h1

1974 – 11 de Mayo – 2010

11 May, 2010

Les comparto esta canción de Copani para recordar a Carlos. Se llama “Este pais” (escrita en 2001…)

One comment

  1. “La Opinión”. Mayo de 1974.-

    POR JACOBO TIMERMAN

    (…)
    “El martes pasado me vino a ver con sus atributos permanentes: voluntad, ansiedad, esperanza. Consideraba que el enfrentamiento -es lo que vino a explicarme- entre el presidente Perón y la Juventud Peronista, debía alcanzar un nivel adecuado de debate ideológico, debía evitar la violencia.

    Me anunció que comenzaría a escribir con mayor frecuencia desde la posición que había asumido junto con los demás sacerdotes del Tercer Mundo: acatamiento a la autoridad de Perón, discusión abierta para rescatar a la Juventud Peronista de las Regionales, que abandonaba su lugar junto al pueblo, tarea organizativa para que la juventud argentina encontrara los caminos orgánicos necesarios para mantenerse junto a Perón, aceptación de un peronismo únicamente con Perón.

    El primer artículo lo entregaría entre jueves o viernes, para publicarlo el sábado o domingo. (Salió publicado el domingo 12 de mayo, y fue lo último que escribió).

    Habló mucho del dolor que lo embargaba verse separado de compañeros con los que había trabajado, soñado, y de cuyo sacrificio había sido testigo.

    Habló de los que habían muerto, pero más aún de los que vivían. Me dijo que le era difícil sobrellevar el enfrentamiento con Mario Firmenich, que le producía ansiedad, dolor, angustia. Me dijo también que recibía constantes amenazas de muerte, que estaba convencido que esas amenazas procedían de los Montoneros y que no eran desconocidas para Roberto Quieto y Mario Firmenich.

    Me preguntó qué más se podía hacer para evitar el enfrentamiento entre los dos líderes montoneros y el general Perón. El tema Firmenich volvía una y otra vez en el diálogo. Ahora, reconstruyendo sus palabras parecía más preocupado por la seguridad de Firmenich que por la suya.

    ¿Qué le podía decir? Vieja reacción de un intelectual: que tratara de profundizar el debate ideológico, que insistiera en el diálogo, que tratara por todos los medios de organizar una discusión abierta para darle participación a la opinión pública, y que le ofrecía las páginas de La Opinión.

    Hizo una última broma: me preguntó si también podía escribir sobre el Medio Oriente, tema sobre el cual nunca pudimos ponernos de acuerdo.

    Quizás alguien suponga que después de publicadas estas líneas, mi vida no vale mucho en la Argentina de hoy. Pero le debía a Carlos el homenaje de convencerme de que me callara, que no me arriesgara, que lo dejara hacer a él. No. Creo que Carlos Mugica merece que, por él, entremos todos en la tierra de nadie.”



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: