los otros, en dejarlo si eso es lo que tu corazón te dice.

    Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo, debe estar libre de miedo y de ambición.

    Te prevengo, mira cada camino de cerca y con intención.

    Pruébalo tantas veces como sea necesario. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta… Te diré cuál es: ¿tiene corazón ese camino? Todos los caminos son lo mismo, no llevan a ninguna parte…


  6. Don Juan no se refiere a ” la duda ” sino al corazón.

    “..Pruébalo tantas veces como lo creas necesario. Luego pregúntate a ti, y a ti solamente, una pregunta. Esa pregunta es una que sólo haría un hombre de mucha edad. Mi padre me la hizo cuando yo era joven y mi sangre era muy vigorosa para que yo la entendiera. Ahora la comprendo y te la voy a repetir. ¿Tiene corazón este sendero?

    Todas las sendas son iguales; no conducen a ninguna parte. Son senderos que cruzan el matorral o se internan en el matorral. En mi propia vida puedo afirmar que he recorrido senderos largos, muy largos, pero no he llegado a ninguna parte. La pregunta de mi benefactor tiene ahora sentido. ¿Tiene corazón este sendero? Si lo tiene, el sendero será bueno. Si no, no sirve. Ambas sendas no conducen a ninguna parte, pero una tiene corazón y la otro no. Una significará un viaje alegre; mientras la recorras, serás parte de ella. La otra puede arruinar tu vida. Una te hará fuerte; la otra te debilitará. El problema es que nadie se hace la pregunta, y cuando un hombre termina por comprender que ha seguido un sendero sin corazón, ya está por matarlo.

    En ese punto, son pocos los hombres que pueden detenerse a pensar y abandonar el sendero. Una senda sin corazón nunca podrá ser disfrutada. Tendrás que esforzarte incluso para recorrerla. En cambio, una senda con corazón es fácil, no te obligará a esforzarte para gustar de ella.

    Para mí sólo tiene sentido recorrer los senderos que tienen corazón. En cualquier senda que puede tener corazón, allí viajaré, y el único desafío que vale la pena, es recorrerlo en toda su extensión.

    Y allí viajaré, buscando, buscando sin aliento.”

    Carlos Castaneda

    Saludo con el brazo en alto

    Jorgito AAA



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: