h1

Todo llega (de a poco, si)

20 November, 2010

Eternas discusiones en este blog acerca del uso del preservativo y la respuesta contundente siempre era “La Iglesia nunca va a aceptarlo para ningún caso”.

Parece que la historia empieza a cambiar…

43 comments

  1. Varios comentarios: 1º no es una declaración del Papa sino un libro.
    2º habla de que demostraría un paso hacia una cierta moralización el que un prostituto (así dice el texto, no prostituta) lo use para disminuir contagio.
    3º agrega que la Iglesia no lo considera como una solución real o moral, pero, en este u otro caso, puede haber, sin embargo, la intención de reducir el riesgo de infección, como un primer paso hacia una forma distinta y más humana de vivir la sexualidad.
    4º me parece que todo sigue igual. Porque lo que siempre dijo la Iglesia es que no se puede quitar al acto conyugal es el fin procreativo y que el preservativo no es EL modo de combatir el SIDA.


  2. Todo muy claro. Pero, para mi, es un primer paso. Hablamos en 10 años…


  3. Veamos.


  4. Yo no entiendo como se pretende que un señor, por mas respetable y venerable y papa que sea, te diga a vos como tenés que manejar algo tan íntimo y propio como tu sexualidad.

    Creo que eso ya es un error.


  5. De mismo modo que varios señores muy venerables y respetables me exigen que “crea” y proclame que muerieron 6 millones de judíos en Alemania y 30.000 desaparecidos en Argentina. Todo eso sin pruebas! Ah, si lo niego cometo un delito.


  6. Duaca, te lo dice, por que ocupa el lugar de San Pedro, tan simple como eso, son cuestiones religiosas, si queres seguir esa misma linea de argumentos cuestiona toda la vida de un cristiano que se rige por los santos evangelios y la tradición. No vengas con ese tipo de argumentos.
    A mi un grupo de tipos me obliga meter un papel cada 2 años para elegir otros tipos que no me van a representar. Que me dicen que esta bien y que esta mal, y son unos flacos cualquiera que de sabiduria no tienen nada (No me refiero a leer y escribir)


  7. Antiquísima aplicación de la teoría del mal menor (nada nuevo) es lo que enuncia el Papa.

    Solo puede sorprender a los ignorantes de la moral católica en esta cuestión. Ya había sido recordada en el pasado por otros cardenales -alguno de la curia romana-.

    Y el mal menor (usar una vez preservativo) para evitar otro mal mayor (la muerte de una persona por una enfermedad venérea) no deja de ser mal por ser menor.

    Por ende, y es lo importante, con las palabras del Papa se reafirma de modo contundente el principio por el que dos personas sanas que se deben fidelidad y exclusividad (matrimonio) y donde el fin del acto conyugal sigue siendo el impuesto por la naturaleza del acto (la procreación) -con independencia del deleite que encuentren en tal acto- el uso del preservativo sigue siendo una inmoralidad absoluta y aberrante, castigada con la pena correspondiente a los pecados graves.


  8. Esteban: Creo que entenderás que estoy diciendo otra cosa.

    No es lo mismo que “regirse por los evangelios”. Los evangelios trasmiten el mensaje de cristo, esto no tiene que ver con el mensaje de cristo, forma parte de una esfera personalísima y para eso existe el intelecto y la conciencia de cada uno.
    Entiendo que se respete y venere la figura del papa, el lugar de san pedro… pero me parece un error que eso implique temas tan intimos y personales, como la sexualidad, y dicho sea de paso, asunto sobre el cual el sumo pontífice adolece de experiencia y vivencia, elementos fundamentales de cualquier tipo de sabiduría.

    Hay asuntos que son de uno para con dios (si es uno creyente). Y esto no quita ni agrega una coma a la fe de nadie.

    La obligación de votar es un ejemplo que tampoco cuadra: es una obligación que viene por una ley que se discute en las camaras de representantes, que se puede modificar mediante la misma discusión, y que no incluye la condenación eterna entre sus considerandos.


  9. No: ¿estas seguro que el fin de la sexualidad para la moral catolica es solo uno? Revisa por favor…


  10. Duaca, en el Evangelio, Cristo salta esa barrera presonalisima que vos pones, defendiendo a una mujer para que no la apedreen y le dice “vete y en adelante NO PEQUES MÁS”. Ahí se cae uno de tus argumentos.
    Otra cosa, sobre “asunto sobre el cual el sumo pontífice adolece de experiencia” si vos ves a una persona que esta metiendo los dedos en el enchufe, ¿no le decís nada porque vos no tenes experiencia? ahí se calló otro de tus argumentos… y asi con la mayoría de los otros


  11. Duaca: La ley que manda a todos los hombres a abstenerse de actos sexuales que desnaturalicen la sexualidad en su fin objetivo, la procreación, es ley divina.

    La ley que manda votar es solamente una ley humana. Es muy válida la comparación de Esteban. Sobre todo en un mundo que habla de los derechos humanos y con base en ellos asesina a niños inocentes en el vientre de sus madres fundados en falsas leyes emanadas de parlamentos integrados por simios (votados claro).

    Sds.


  12. No, ¿cómo es esto de: “el fin del acto conyugal sigue siendo el impuesto por la naturaleza del acto (la procreación)”?
    ¿Quién te dijo que ese es el fin de tener sexo con tu compañera/o?

    Me parece que la discusión de si el sr. papa se mete o no con la intimidad de uno tiene que ver en como uno vive la fé.

    Pepito, no sirve esa discusión de cuántos fueron, lo que tiene que quedar en claro es que no tiene que volver a pasar que el poder lo tomen una manga de fachos que se encarguen de asesinar y torturar a cuánta persona les moleste, ya sea por una cuestión ideológica o racial.


  13. Eche:

    Se ve que a vos, como a muchos, hay que explicarles que si tenés sexo con tu compañero la consecuencia normal que se sigue de ese acto, conforme la naturaleza de las cosas, es tener un hijo. Un niño o adolescente es capaz de entender esto. Y así debe explicarse en cualquier medio de instrucción sexual medianamente correcto.

    El uso del preservativo es para evitar, con ese medio artificial (ajeno a la naturaleza, creado por el hombre), esa consecuencia natural -inmodificable- del acto sexual.

    Esto es así y seguirá siendo así por siempre. Te guste o no, quieras tener placer carnal con tu compañero o estés alquilándote en ejercicio de la prostitución; o pongas tu subjetividad el fin que le quiera poner al acto sexual con una persona del sexo opuesto.

    Ninguna de tales circunstancias cambia la finalidad objetiva impuesta por la naturaleza a tal acto, idéntico en este contenido básico y objetivo al de la mayoría de las especies zoológicas.

    Si no podés ver esto, dudo que puedas ver cosas mucho más complejas de la realidad humana.


  14. No: No me contestaste mi recomendacion… Ni siquiera la doctrina catolica da como unico fin de la sexualidad la procreacion, me parece que tenes un matete con el tema, en fin…

    Respecto a si es artificial o no, tambien lo es, por ejemplo, un marcapasos. para vos, si el corazon no funciona solo habria que dejarlo asi nomas no?


  15. Rome: Estamos hablando de la naturaleza del acto sexual, del cual se deducen sus fines, fines más o menos legítimos según su cercanía a esa naturaleza. El que me parece tiene un matete sos vos, que como siempre recurre a argumentos de autoridad (“doctrina católica”) o a exigir contestaciones (¿?), en vez de argumentar o razonar frente a lo que dije.


  16. Lo del marcapasos ni lo respondo porque es comparar peras con manzanas. Se ve que no te enseñaron lógica ni sabés que es una analogía.


  17. Hablar de la naturaleza puede ser muy amplio.

    Es como comer. Uno puede comer para alimentarse, para pasar el rato, para simplemente “gustar” del placer de comer. ¿O acaso el Sr NO nunca se comio un chocolate sin que eso implique que se estaba alimentando? Bien, del mimso modo uno puede hacer uso del regalo de la sexualidad sin que su fin exlusivo sea la procreacion.

    insisto, y sin animo de ofender…me parece que tenes un temita a resolver por aca…


  18. El temita a resolver lo tenés vos. Que yo coma un chocolate por placer, por gusto, no priva a ese acto de su naturaleza alimenticia, aún cuando yo no lo necesite. Vos tenés un temita por resolver: carencia de raciocinio.


  19. Es notable que no tengas “animo de ofender” y hables de “temitas” y pongas puntos suspensivos. Triste como siempre.


  20. Hundido.


  21. Te podría igualmente nombrar decenas de cosa sque uno come y no tienen el mas minimo resultado alimenticio o nutricional.


  22. Sigo esperando algún razonamiento…


  23. Si comes alimento que no alimenta lo único que demostrás es que sos tonto, o que sos goloso. No que el alimento es alimento y no otra cosa.


  24. No hace falta. Ya te los di. por otro lado, coemnzaste tu participacion en el post hablando del papa y la moral catolica y te dije que vayas a revisarla, porque ni siquiera la moral catolica habla de que el fin de la sexualidad sea uno solo, la procreacion.

    Entonces, ¿para que seguir debatiendo? Vivi con tu NO, y trata, en lo posible de ser feliz. Yo ya te di varios argumentos y nada pudiste refutar. Bye…


  25. Ah!! tampoco te comes un caramelo, o un choclate, o una goma de mascar!!! Que vida la tuya…


  26. Es claro además por lo que dijiste que te gusta “regalarte” la sexualidad sin hacerte responsable de sus consecuencias naturales: seres humanos. Parecido al que come sin parar, por placer. O al que roba para concretar una ambición. Gracias por seguir explicando, aunque todavía sin razonar nada.


  27. ¿Qué argumentos? Estupideces fue lo único que dijiste y las refuté -inncesario igual porque caian por idiotas.


  28. Bye también, no vale la pena.


  29. Vale. Cuantos menos dinosaurios mejor.


  30. Rome:

    el tema del marcapasos es un ejemplo interesante. Pero justamente el marcapasos está para que el corazón cumpla su finalidad (lo que no podía hacer por una enfermedad) en cambio el preservativo (en la moral conyugal) está para que el acto sexual no la cumpla o más bien resaltando un fin anula otro.

    Como el ejemplo del caramelo: alimenta, te lo aseguro. De hecho lleva azucar a la sangre. No será una pechuga de pollo, pero alimenta. O sea, que el gusto no separa el fin alimenticio.


  31. Hablo sobre los dinosaurios el progre iluminado que no dió una razón. Cuánto se parecen a Hitler, Stalin o Kirchner ciertos progresistas.


  32. No: Si varias. Solo que no contestaste ninguna.

    SA: Te acepto la diferenciacion que me haces del marcapasos. Aunque creo que como ejemplo sirve. Pero no la del caramelo. Hay miles de cosas que de alimento no tienen nada y nadie las prohibe por anti naturales.


  33. Rome:
    Igual esto no es una carrera de ejemplos. Me pareció que los ejemplos estaban bien puestos. Incluso el caramelo en el que lo principal es gustar y no alimentar, pero de hecho alimenta o llega al estómago. Comé un frasco entero y verás.
    De todos modos, fuera de la carrera de ejmplos creo que tiene que ver con una concepción de las cosas.
    Entiendo tu planteo y tu posición. Me parece que si le buscamos la quinta pata al gato la vamos a encontrar.
    Personalmente no creo que un prostituto (por seguir el ejemplo que puso el papa) se sienta aliviado al ejercer su profesión y usar un condón porque el papa se lo “permita”. Ni que un matrimonio que no los usaba porque “el papa no lo permitía” ahora los empiece a usar.
    Supongo que quien decidió usarlos los usará diga lo que diga el papa y quien no, no lo usará.
    Creo que es importante escuchar los motivos, más que “sí” o “no”.


  34. Sabes que, esta vez estoy de acuerdo con vos.

    Igual, sigo creyendo que no es un tema menor que el Papa haya dicho lo que dijo. O por lo menos para los que pensamos en una Iglesia (en algunos aspectos) diferente.

    Sds,


  35. Sí, yo me reía mientras escribía porque me imaginaba tu respuesta. Yo también estoy de acuerdo en que no fue un hecho menor ni aislado. Aunque en un primer momento marqué los límites que me pareció tiene ese escrito. Entiendo el alcance que tiene y la proyección (creo que en eso ponés tu énfasis). Me parece difícil el tema matrimonial o sea como anticonceptivo, etc.
    Pero bueno, eso será para otra vez porque estás con el Pilcomayo.


  36. Jeje, dale, gracias.


  37. Decime cuales son las razones que diste porque no veo ninguna. Además de irracional, falsario.


  38. che el ejemplo de los dedos en el enchufe es buenísimo eh… de los más serio del post.

    no voy a usar más preservativos.


  39. che el ejemplo de los dedos en el enchufe es buenísimo eh… de los más serio del post.

    no voy a usar más preservativos.


  40. Yo probé lo del enchufe, pero tenia puesto un preservativo y no me pasó nada. Otro útil uso para este controvertido adminículo.


  41. una cosa es la condenación eterna, otra la electrocución lisa y llana.


  42. ¡Qué cosa que una persona para poder dirigirse a ella te haga comenzar por “la negativa”!

    Rome, me parece que hay que dejar esperar una Iglesia distinta, por lo menos en su cúpula, y aprovechar de esos curas que proponen una religión desde el amor sin tantos “no”.
    Acuerdo con la primera parte de lo que dice Sangre Amarilla de que nada cambia por lo que diga el papa sobre los prostitutos, pero si creo que puede modificar la calidad de vida de muchos retrógrados si la Iglesia avanzara en permitir la utilización de preservativos y anticonceptivos.
    Abrazo,

    Eche.


  43. Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe

    Sobre la banalización de la sexualidad

    A propósito de algunas lecturas de “Luz del mundo”

    Con ocasión de la publicación del libro-entrevista de Benedicto XVI, Luz del mundo, se han difundido diversas interpretaciones incorrectas, que han creado confusión sobre la postura de la Iglesia Católica acerca de algunas cuestiones de moral sexual. El pensamiento del Papa se ha instrumentalizado frecuentemente con fines e intereses ajenos al sentido de sus palabras, que resulta evidente si se leen por entero los capítulos en donde se trata de la sexualidad humana. El interés del Santo Padre es claro: reencontrar la grandeza del plan de Dios sobre la sexualidad, evitando su banalización, hoy tan extendida.

    Algunas interpretaciones han presentado las palabras del Papa como afirmaciones contrarias a la tradición moral de la Iglesia, hipótesis que algunos han acogido como un cambio positivo y otros han recibido con preocupación, como si se tratara de una ruptura con la doctrina sobre la anticoncepción y la actitud de la Iglesia en la lucha contra el sida. En realidad, las palabras del Papa, que se refieren de modo particular a un comportamiento gravemente desordenado como el de la prostitución (cfr. Luz del mundo, pp. 131-132), no modifican ni la doctrina moral ni la praxis pastoral de la Iglesia.

    Como se desprende de la lectura del texto en cuestión, el Santo Padre no habla de la moral conyugal, ni tampoco de la norma moral sobre la anticoncepción. Dicha norma, tradicional en la Iglesia, fue reafirmada con términos muy precisos por Pablo VI en el n. 14 de la encíclica Humanae vitae, cuando escribió que «queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación». Pensar que de las palabras de Benedicto XVI se pueda deducir que en algunos casos es legítimo recurrir al uso del preservativo para evitar embarazos no deseados es totalmente arbitrario y no responde ni a sus palabras ni a su pensamiento. En este sentido, el Papa propone en cambio caminos que sean humana y éticamente viables, que los pastores han de potenciar «más y mejor» (cf. Luz del mundo, p. 156), es decir, caminos que respeten plenamente el nexo inseparable del significado unitivo y procreador de cada acto conyugal, mediante el eventual recurso a métodos de regulación natural de la fertilidad con vistas a la procreación responsable.

    En cuanto al texto en cuestión, el Santo Padre se refería al caso completamente diferente de la prostitución, comportamiento que la doctrina cristiana ha considerado siempre gravemente inmoral (cf. Concilio Vaticano II, Constitución pastoral Gaudium et spes, n. 27; Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2355). Con relación a la prostitución, la recomendación de toda la tradición cristiana –y no sólo de ella– se puede resumir en las palabras de san Pablo: «Huid de la fornicación» (1 Co 6, 18). Por tanto, hay que luchar contra la prostitución; y las organizaciones asistenciales de la Iglesia, de la sociedad civil y del Estado han de trabajar para librar a las personas que están involucradas en ella.

    En este sentido, es necesario poner de relieve que la situación que en muchas áreas del mundo se ha creado por la actual difusión del sida, ha hecho que el problema de la prostitución sea aún más dramático. Quien es consciente de estar infectado con el VIH y que por tanto puede contagiar a otros, además del pecado grave contra el sexto mandamiento comete uno contra el quinto, porque conscientemente pone en serio peligro la vida de otra persona, con repercusiones también para la salud pública. A este respecto, el Santo Padre afirma claramente que los profilácticos no son «una solución real y moral» del problema del sida, y también que la «mera fijación en el preservativo significa una banalización de la sexualidad», porque no se quiere afrontar el extravío humano que está en el origen de la transmisión de la pandemia. Por otra parte, es innegable que quien recurre al profiláctico para disminuir el peligro para la vida de otra persona, intenta reducir el mal vinculado a su conducta errónea. En este sentido, el Santo Padre pone de relieve que recurrir al profiláctico con «la intención de reducir el peligro de contagio, es un primer paso en el camino hacia una sexualidad vivida en forma diferente, hacia una sexualidad más humana». Se trata de una observación completamente compatible con la otra afirmación del Santo Padre: «Ésta no es la auténtica modalidad para abordar el mal de la infección con el VIH».

    Algunos han interpretado las palabras de Benedicto XVI valiéndose de la teoría del llamado “mal menor”. Esta teoría, sin embargo, es susceptible de interpretaciones desviadas de tipo proporcionalista (cf. Juan Pablo II, Encíclica Veritatis splendor, nn. 75-77). No es lícito querer una acción que es mala por su objeto, aunque se trate de un mal menor. El Santo Padre no ha dicho, como alguno ha sostenido, que la prostitución con el recurso al profiláctico pueda ser una opción lícita en cuanto mal menor. La Iglesia enseña que la prostitución es inmoral y hay que luchar contra ella. Sin embargo, si alguien, practicando la prostitución y estando además infectado por el VIH, se esfuerza por disminuir el peligro de contagio, a través incluso del uso del profiláctico, esto puede constituir un primer paso en el respeto de la vida de los demás, si bien el mal de la prostitución siga conservando toda su gravedad. Dichas apreciaciones concuerdan con lo que la tradición teológico moral ha sostenido también en el pasado.

    En conclusión, los miembros y las instituciones de la Iglesia Católica deben saber que en la lucha contra el sida hay que estar cerca de las personas, curando a los enfermos y formando a todos para que puedan vivir la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad dentro del pacto conyugal. En este sentido, hay que denunciar también aquellos comportamientos que banalizan la sexualidad, porque, como dice el Papa, representan precisamente la peligrosa razón por la que muchos ya no ven en la sexualidad una expresión de su amor. «Por eso la lucha contra la banalización de la sexualidad forma parte de la lucha para que la sexualidad sea valorada positivamente y pueda desplegar su acción positiva en la totalidad de la condición humana» (Luz del mundo, p. 131).



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: